«El golpe se hizo para derribar las chimeneas creadas por Perón»

Reportaje a Julio González Fuente:https://elembudo.tv
En el gobierno constitucional del 25 de mayo de 1973 hasta el 24 de marzo de 1976 fue, entre otros cargos, director de Asuntos Jurídicos de la presidencia de la Nación y luego secretario técnico.
Regresar a Diario Mar de Ajó, el diarito – Prensa Popular – Prensa Alternativa

A 35 años del golpe militar de 1976, mucho se habla de la condena a los represores pero poco de los verdaderos motivos que desencadenaron aquel episodio como continuidad histórica de un proceso iniciado en 1955 con la caída de Juan Perón. Además, gran parte de los protagonistas que mantuvieron lealtad hasta las últimas horas con la viuda del ex presidente a cargo del gobierno, son olvidados por quienes hoy pregonan la consigna “Memoria, Verdad y Justicia”. Uno de ellos es el doctor Julio González, en aquel entonces Secretario General de la Presidencia y quien acompañó hasta el momento de la detención a María Estela Martínez de Perón. En un reportaje exclusivo con El Embudo, Gonzalez repasa los motivos reales del golpe, y aspectos poco publicitados de esos tiempos.

El día previo al golpe es el que menos recuerdo porque era el menos esperado. Los ministros del interior y de defensa negaban en forma rotunda todas las denuncias y advertencias sobre el golpe de estado. En consecuencia, nosotros los funcionarios técnicos estábamos dedicados a la tarea de instrumentar los actos de gobiernos. Recuerda Julio González, al inicio de la charla con El Embudo

¿Cuáles fueron los motivos reales del golpe de estado del 24 de marzo?

Destruir la argentina técnica, industrial y científica construida por Juan Domingo Perón, entre 1945 y 1955. En forma categórica, en un discurso que le preparamos a la presidente de la república para que pronunciara en la CGT el 15 de marzo de 1976 dijimos: Quieren destituir a este gobierno para voltear las chimeneas que levantó Perón, para desindustrializar al país. Para que la Argentina vuelva a ser lo que fue hace 200 años, un país proveedor de materias primas, tributario de empréstitos, con prohibición industrial y de valor agregado.

¿Quiénes eran los actores que orquestaron el golpe para cumplir esos objetivos? 

Son los mismos que se opusieron a Perón cuando se los desplazó en 1943, y luego entre el 45 y 55. Fueron del establisment que condujo el país desde el 55 hasta el 73. Perón fue coherente en la Argentina industrial, técnica y científica. Los verdaderos motivos del 24 de marzo de 1976 están en  destruir la obra del tercer gobierno de Perón. Los británicos estuvieron detrás del golpe.

¿Usted sostiene que los británicos estuvieron detrás del golpe del 76?

No sólo del 76, sino del 55. No fueron los Estados Unidos, sino los ingleses quienes quisieron derrotar la obra de Perón. Cuál fue la obra de Perón entre 73 y 76: Ley de promoción industrial, ley de promociones mineras, ley de transferencia de tecnología, que fue tan importante a punto tal que Henry Kissinger, secretario de estado norteamericano convocó a una conferencia de prensa para pedir que Argentina derogara su ley de tecnología. Eso por supuesto nadie lo dice.

También se dictó algo muy importante: Ley de contrato de trabajo y el fuero sindical, como así también el seguro nacional de salud. Lo más importante es que se acompañó con una medida trascendente: no se tomó ningún préstamo. El 25 de mayo de 1973, cuando asume Héctor Cámpora la deuda pública era de 5189 millones de dólares, y la deuda al momento de la caída del gobierno en 1976 era igual con el agregado que se pagaron los intereses. No se contrajo ningún empréstito. La única falencia que hubo con respecto a esto fue un decreto del presidente transitorio Italo Luder que emitió bonos por 200 millones de dólares para descontar en la plaza de Londres.

Otro dato fundamental fue la nacionalización de las bocas de expendio de combustible que quedaron en manos todas de YPF, y no de la Shell que dirigió el país a partir de ese momento. Se hizo porque el impuesto a los combustibles tenían que depositarlo en la cuenta del tesoro a las 48 horas. En cambio la Shell y la Esso podían retenerlo durante 45 días sin pagar intereses.

¿No se veían venir el golpe en las horas previas?

Sucedió algo insólito en la noche del 23 de marzo, siendo las 22 horas, el Ministro del interior, Dr. Ares a quien se lo llamo durante todo el día y no aparecía ni en su despacho ni en su casa, y cuando apareció dijo: Sra. Presidente, aquí me dice Gonzales que estamos ante un golpe de Estado, hay que desmentirlo rotundamente, estoy cenando con el jefe de la policía federal Albano Harguindeguy porque esta noche habrá un operativo antisubversivo en todo el país.

¿Usted acompañó a la Presidente hasta el último momento de su gobierno cuando se fue en helicóptero?

Fue un secuestro, un repugnante secuestro hecho por tres dioses de barro que la única batalla que ganaron en su vida fue secuestrar a una mujer que pesaba 42 kilos.

¿Allí usted queda también detenido?

Mi cautiverio fue de siete años, el más largo y menos publicitado. Me tuvieron en tres buques distintos, en el penal militar de magdalena que como tortura adicional tuve de compañero de celda a Carlos Menem, y luego prisión domiciliaria hasta 1983.

24 marzo, 2011