Trabajo infantil en la Argentina: Nunca en la historia argentina el costo laboral fue tan bajo

Cabeza de negro

Miriam Tasat                                                                     Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó (el diarito)

En Latino América existen 19 millones de trabajadores infantiles (OIT) y una población desocupada ,económicamente activa, de 17millones.
(CEPAL)

La familia nuclear, papá mamá y dos niños, tan dúctil para el Estado de bienestar fordista continua su desmoronamiento frente al nuevo contexto de superexplotación imperial. Así, la unidad doméstica conformada por lazos de parentesco o ampliada con otros vínculos, parecería ir constituyendo en Latino América el nuevo enclave de subsistencia y de reproducción de la fuerza de trabajo. La división tradicional de mundo externo e interno, se ve modificada por el desplazamiento del trabajo de las fábricas hacia la misma mesa cotidiana, diaria, hoy soporte de producción de bienes y a la vez testigo presencial cuando hablamos con nuestros hijos o consumimos pan. Está producción de bienes y servicios en el hogar, en la intimidad de la unidad doméstica es atravesada por la informalidad de las relaciones laborales.

En el espacio del denominado mercado informal encontramos a chicos y adultos, padres, madres, hermanos, multiplicidad de parientes, amigos, entre otros trabajando para la sobrevivencia diaria de su grupo, de su unidad doméstica. Los otrora familia, teje diversas estrategias con cada miembro del grupo, ya no basta con el trabajo del adulto de hombres o mujeres. Toman decisiones que no son fáciles de sobrellevar, muchas veces con altos costos emocionales por las repercusiones que ocasionan a los mas pequeños del grupo. Todos y cada uno de los componentes del grupo debe realizar trabajos dentro y/o fuera del hogar para garantizar la reproducción ,acotada al extremo, de la vida cotidiana. La unidad doméstica, su entramado social, hace de soporte a las actividades alimentarias, de higiene, descanso y de esparcimiento alguno de sus miembros, luego de agotadoras horas de trabajo tratando de reparar algo de lo humano que aún permaneciere.

Este diseño de reproducción social de los más amplios sectores de la población hambreada, no es ajeno a la conformación del valor de la fuerza de trabajo que necesita el capitalismo imperial, en su afán infinito de aumentar ganancias y concentrar capitales.

El escenario neo-colonial congrega a los miembros de las unidades domestica a agruparse para elaborar estrategias que les permita la sobrevida en este contexto de super-explotación . Las unidades domésticas no son excluyentemente una relación de consanguinidad, sino también relaciones culturales, económicas, reproductivas y unidades de residencia. Son grupos sociales de interacción, en tanto grupo coresidente que coopera económicamente en las tareas cotidianas ligadas al mantenimiento de sus miembros. Hoy el valor del mantenimiento de sus miembros, el exiguo valor de la fuerza de trabajo, hace que niños y adultos deban trabajar cada vez mas horas para obtener el alimento diario o lo mas frecuentemente posible. El valor de la fuerza de trabajo infantil no es la misma que la fuerza de trabajo adulta y dentro de esta hay diferenciaciones por género. Está estratificación del valor de la fuerza de trabajo ,dentro de una misma unidad doméstica, a la vez que ocasiona deterioros graves en sus miembros provoca ganancias cuantiosas a los capitalistas. Por ejemplo, en las actividades de cirujeo ,con sus jornadas extensas y extenuantes, encontramos a todos los miembros de una unidad doméstica saliendo a recolectar distintos elementos , pero no se accederá al mismo precio de venta si la carga obtenida es llevada por un adulto hombre, por un adulto mujer o si es llevada por un niño o niña trabajadora. Las ganancias de los dueños de las acopiadoras en Provincia de Buenos Aires, en relación con acopiadores de Capital, son exuberantes.

El diseño que hace el poder imperial para facilitar su operatoria de dominación, lo podemos observar una y otra vez en nuestro transcurrir histórico.

