SÓLO LA ORGANIZACIÓN VENCE AL TIEMPO

por Tato Treinta

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó, el diarito

Muy pocos comprendieron a Perón en su momento, entre los cuales no se encontraba quien escribe, así como tantas otras y otros. No existía el concepto político de “prudencia”. Desde luego, nadie le podía pedir “prudencia” a aquella masa de juventud “maravillosa” e inclaudicable. Pero el paso de los años (muchos), me llevó a tratar de comprender mucho más al General. Dos líderes populares lo comprendieron y aprendieron, Néstor desde un principio y luego Cristina y quizás… el mismo Alberto. Desde la más “rancia” y dogmática ortodoxia Peronista, acusan al actual gobierno de no ser “peronista”, porque abandonó la “liturgia” de la marchita y las imágenes del primer Peronismo. De igual manera sucede con la “progresía de medio pelo”, a la cual todavía le da “asquito” la mera palabra… Peronista (por ello que se autodenominan “kirchneristas”) nostálgicas y nostálgicos de la “revolución perdida”.Hay algo que en política se denomina “correlación de fuerzas” y desde luego huelga una pregunta ¿Está dada la correlación de fuerzas para desarrollar la Revolución Peronista o cualquiera “otra”?Ya John W. Cooke (padre de la llamada “izquierda” del peronismo) expresaba en su momento que la Revolución es un proceso y no un “acontecimiento”. El General, eligió allá a finales de los 50’s, entre “la sangre o el tiempo”, concepto del cual se arrepintió más tarde. Allí estaba dada la “correlación de fuerzas” internas para un enfrentamiento: Una parte del ejército, sobre todo la sub-oficialidad, un Movimiento Obrero, que pedía ser armado (cosa que estaba en los planes de Evita), eso hubiera llevado inevitablemente a una guerra civil de proporciones, con resultados por lo menos… inciertos. Situación similar se pudo dar en los 70’s, pero… el General había aprendido y llamó a la “Unión de los argentinos”. Y a no poca de “aquella” juventud… no nos gustó, queríamos “paredones” y expropiaciones, juicios populares y reforma agraria. Pero aquí la “correlación de fuerzas” externa e interna, no estaba dada y Perón… lo sabía.Ortega y Gasset había dicho mucho antes… “argentinos a las cosas” y no hay que tomar esta frase en su concepción “lavada” del frente oligárquico-conservador, sino muy por el contrario, nos llamaba y sobre todo a la militancia… al “hacer”. Y ese “hacer” hoy, no pasa por debatir con el “enemigo”, pasa por acompañar al Gobierno Nacional y ponerse al lado de los más humildes y contribuir a su organización y también, y por qué no a “controlar” a nuestro gobierno, como dijo el actual Presidente: “si nos apartamos de nuestro camino… salgan a la calle”. Pero ese “control” no significa empezar a “cascotear el rancho” (como hacen no pocas y pocos) a solo más de un año de su asunción y con una “pandemia” en el medio.El único apoyo incondicional de Alberto y Cristina, sobre todo de Cristina es el de los sectores populares, ya lo dijo la actual Vice-presidenta en su discurso en la plaza el día de la asunción “Presidente… confíe siempre en su Pueblo, ellos no traicionan, son los más leales… sólo piden que los defiendan y que los representen”, pero ante todo “ese” Pueblo, debe estar organizado y esa es la tarea de la militancia… cada una y uno en su “puesto”, sobre todo en aquellos lugares más “incómodos”, como lo está haciendo gran parte de la misma.Las llamadas “redes sociales” son importantes, pero no es la única herramienta ni siquiera la más importante, (a la cual es muy afecta esa “progresía de medio pelo”). Hay que generar nuevos espacios de comunicación, redes alternativas en cada barrio, en cada escuela, en cada universidad. La energía que se pone “puteando” a Clarín, Leuco, Majul, Lanata & Cía. quienes “fijan agenda” y que sólo tienen arraigo en la “clase media”, ese sector de la sociedad que por pura definición ideológica, jamás se va a organizar, habría que ponerla en la organización de la “comunicación popular”. Solo los Sectores Populares son, hasta por propia supervivencia, las que tienen la capacidad de organizarse solidariamente o tienen posibilidades de hacerlo.Los “ideales” posmodernos, también calaron hondo, a qué negarlo, en las propias filas del gobierno y de alguna “militancia de salón”, allí están los “funcionarios que no funcionan” y que deberían “buscarse otro laburo”. Según estiman una enorme cantidad de “analistas políticos”, finalizó la etapa de los Partidos Políticos en Latinoamérica (y porque no en el mundo) y el inicio de un período que prioriza los “Frentes políticos”, lo que implica necesariamente un salto cuali-cuantitativo. La conformación de la política a través de los Partidos supone que sobre una “estructura” más o menos definida, se van acumulando los “seguidores” de la misma. Si bien siempre hubo (o debería haber) debate, el mismo estaba bastante restringido, dado que sobre las “pinceladas gruesas” que enunciaba la “doctrina partidaria”, solo quedaba lugar para las “pinceladas finas”. La conformación de un Frente implica un debate mucho más dinámico, ya que no existe “estructura”, la misma se va construyendo en el “día a día” y esto desde luego “molesta” a determinada “partidocracia profesionalizada”.Como ya lo he expresado y creo que argumentado, los Partidos Políticos nacieron, fueron y son las formas “organizativas” de la “democracia liberal”. En Argentina, sólo el Peronismo, como “Movimiento” rompió ese esquema liberal, hasta que, luego de la última dictadura cívico-militar genocida (1976-1983) el “partido” es absorbido y “domesticado”. Es así que desde la instauración en nuestro país del llamado neo-liberalismo, la resistencia popular, se centró por fuera de las estructuras partidarias y se organizó de otras maneras: Movimientos sociales, algunos sindicatos y organizaciones libres del pueblo.Se está escuchando por estos tiempos, el llamado a la “institucionalización” del Frente de Todas, Todos y Todes, cuestión esta por demás necesaria, pero si dicha “institucionalización”, se realiza bajo los parámetros de la “partidocracia liberal”, poco bueno de ella resultará. Dicha “institucionalización”, deberá ser la “institucionalización” del debate y la discusión de todas y cada una de las fuerzas representadas en el mismo, en igualdad de condiciones: Partidos, Sindicatos, Estudiantes y Movimientos sociales. Un debate amplio, realmente democrático y solidario. Tarea por demás compleja y que lleva un tiempo que a veces no se tiene, pero que es imperiosamente necesaria realizar. En los tiempos que corren, la organización de los sectores popular es la única garantía, que un Proyecto Nacional que la incluya puede triunfar, porque… “Sólo la organización vence al tiempo”

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó, el diarito

Contador de Visitas

80965
103998