“El objetivo es ir escalando», dice Oscar Minteguía a Buenos Aires/12. «Estamos proyectando un volumen inicial de 30 mil kilos por mes para el primer trimestre y el objetivo es llegar a los 500 mi en dos años», afirma a Buenos Aires/12 el director del Observatorio de Políticas Públicas para la Economía Solidaria de la Municipalidad de San Martin y uno de los impulsores del proyecto del Centro de Producción de Alimentos (CPA), que se inauguró dentro del Parque Escuela en el distrito de San Martín, y tiene como objetivo asistir al municipio en la distribución de alimentos y la atención en los sectores más vulnerables.

«Es un enorme desafío y vamos a necesitar del aporte de todos y todas las integrantes del espacio, pero también de otras áreas de nuestro Gobierno, de las universidades, del movimiento cooperativo, de las pequeñas y medianas empresas locales que nos permitan pensar en encadenamientos productivos”, agrega el funcionario mientras proyecta en el tiempo la iniciativa.

“Actualmente, el municipio cuenta con un sistema de abastecimiento muy importante. Abastecemos a una red de más de 190 comedores y entregamos alimentos a muchas familias que hoy tienen problemas para acceder por sus propios medios”, aseguró Minteguía.

En ese contexto, el funcionario destaca la inauguración del nuevo CPA en el barrio de Costa Esperanza que estará concentrado a la asistencia social y alimentaria en una zona que, según cuentan en San Martín, ha desarrollado «una evolución muy importante en los últimos 15 años».

“Nos pusimos el compromiso de reparar y sanear la situación que tenía en su momento el barrio, sabemos que todavía falta, pero la transformación realizada desde aquel primer momento hasta hoy es fenomenal», señala ante la consulta de este medio y agrega que «la posibilidad de montar un espacio de producción de alimentos en esta zona donde el hambre muchas veces sigue tocando las puertas de los vecinos es muy importante porque queremos que ellos se alimenten bien”.

Producción y organización interna

El centro está conformado por una planta de elaboración propia, y un circuito de distribución que articulará su funcionamiento con organizaciones de la Economía Social y Solidaria que son parte de la cadena.

Posee un área de cocina completa, un depósito con cámara frigorífica, oficinas, salón de usos múltiples y terraza con huertas. Allí se realizará en una primera etapa el fraccionado de arroz, fideos y legumbres, para luego pasar a una segunda instancia con la elaboración de conservas, mermeladas y su diversificación.

Detalla Minteguia: “Primero articularemos con pequeños y medianos productores de la provincia y de otras partes del país. Vamos a comprar a granel, pagando en tiempo y forma y de manera directa a los productores. Contamos con una fraccionadora de última tecnología que nos permitirá optimizar el fraccionado y reducir los precios finales de los productos”.

El nuevo espacio permitirá mejorar el precio y la calidad de los alimentos que el municipio de San Martín adquiere para luego disponer en su red de distribución territorial; también generar oportunidades de capacitación laboral, empleo y un modelo que puedan replicar otras ciudades.

“Inicialmente el CPA contará con un plantel integrado por trabajadores municipales y cooperativistas de trabajo vinculados a cooperativas que participan del proceso y aportan conocimiento, experiencia y trabajo», señaló el director que elige la prudencia y evita sobreestimar la cantidad de personas necesarias en cada etapa.

Fomentar el comercio local

Completada la primera y segunda etapa de elaboración y distribución, desde el Centro de Producción de Alimentos también apuntarán instalar los productos puertas afuera. De esta manera, buscarán impulsar el comercio entre los productores locales.

“En principio la idea es autoabastecernos, pero luego queremos ofrecer todos los productos posibles a los mercados y almacenes locales, así como a los esquemas de feria que venimos trabajando hace años», señala Minteguia. Y agrega que en el municipio están dispuestos, una vez saldadas esas demandas, a «poner la producción al servicio de otros municipios o del sector privado en su conjunto«.

Monitorear para mejorar

En este primer periodo de puesta en marcha y desarrollo, el CPA estará bajo la órbita del Observatorio de Políticas Públicas para la Economía Solidaria creado por el  intendente de San Martín, Fernando Moreira.

Este organismo de investigación y desarrollo de información estratégica documentará los hábitos de consumo de San Martín, dialogará con las áreas del municipio para conocer el formato de intervención alimentaria y mapeará actores locales con potencial para acompañar la temática. Por último, realizará recomendaciones para el desarrollo de productos alimenticios al sector de producción.

Según cuentan, el Municipio de San Martin viene desarrollando desde hace 12 años una política pública relacionada con los actores y los procesos de la economía social y solidaria. Dentro de esas acciones, se desarrolló una subsecretaria de trabajo y economía social y solidaria que se encuentra en la órbita de la Secretaria de Desarrollo Económico y Producción”. “Queremos aportar a que todos y todas las vecinas de nuestro distrito tengan garantizado un piso de alimentación, por eso, vamos a trabajar para mejorar las condiciones de alimentación de nuestros vecinos”, detallan desde la gestión local.

La importancia de los parques escuela

El edificio del Centro de Producción de Alimentos de San Martín se encuentra ubicado en el Parque Escuela, un complejo en el que el Organismo Provincial de Integración Social y Urbana (OPISU) invierte más de 1.661 millones de pesos y donde avanza además la creación de un Centro Juvenil y otro de Primera Infancia. En ese lugar también fue inaugurado un Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS).

“Aquí donde antes había un descampado y un basural, ahora hay un Estado presente que realiza las obras que traen salud, producción e integración a los vecinos y vecinas de Costa Esperanza”, expresó el gobernador, Axel Kicillof, cuando puso en funciones ambas estructuras.

Los parques escuelas constituyen espacios públicos que contienen obras de infraestructura social, educativa, cultural y servicios de calidad que facilitan el acceso a derechos de todos vecinos de los barrios más vulnerables. Bajo esa premisa se desarrolló el nuevo complejo de Costa Esperanza, en un barrio relativamente joven que hace 25 años comenzó a poblarse con sus primeras casas precarias alrededor de un basural que yacía allí.

Fue así que durante la gestión de Gabriel Katopodis previa a la pandemia empezaron a planificar este complejo, que luego pasó a las obras para finalizarlo días atrás con su corte de cinta. El centro sanitario que posee diversos consultorios y un vacunatorio requirió una inversión de $307 millones. En tanto, la planta de producción de alimentos demandó 672 millones de pesos, según dieron a conocer desde el municipio.

Regresar a Diario Mar de Ajó, el diarito – Prensa Popular – Prensa Alternativa

144443
187111