Reportaje exclusivo a Ariel Guarco Presidente de ACI y de COOPERAR

Regresar a Diario Mar de Ajó, el diarito – Prensa Popular – Prensa Alternativa

El diarito de Mar de Ajó,  realizó esta entrevista a Ariel Guarco, de la Provincia de Buenos Aires, particularmente de Coronel Pringles, Presidente de la Cooperativa Eléctrica de Coronel Pringles  CELCOP, que desde allí llegó a la cumbre de FEDECOBA (Federación de Cooperativas de Electricidad de la Provincia de Buenos Aires Ltda.). Luego fue elegido presidente de la Confederación de Cooperativas de la República Argentina Ltda. COOPERAR, que aglutina a las Federaciones de Cooperativas Urbanas de la Argentina. El otro gran salto fue en 2017, cuando por acompañamiento del Cooperativismo Argentino, Latinoamericano y de otros países del mundo, se vio coronado al frente de ACI (Asociación Cooperativa Internacional), el máximo organismo de las cooperativas a nivel Mundial. Desde Abril de 2020, Ariel Guarco pasó a desempeñarse como vocal del Directorio de INAES (Instituto Nacional de Asociativismo  y Economía Social). A él precisamente le hicimos estas preguntas y así nos respondió:

¿El estar presidiendo ACI, lleva en algún momento, a recordar sus orígenes de CELCOP?
No solo mis orígenes sino que mi vida diaria como cooperativista está atravesada por mi labor dirigencial en distintos espacios que incluyen a la Cooperativa Eléctrica de Coronel Pringles y a la Alianza Cooperativa Internacional. Esto es consecuente con la propuesta que hicimos desde nuestro país al Mundo hace cinco años y es que la ACI sea conducida por cooperativistas de pensamiento y de acción. Por eso no siento que sean distintos estamentos. Al contrario, veo una línea de continuidad entre la trayectoria iniciada cuando era joven en la cooperativa de mi localidad y la presidencia de la ACI. En definitiva, la ACI no es más que el resultado de la integración cooperativa a escala global. Ese proceso de integración nace en cada territorio y se expresa a través de distintos tipos de asociaciones, de federaciones, de confederaciones, que facilitan el tránsito dirigencial desde las entidades de primer grado hasta la máxima instancia de organización mundial que, insisto, se sostiene sobre esa base de integración cooperativa.

¿Cuál fue el motivo principal que lo llevó a presidir la Cooperativa Eléctrica Ltda. de Coronel Pringles?
Desde muy chico estuve involucrado con la Cooperativa de Coronel Pringles, dado que mi madre trabajaba allí. Además, como ocurre en más de mil pueblos y ciudades de nuestro país, este tipo de entidades están presentes en cada hogar y en cada esquina de la localidad, brindando energía eléctrica y muchos otros servicios, como agua o telecomunicaciones, encargándose de obras civiles, acercando productos a las familias y hogares… Entonces fue natural para mí empezar a participar de joven en la vida institucional de la cooperativa, donde fui aprendiendo de quienes tenían más experiencia y donde me dieron lugar para ir tomando cada vez más responsabilidades.

El hecho de ser presidente o partícipe de entidades cooperativas como CELCOP, FEDECOBA, COOPERAR, ACI y a su vez miembro del directorio de INAES, ¿Cuáles son las compatibilidades que se encuentran y como se puede complementar la actividad propia de las Cooperativas y el propósito del Estado?

En nuestro país se da una particularidad, que creo que es más bien una virtud y de hecho es uno de los elementos distintivos que nos ha posicionado a nivel mundial. Me refiero a la estructura de gobernanza compartida entre el Estado Nacional y el movimiento cooperativo y mutual, institucionalizada en el INAES, que permite la cogestión de políticas públicas y que nos da a los cooperativistas y mutualistas la posibilidad de participar de manera directa de buena parte de las decisiones de gobierno relativas a nuestro sector. En este momento, me toca ser el representante designado por la Confederación Cooperativa (COOPERAR) para representar a este sector en el Directorio del INAES, donde existe una dinámica de gestión muy fructífera y donde nuestra voz es escuchada y atendida.

