SAN MATEO: LO QUE CONTAMINA AL HOMBRE…

·por Lic. José María Caracuel

“Va a morir más gente por la cuarentena que por culpa del coronavirus”.

· “El coronavirus es una mentira. Quieren imponer una dictadura”.

· “El populismo es mucho más dañino que el coronavirus”.

· “La gente está harta de la cuarentena”.

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó, el diarito

En los últimos tiempos se difundieron comentarios de este tipo y otros parecidos. En general la fuente de donde provienen es de pequeños grupitos de gente exaltada, muy encolerizada que cuando son invitados a argumentar esas expresiones, son incapaces de articular un solo testimonio sólido.

Como decíamos en notas anteriores, incautos que repiten los embustes por ignorancia, rencor o mezquinos intereses propios, estimulados por grupos de poder concentrado. Como sea que fuere, estos personajes anteponen sus intereses personales al bienestar colectivo.

Esta perorata me llevó a recordar un pasaje del Evangelio de Mateo, el versículo 15:11: “No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre”.

La usina que fabrica estas contaminaciones del hombre, está formada por personas, entidades y corporaciones ricas y poderosas que pretenden un dominio absoluto que les permita mantener y aumentar sus privilegios, y para ello no tienen ningún reparo en perjudicar a quien crean que constituye una amenaza a sus planes.

No dudan en generar confusión respecto de la situación social, política y económica que pueda beneficiarlos perjudicando a sus antagonistas, reales o imaginarios. Aunque su accionar provoque daños irreparables, por ejemplo, la muerte.

En el caso actual del distanciamiento social como acción preventiva contra la propagación del virus, la enfermedad y la muerte, los medios hegemónicos desplegaron una oposición salvaje contra las medidas sanitarias del Estado, que por otro lado están en sintonía con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, epidemiólogos y especialistas en el tema.

Por atacar a una manifestación socio política opuesta a sus intereses se llevan puesta la VIDA de las personas.

Para ello no dudan en desinformar, refutar las evidencias científicas y difundir argumentos falaces y aun delirantes de opinólogos de seriedad escasa o nula.

No hay que ser muy perspicaz para darse cuenta que las frases con que comenzamos la nota están totalmente desprovistas de realidad, el objetivo de estas frases huecas es reemplazar el sentido humano de la vida por convencionalismos interesados e instalar el interés monetario por encima del interés humano.

Hay un paso muy corto entre la frase vacía y la mentira y esto es especialmente verdadero en este caso; por el predominio de las palabras vacías se falsifican realidades, se difama, se calumnia. Y esto constituye un arma poderosa en manos de los que tienen intenciones de manipular a las personas hacia fines de sus propios intereses.

En nuestro tiempo, un gran número de personas piensan y actúan poseídas por fuerzas mezquinas debido a que éstas hablan a través de palabras vacías, un lenguaje en el que los intereses del materialismo han tomado el lugar de los impulsos morales.

Para estos casos creo que es justo el concepto según el cual “la ignorancia no implica inocencia”

Y para cerrar volvemos a citar a Mateo 12:37: “Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”.

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó, el diarito

Los sentimientos: ¿Unen? por José Maria Caracuel

Contador de visitas

54567
72907