Pensemos como se constituía el valor de los esclavos en el Virreynato del Río de la Plata. La cabeza de negro estaba compuesta por un grupo humano adultos y niños negros esclavos. Cada componente del grupo de esclavos tenía distinto valor, por ejemplo el adulto hombre valía media fracción, la mujer adulta un tercio y el niño un cuarto. De esta forma al llegar al entero uno, se constituían el valor de la transacción de la mercancía fuerza de trabajo. Esto multiplicaba las ganancias del señor propietario de esclavos, que asignaba un mínimo valor a mujeres y niños pero que realizaban tareas a la par del adulto hombre. Compraba por la unidad uno a varios brazos para explotar en el presente y con la proyección a futuro, agregada, que ofrecían los mas pequeños del grupo.

Hoy, en Latinoamérica los niñas, niños y adolescentes empobrecidos y nucleados en unidades domésticas suman la cantidad de 19 millones; mientras que la cifra de población adulta desocupada y económicamente activa, asciende a 17 millones. En tanto, cayeron los salarios en América Latina en el 2003 en el orden de un 5% y el índice de pobreza alcanzó el 44% de la población. Ésta población adulta desocupada, forzada a perder sus lazos con la explotación formal comienza a tejer estrategias de sobrevivencia que no son exceptuadas de lazos de superexplotación, ahora de adultos y niños; dando comienzo a los distintos circuitos para conseguir los mínimos ingresos para la reproducción de la sobrevida, dejando de lado las conquistas históricas logradas por los trabajadores. Solo hay posibilidad de saciar las necesidades vitales acotadas a cierto margen del mes y alcanzando comestibles que son excedentes del sistema, están adulterados o solo son grasas e hidratos. El alto poder destructivo, que este proceso ocasiona sobre varias generaciones en un mismo punto histórico, va adiestrando a la población desde tempranas edades a las nuevas formas de reproducción de la fuerza de trabajo, con inversiones exiguas para el poder.

En la Argentina actual, varios miembros de la familia, hombres adultos, mujeres adultas, niñas , niños y adolescentes deben trabajar para intentar constituir una canasta básica de sobrevivencia que está en el orden de los 746 pesos, siendo el salario mínimo del orden de 350 pesos, si bien en la Ciudad de Buenos Aires se ve elevado a 500 pesos. El trabajo infantil visible u oculto, las changas, la ayuda alimentaria mas los planes jefas y jefes son intentos forzados para constituir por unidad doméstica un ingreso de 500 pesos.

El Ministerio de Trabajo informó, recientemente, sobre el costo laboral en sectores productivos y marcó que está en su mínimo histórico desde hace 30 o 40 años. Antes el 20% del costo empresarial lo constituían los salarios, hoy la cifra se ve reducida entre el 5 y el 10% para todos los sectores productivos. Nunca en la historia argentina el costo laboral fue tan bajo .

La creación de empleo que existiere posee ésta característica, no llega a cubrir una canasta mínima de alimentos. El valor de la fuerza de trabajo para los millones de hambrientos es sumamente inferior al salario mínimo, los pocos recursos son obtenido entre todos los miembros de la unidad doméstica, con este ingreso deben mantener las necesidades bäsicas ,sin memoria histórica, de adultos y niños traspasados por la sentencia imperial de vivir con hambre o morir.

Las estrategias del poder implementadas, como las hambrunas y los desplazamientos forzados, son repertorio de acciones planificadas cuyo objetivo es imprimir sobre las necesidades básicas de la población, el disciplinamiento preciso al nuevo tipo de explotación de la masa crítica de población necesaria.

Las repercusiones y proyecciones para e año 2004 en la niñez y adolescencia trabajadora, no puede analizarse independientemente del acontecer del adulto explotado, padre, madre o allegado que sostiene su subjetividad durante el peculiar proceso humano de la crianza.