¿Es posible concretar intercambio comercial, educativo, publicitarias entre Cooperativas propias del área de ACI y las de nuestro país? ¿O gubernamentales? ¿Por ejemplo cuales?
Desde Cooperar venimos trabajando hace al menos diez años en potenciar la internacionalización de nuestro sector. Por supuesto, esto se ve reforzado desde 2017 al ser elegida nuestra propuesta para liderar la ACI. Si bien las relaciones a nivel internacional requieren procesos más lentos y a veces los frutos demoran un poco más que en el ámbito local, comenzamos a realizar intercambios concretos que son inéditos para el cooperativismo argentino. En estos años llevamos adelante dos misiones comerciales a Europa y Asia, una de ellas con acompañando una visita de Estado; realizamos el primer Encuentro del Mercosur Cooperativo; profundizamos el trabajo con Cancillería, con cuya Secretaria de Relaciones Económicas Internacionales firmamos un convenio días atrás.
Este último vínculo nos lleva a ser actores clave en lo que llamamos diplomacia civil, que es el entramado de relaciones con entidades de otros países, relaciones perdurables en el tiempo y que sirven muchas veces para acercar esas entidades cooperativas de otros países a nuestras embajadas. Hemos estado, de hecho, con varios embajadores quienes celebran esta posibilidad de acercamiento que, de otro modo, les resulta más complejo llevar a cabo. En términos productivos y comerciales, hemos concretado entendimientos con entidades líderes, por ejemplo, en el mercado mundial de fertilizantes. Cooperar firmó un acuerdo con IFFCO, de India, que representa a 36 mil cooperativas y quiere trabajar con el sector agropecuario argentino un producto innovador como la nano urea. Estos son algunas de las experiencias que hemos tenido hasta aquí y que pensamos seguir multiplicando, acompañados por el INAES, por la Cancillería y por las embajadas argentinas en distintos países.

Si nos ubicamos en Cooperar, ¿Cuáles son las relaciones con las cooperativas agropecuarias y con Confederaciones de Mutuales? ¿Con qué contenido en cuanto a acciones solidarias?
Históricamente Cooperar y las entidades de integración del cooperativismo y el mutualismo han tenido un espíritu de integración que, como decía antes, se expresa en la arquitectura institucional del INAES pero también hacia dentro del propio sector, compartiendo espacios de intercambio y promoviendo la intercooperación en materia de educación, económica y cultural, entendiendo que tenemos una doctrina que nos hermana y que representamos a un amplio y potente actor con 28 millones de asociados a lo largo y ancho del país.

De las Confederaciones que convergen en ACI, en los diferentes continentes, ¿Cuál ha impactado más en Ud. respecto de la participación de las mismas, en el PBI del país de origen, en la tecnología incorporada, en la participación societaria, en la capacitación?
He tenido la oportunidad de visitar y conocer de primera mano múltiples experiencias cooperativas en distintos países de los todos los continentes. He podido constatar que, en cada territorio, existe un capital social acumulado que es invalorable en términos cuantitativos y que hace del movimiento cooperativo la mayor red global de empresas hermanadas por valores y principios comunes y que crecen día a día poniendo en el centro a las personas y al ambiente. A la hora de medir el impacto de esa red, podemos estimar que equivale a la quinta economía del mundo, genera trabajo para el 10 por ciento de la población ocupada del mundo e integra a más de mil millones de miembros asociados a tres millones de cooperativas. Si desagregamos esas cifras, podemos ver que hay entidades líderes en mercados muy competitivos, como la producción agroindustrial, el retail, los seguros o las finanzas. Hay cooperativas que están a la vanguardia en la incorporación de nuevas tecnologías, hay cooperativas que desarrollan esas tecnologías, cooperativas que construyen ciudades, o que llevan servicios a los lugares más remotos. Las cooperativas tienen también una presencia protagónica en sistemas como el de la economía circular, la economía del cuidado o la economía de plataformas, que naturalmente pueden converger con la doctrina cooperativa. Finalmente, tenemos un instrumento en la ACI que es el Monitor Cooperativo Mundial, que muestra el desempeño anual de las principales 300 entidades de nuestro sector. Cuatro de ellas son argentinas.

Como presidente de ACI, tanto viaje por los continentes, tanto idioma desconocido, que seguramente predominará hegemónicamente el inglés, (tanto en las formas, como en el contenido.) ¿lo hace apoyarse en el equipo personal de colaboradores, fuertemente?

