Vivir con lo nuestro

Por Aldo Ferrer            Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

Los gobiernos posteriores a 1955 no lograron consolidar un pensamiento crítico alternativo que sustentara a largo plazo procesos acumulativos en sentido amplio. Ni era posible, dada la inestabilidad del marco institucional y político. Los intentos más notorios fueron el desarrollismo durante la presidencia de Frondizi, el de inspiración keynesiana durante la presidencia de Illia y, brevemente, durante mi propia gestión al frente del ministerio de Economía. En otros momentos, la política económica volvió a anclarse en las visiones ortodoxas.


De todos modos, la etapa de la industrialización inconclusa (1930- 1975) fue muy rica en el debate teórico sobre el desarrollo económico argentino y el estilo de inserción internacional conveniente. Se debatían entonces cuestiones cruciales como las siguientes:

I) La orientación de la industrialización y su centro de gravedad: las industrias livianas o un perfil más integrado, sustentado en las industrias de base y la producción de bienes de capital.

II) El desarrollo de la ciencia y la técnica y las políticas para desatar los paquetes tecnológicos. El objetivo era incorporar el conocimiento importado en el propio acervo e integrar la oferta con la demanda de conocimientos.

III) El papel de la inversión extranjera y de las empresas de capital nacional, y si el ahorro interno era o no suficiente para sostener una elevada tasa de acumulación de capital.

IV) La presencia del Estado y sus límites en una economía de mercado.
Mientras el país se debatía en sus tribulaciones y en la crisis de su densidad nacional, el mundo cambiaba y se profundizaban las tendencias de la globalización, particularmente en la esfera financiera. Al mismo tiempo, como hemos visto en notas anteriores, se instalaba en los centros de poder mundial la visión neoliberal. Los países vulnerables, como la Argentina, quedaron sujetos entonces a las condicionalidades del FMI y a los programas de ajuste estructural. Atrapada en la violencia y la inestabilidad de la década de 1970, la política económica argentina se adhirió a la onda neoliberal.
Fue una verdadera catástrofe teórica sólo superada por las consecuencias reales de las políticas neoliberales en la economía y la sociedad. Desde la segunda mitad de la década de 1970 en adelante, el pensamiento único sustituyó al abordaje científico de la realidad y al ejercicio de la economía como una ciencia social. Predominó entonces la pretenciosa sofisticación técnica de análisis matemáticos intrascendentes, la teoría de las expectativas racionales, el enfoque monetario del balance de pagos, y otros criterios elaborados en centros académicos del mundo desarrollado, particularmente de los Estados Unidos y, especialmente, de la Escuela de Economía de la Universidad de Chicago. Se implantó así en la Argentina la visión fundamentalista de la globalización.

El país fue observado y conducido desde perspectivas excéntricas, fundadas en el supuesto que los mercados son los depositarios de la racionalidad económica, que el crédito y la inversión extranjeros son la fuente insustituible de la formación de capital y que la Argentina es un país periférico e, inevitablemente, un satélite de los centros de poder mundial. Desde esa perspectiva, la política económica consiste en transmitir señales amistosas a los mercados y dejar que el tipo de cambio fijo y la renuncia a la moneda nacional, conduzcan los acontecimientos en un régimen de piloto automático.


El problema no fue que ese tipo de enfoque se promoviera desde los centros sino que se asumiera como lo fue en la Argentina. El pensamiento único fue funcional a los intereses dominantes construidos, en parte, durante la etapa de la industrialización inconclusa, pero, principalmente, a partir del golpe de Estado de 1976. Los grupos económicos locales que adquirieron peso importante en algunos sectores, las filiales de empresas extranjeras en ausencia de un marco de referencia nacional que las contuviera y, fundamentalmente, la especulación financiera asociada a la gestación de desequilibrios y el aumento del endeudamiento externo, sustentaron una visión alineada en las antípodas del pensamiento crítico. Es decir, del paradigma que, en los países exitosos, sustentó los procesos de acumulación en sentido amplio, o sea, el desarrollo.


No faltaron en el período visiones distintas fundadas en la observación lúcida de la realidad y en enfoques abarcativos del conjunto de la situación social y, dentro de ella, del proceso económico. Pero se trató de voces aisladas hasta que, hacia el final del periodo neoliberal, la profundidad de la crisis comenzó a abrir espacios al pensamiento alternativo. Uno de los ejemplos es la repercusión alcanzada por los trabajos del llamado Grupo Fénix, formado por investigadores y docentes de la Universidad de Buenos Aires y otros medios académicos. En mi propia experiencia, observo que el título de uno de mis libros, cuya primera edición es de 1983, Vivir con lo nuestro, se convirtió en un mensaje de alguna repercusión acerca de los contenidos endógenos del desarrollo.


De este modo, actualmente, confrontamos el desafío de construir un nuevo paradigma fundado en la apreciación realista de las tendencias de la globalización y de la naturaleza misma del proceso de desarrollo. Este es un requisito esencial, a su vez, de la construcción de la densidad nacional.
                                                        Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular


Contador de visitas Estadísticas