Por tanto no debemos olvidarnos de los siguientes datos que configurarán el escenario del año 2004:

-La desocupación no ha disminuido sino que ha aumentado al 21,4 %, sin incorporar a los planes sociales como empleo genuino. Paralelamente se dieron de baja 250.000 de los mismo, si bien se discrimina que 180.000 de éstas bajas fue por creación de empleo genuino y 80.000 por anormalidades, queda claro que el recurso presupuestario de 3500 millones anuales en este programa es intención reducirlo, de otro modo no se explica como no se les otorga este cupo, ahora vacante, a los desocupados que se anotan por ejemplo en la Ciudad de Buenos Aires en los distintos CGP. Es importante señalar que esta población que va en busca de los planes frecuentemente miembros de unidades domésticas con algún/os miembro/s con distinto grado de desnutrición, y que viven en los barrios mas carenciados dentro de los planos urbanísticos o en llamadas villas de emergencia que duplicaron su población en la última década. La cantidad de adultos y niños que viven en estos lugares asciende hoy a mas de 100.000 personas, mientras que los trabajadores infantiles ascendieron en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires 2400 en el 2003, según datos oficiales, mientras que en el 2000 eran 1200. La mayoría provenientes del Cono Urbano Bonaerense.

-Para el 2004 hay un excedente provisto de 7000 millones de pesos, paralelamente se habiltó al Secretario de Gobierno de la Nación a disponer por decreto el orden de esta partida. ¿Irá a la cuenta Rentas Generales? -En la Argentina de la población económicamente activa se considera que uno de cada tres personas transita problemas de empleo, caracterizado este como desocupación o subocupación. Con una mirada desde el 2001 observamos que la creación del empleo en negro se acrecentó en un 500%; de forma correspondiente, en el segundo semestre del 2003 el 50% de la mentada creación de empleo fue en negro. Anualmente se incorporan al mercado laboral 250.000 personas, por tanto para que la desocupación baje se necesita una creación del empleo superior a esta cifra, no existen elementos que indiquen que la reactivación hará, en el 2004 duplicar, triplicar o cuadriplicar los empleos creados en el 2003. No alcanza a reactivación de los sectores textil, del calzado, alimenticio o de la construcción por sí solos, sin planes por ejemplo de inversión en obras públicas. Cabe hacer mención que los trabajadores de la construcción alcanzan niveles de desocupación del orden del 24%.

El histórico ajuste efectuado desde el 2001 a ésta parte si bien abrió un pequeño proceso de sustitución de importaciones en un contexto de salvaje devaluación y con su consiguiente baja salarial histórica, no permite reactivar un capitalismo pujante en la Argentina, país neo-colonial donde los excedentes presupuestarios están anclados a la suerte del agro y del monocultivo soja, donde se produce lo que el imperio permite producir; la cuarta parte de las exportaciones esta relacionada con la soja. Se puede intentar predecir para el 2004 una vuelta de tuerca mas en la concentración de tierras, al observar los intentos de asegurar la producción a través del capital concentrado.

-En el 2003 se crearon 500.000 empleos, mas del 50% de éstos en la informalidad con un salario promedio que abarca solo el 55% de la canasta bàsica de alimentos. La jornada laboral de los trabajadores en Argentina asciende a 62 horas semanales, mientras que en Francia o Alemania es del orden a 22 horas y el de España es de 35 horas.

El trabajo no registrado, precarizado, en negro y en la informalidad se acrecentará en el 2004, mientras que la ayuda social ira en retroceso, en tanto aumentará el ritmo de las ganancias concentradas monopólicas, las presiones y consecuentes ajustes para el pago al FMI. La unidad doméstica se encontrará en una situación en la que deberà dedicar más horas para la sobrevivencia de todos sus componentes, acotando la interrelación dentro del grupo, disminuyendo su disponibilidad entre y hacia sus miembros; procesos que en primer orden ponen en altísimo riesgo a las vidas de los mas pequeño y aceleran la incorporación de los púberes y adolescentes a los trabajos ofrecidos por las redes clandestinas del mercado informal, como son la prostitución, la distribución de drogas y otros mercancías ilícitas de una punta a otra de la Ciudad de Buenos Aires y del paìs.

Amparados en el mercado informal operan las redes clandestina que hacen uso y abuso del trabajador infantil , que seguirán produciendo casos, inexplicables sin respuesta alguna, como son la incesante desaparición de chicos en nuestro país.