Sin dudas, este no es un trabajo individual. La capacidad de liderazgo que uno puede demostrar está fuertemente respaldada por un trabajo de equipo a nivel dirigencial como de cuadros técnicos que hacen posible concretar muchas de las acciones que mi responsabilidad requiere. Esto me ha permitido desplegar sin inconvenientes una tarea cuya localización es ni más ni menos que cada uno de los 300 miembros de la ACI en 110 países de todos los continentes. El sacrificio que conlleva en términos de traslados, cambios horarios, costumbres culturales que a veces son extrañas, se ve más que recompensado por el aprendizaje constante que uno realiza en cada intercambio con cada cooperativista de cada lugar. Si bien el idioma predominante es el inglés, hay una gran cantidad de miembros de la ACI que son hispanohablantes y, más allá de eso, tenemos algo que nos hermana que va más allá del lenguaje, que tiene que ver con los valores y principios que compartimos y que nos ayudan a entendernos fácilmente cuando nos encontramos. Creo que uno de los elementos sobresalientes del cooperativismo en el Mundo es su capacidad de incluir a la enorme diversidad del género humano en un sistema de relaciones económicas, sociales y culturales solidario, democrático y justo, que por estas mismas cualidades es la mejor garantía de paz en cada territorio y a nivel global.

¿En el marco de la Pandemia y ahora de la guerra de Ucrania, cuales son las limitaciones para ejercer la presidencia de ACI, cómo funciona? ¿Hubo variaciones sustanciales en el contenido de las políticas de ACI? ¿Otras prioridades?
Durante la pandemia demostramos una vez la resiliencia del modelo cooperativo. Mientras muchas empresas cayeron y se perdieron miles y miles de empleos, las cooperativas mantuvieron su compromiso con el territorio donde están insertas y, readecuando su funcionamiento por las cuestiones sanitarias, siguieron sirviendo a sus comunidades. Las de salud, desde ya, estuvieron en la primera línea de contención ante el avance del virus. Las de servicios públicos sostuvieron el abastecimiento aun cuando muchas empresas y familias no pudieron pagar. Las de producción y consumo hicieron posible que no falten bienes básicos para la vida cotidiana dentro de los hogares. Las de hábitat, las financieras, las de trabajo, entre otras, también contribuyeron a salir delante de una situación tan compleja para todos. Hoy, la guerra en Ucrania y la inestabilidad geopolítica a nivel mundial tensionan nuevamente las cadenas de suministro y existen efectos concretos en materia de energía y de alimentos, por mencionar las dos cuestiones más sensibles en este momento y que son indispensables para el normal desenvolvimiento de la vida diaria en cualquier del mundo. La ACI dispuso tanto en un caso como el otro, distintas herramientas para ayudar a los países más afectados y estamos fortaleciendo nuestro trabajo en el escenario global, junto con organismos de Naciones Unidas como OIT y FAO, para mostrar un camino de salida a estas crisis que permitan verdaderamente construir un futuro en paz, justo y sostenible para las próximas generaciones.

¿Cómo se lleva la distancia de Argentina y las representaciones que ostenta, con los viajes? ¿Cómo es el alejarse y encontrarse con la familia? ¿Se siguen los acontecimientos deportivos, como el futbol? 

Hoy en día, existe la posibilidad de estar conectado a cualquier horario con cualquier persona en cualquier lugar del mundo, y se pueden seguir en línea los acontecimientos a distancia. No obstante, siempre se extraña el hogar, la ciudad, el país donde uno nació y vive, donde tiene su familia, amigos, donde estás las costumbres que uno lleva más impregnadas. En más de cinco años de mandato en la ACI, recorrí más de 50 países en todos los continentes, en una vorágine obviamente interrumpida durante varios meses por la pandemia pero que ya hemos retomado y que es la única manera de ejercer la presidencia de una organización como la ACI. Es la responsabilidad que hoy me toca y que llevo adelante con mucha alegría porque al viajar uno se encuentra cara a cara con cooperativistas de distinta nacionalidad, cultura, trayectoria, formación… con los cuales se dan intercambios muy ricos y eso a su vez enriquece a la ACI, que es nuestra Casa Común.

 

Regresar a Diario Mar de Ajó, el diarito – Prensa Popular – Prensa Alternativa

70959
92438