“Una propuesta para humillar a España” por Horace Walpole, año 1771

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajo (el diarito) Prensa Popular

 

Fuente: Felipe Pigna – Manuel Belgrano

En 1771, Horace Walpole, conde de Oxford (1717-1797, hijo del primer ministro Robert Walpole), publicó anónimamente su obra: “Una propuesta para humillar a España”, donde planteaba capturar el Río de la Plata.

El documento decía:

“Propongo humildemente al Gobierno en envío a principios del próximo octubre, de ocho buques de guerra, con cinco o seis grandes transportes, que bien podrían llevar a unos 2500 hombres para desembarcar en cualquier ocasión, para atacar, o mejor dicho, apoderarse de Buenos Aires, que está situada en el Río de la Plata.”
“Esta breve descripción demuestra la bondad del clima y del suelo. Pero estoy seguro de que puedo también demostrar fácilmente que el comercio de esta nación es clave, y que ningún otro lugar o territorio del mundo puede incrementar el comercio y las riquezas de Gran Bretaña como este; y esto puede probarse de manera irrefutable mediante argumentos que son evidentes […]. Hay un camino que conduce desde Buenos Aires a la provincia de Los Charcos (sic), en el que se halla Potozy (sic), donde se encuentran las minas más importantes; y como esa provincia es la que se encuentra más al sur dentro del reino del Perú (sic), toda América del Sur podría ser provista de bienes y mercancías mediante este camino, de un modo infinitamente más barato que la ruta que se utiliza en la actualidad. A su debido tiempo expondré las razones por las cuales los españoles no han utilizado este camino […]. En tanto que a través de Buenos Aires, lo que cuesta cien libras en Inglaterra podría venderse en el mercado por 250. De este modo, el comerciante podría ganar bastante más y además podría hacerlo tres veces en el mismo lapso de tiempo que toma hacerlo del otro modo. Y no tengo dudas de que la gran baja en el consumo de los bienes que tanto necesitan podrá revertirse y podrá aumentarse ya que nuestros productos y nuestra ropa son excesivamente caras, por las razones antes mencionadas, tanto que la gente pobre o incluso los comerciantes, utilizan la ropa de Quito como vestimenta y solo gente más acomodada usa ropa y productos ingleses, pero si podemos organizar nuestro comercio del modo en que propongo, podremos arruinar por completo a las manufacturas de Quito en pocos años.

La guerra en la que estamos involucrados es una guerra justa.
Somos un pueblo de comerciantes, siguiendo a la naturaleza. Estamos ubicados en el medio de mares, lo que demuestra que la providencia nos invita a comerciar. […] Nuestros vecinos del continente no tienen razones para temernos, sino más bien para querernos. No tenemos pretensiones sobre sus dominios. No pretendemos conquistas; y cuando nos involucramos en algún asunto alrededor, es para impedir que la fuerza se convierta en ley, y que el más débil sea engullido por el más poderoso, y para apoyar el equilibrio de poder, que también beneficia a nuestros vecinos…

Cuando una nación […] perturba nuestro comercio, nos da una causa justa para atacarla. El comercio es un asunto universal y su perjuicio […] es una ofensa contra la ley de la naturaleza y las naciones. Pero en nuestro caso el Comercio es de importancia clave. De él se deriva, si no nuestro ser, por lo menos nuestra riqueza y grandeza. […] No se trata de negociar, sino de actuar. No tengo habilidad para la política y no confío en ella en absoluto. Es una suerte de juego en el que nunca hemos tenido suerte. […] Además, tal conquista elevaría el crédito de nuestras armas y el espíritu de nuestro pueblo. Estas son ventajas reales y concretas, mientras que los temores son remotos y quiméricos. No pretendo una guerra despiadada y sangrienta. Que dios no lo permita.

Me refiero a una guerra para beneficio del público, en la que podamos ganar algo como pueblo, después de todo lo que hemos perdido; así como reputación de saber cómo y atreviéndonos a hacernos justicia. […] Las ventajas que obtuvimos de nuestra amistad con España fueron por la vía del comercio. Las dificultades que sufrimos en los últimos tiempos fueron por vía del comercio. Por lo tanto creo que la reparación debe también ser por la vía del comercio, lo que me indujo a publicar este manuscrito para el mundo. [… ] Si establecemos una colonia en el sitio o cerca del sitio antes mencionado, podremos reparar los daños sufridos, si establecemos las regulaciones necesarias. Cómo, con quién y con qué vamos a comerciar son cuestiones que se explicaron en la propuesta.”

A proposal for humbling Spain, written in 1771 (Una propuesta para humillar a España, escrita en 1771)
por Horace Walpole

Leave a Reply

pakarwin s68bet desa88 saldobet menara188 kota188 senior188 menaraplay saldo188 gala288 pakarwin pakarwin pakarwin s68bet s68bet s68bet desa88 desa88 desa88 saldobet saldobet saldobet menara188 menara188 menara188 menara188 menara188 menara188 menara188 kota188 kota188 kota188 senior188 senior188 menaraplay menaraplay saldo188 saldo188 gala288 pegasus188 menara188 slot server taiwan slot server singapore slot depo 10k slot luar negeri slot server thailand slot deposit dana slot server kamboja slot server myanmar slot server vietnam slot server taiwan slot server rusia slot server thailand slot server thailand slot server luar slot server vietnam slot server mexico slot server kamboja idn live slot gacor slot dana live draw hk