-Los planes sociales, aunque reducidos, continuaran configurando un dispositivo depresor de los salarios, como así también los planes de ayuda alimentaria, que a la vez son nichos de corrupción para mantener a los políticos que nos gobiernan.

En el Plan de emergencia alimentaria(PEA), que intentó llegar a la población mas vulnerable en el 2003, hubo subejecución de los mismos a nivel municipal y provincial. Esto significó que de la partida del 2003, a noviembre solo se había ejecutado el 67% del PEA . Los desnutridos que transitan los municipios de nuestro país, buscando algún recurso que garantice su subsistencia, tendrìan que contentarse con ver como el plus la partida del PEA, a fin del ejercicio devengarìa en la cuenta presupuestal de Rentas Generales.

En este punto es importante remarcar que los importes de los remanentes que confluyen en la cuenta Rentas Generales hasta hoy fue un recurso que fue girado a pagar deuda externa, al FMI , por ejemplo.

La CIGEN , organismo que controla actos del poder ejecutivo, detectó uno de los ejemplos de corrupción posibles de mencionar; en la provincia del Neuquén se distribuye el bolsón de alimentos que cuesta para la CIGEN 37 pesos y el gobierno lo paga 57 pesos.

-La calle, espacio de interacción abierta y lugar de visibilidad social, sinónimo de movimiento colectivo será blanco de control en el 2004. Recordemos que en las calles trabajan y a veces también viven la infancia trabajadora. En el ámbito del GCBA se piensa reactivar los edictos policiales en relación con la ejecución de un exhaustivo control de los beneficiarios de distintos programas sociales. Estos nuevos movimientos en las políticas pùblicas y los escenarios elegidos para el control, nos hablan de la necesidad del poder de disciplinar a pobres y descarriados y asegurar una represión reglamentada, convertida en sentido común para la clase media. Intentar bajar la edad de inimputabilidad de los menores a los 14 años, contradiciendo la Convención de los derechos del niño incorporada a nuestra Constitución en la última reforma, nos habla también del disciplinamiento feroz que urge realizar al sistema para disciplinar a la fuerza de trabajo joven y que se rebela a vivir buscando comida.

Es importante mencionar como los espacios organizativos de lucha, donde muchas veces confluyen trabajadores desocupados y sus hijos trabajadores infantiles, son blancos de control represivo por parte del Estado, modalidad que en el año 2004 se terminará de desenmascarar.



La carne de los números

-Director Galván de la escuela 248, Tucumán.

La entrevista se formaliza pues la niña que hacía un año denunció el hambre que pasaban los chicos de su escuela llorando por los medios. Diciembre del 2003, vuelve a estar internada por desnutrición.

Nuestra denuncia y demanda es por hechos aberrantes a los que se le suma otros que los complementan. No pueden haber en una escuela tres turnos. Dos horas y media por grupo de alumnos. Estos chicos no tienen futuro, a los ponchazos llegan a 7° grado y no pueden seguir, no hay preocupación por la educación de la población.

Proponemos que los padres incluidos en el Plan jefas y jefes, en vez de limpiar calles y gastar energías al cuete que se les reconozca una capacitación por ejemplo una escuela para padres.

No hay que olvidar que las doctoras que integran la comisión denunciaron un aumento de la desnutrición en mujeres embarazadas, desde hace 6 meses la situación empeoró, se doblaron el número de casos de mujeres embarazadas desnutridas, prácticamente desde que vino Chiche Duhalde.

-Durante la madrugada del viernes 13 de febrero de 2004, en la Provincia de Salta fueron detenidos e incomunicados seis compañeros piqueteros de Gral. Mosconi, entre ellos "Pepino" Fernández, Raúl González, Paliza, y Lizárraga.

Más de veinte compañeros víctimas de las inundaciones de Santa Fé están procesados por luchar, trece fueron llevados a prisión y luego fueron excarcelados. El resto está obligado a estar prófugo al existir ordenes de captura en su contra.

prismamet@yahoo.com.ar

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó (el diarito)