TODOS CONTRA EL DESMONTE

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito)

DESMONTES EN ARGENTINA

LOS BOSQUES NATIVOS DE LA REGIÓN NORTE Y CENTRO DE LA ARGENTINA DESAPARECEN CADA VEZ MÁS RÁPIDO Y NADA PARECE CAMBIAR ESTA TENDENCIA. EN TOTAL , DESDE 1914 A LA FECHA DESAPARECIÓ MÁS DEL 70 POR CIENTO DE TOTAL DE BOSQUES NATIVOS.

EN EL NORTE DE NUESTRO PAÍS LA TENDENCIA ES AÚN MÁS GRAVE. EL AVANCE SOJERO ES HOY EL PRINCIPAL MOTOR DE LOS DESMONTES. SÓLO EN UN SECTOR DE LA PROVINCIA DE SALTA, SE DETECTÓ QUE LA TASA ANUAL DE DEFORESTACIÓN ES TRES VECES SUPERIOR AL PROMEDIO MUNDIAL.

NO HAY DUDAS, LA PRINCIPAL CAUSA DE LA DESAPARICIÓN SON LOS DESMONTES, ES DECIR LA TRANSFORMACIÓN TOTAL DEL MONTE Y LA SELVA EN GRANDES MONOCULTIVOS AGRÍCOLAS.

A DIFERENCIA DE LA TALA, EL DESMONTE ELIMINA ABSOLUTAMENTE TODA LA COBERTURA VEGETAL Y DESTRUYE EL SUELO COMPROMETIENDO SU RECUPERACIÓN. LOS MONTES Y SELVAS TIENEN UNA ALTÍSIMO VALOR CULTURAL, AMBIENTAL Y ECONÓMICO QUE ESTAMOS DILAPIDANDO IRRACIONALMENTE. LOS “BENEFICIOS” ECONÓMICOS DE HOY AMENAZAN SERIAMENTE A LAS PRÓXIMAS GENERACIONES.

GREENPEACE PROPONE PARAR LOS DESMONTES POR DOS AÑOS Y PONER EN MARCHA UN PLAN RACIONAL DE RECUPERACIÓN DEL BOSQUE NATIVO ARGENTINO.

Los bosques nativos de Argentina peligran cada vez más. Su defensa ya es prioridad en distintas provincias. Hay lugares que tienen una tasa de deforestación que triplica el promedio mundial. En Entre Ríos, donde queda menos del 10 % de la masa forestal nativa, el Foro Ecologista de Paraná continúa su campaña en defensa de los bosques bajo el lema "Entre Ríos Sí, Entre Desiertos NO", a la que sumó su apoyo Greenpeace.

El fin de semana, la Conferencia Episcopal Argentina emitió un documento en el que manifestó su preocupación por la venta de tierras y el desmonte masivo.

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Eduardo Mirás, exhortó a los dirigentes políticos a ocuparse, entre otras cosas, de "la venta indiscriminada de grandes extensiones en las que se desmonta el bosque nativo poniendo en peligro al medio ambiente, casa común en la que todos debemos vivir", muchos terminaron de comprender que la preocupación por la desaparición de los bosques ya es común a todos los sectores de la población.

"La destrucción del monte nativo", señalaba el Foro Ecologista de Paraná en la acción de Amparo Ambiental presentada ante la Justicia el mes pasado, "la explotación sin limites e irracional de nuestras tierras, la contaminación de los suelos y el agua por los agrotóxicos, la expulsión de los campesinos y pequeños productores de sus campos y sus culturas, la desaparición de cientos de especies de flora y fauna (diversidad biológica) son todas materias problemáticas en los que los habitantes de la provincia tenemos el deber y el derecho a participar". En ese sentido, la acción judicial es una de las tantas herramientas a las que han recurrido el Foro y otras organizaciones ecologistas del país, que tienen hoy entre sus prioridades la defensa de los bosques nativos. A fines de marzo, por ejemplo, los pueblos indígenas del Chaco (Toba – Qom, Wichí y Mocoví), presentaron a través de distintas organizaciones una Acción Judicial de Amparo Colectivo en nombre propio y de los habitantes de la provincia, solicitando la Emergencia Ambiental en la Provincia del Chaco, alarmados por la escala y las consecuencias de la depredación ambiental.

Los bosques nativos de la región norte y centro de la Argentina son en este momento los más afectados, y nada parece cambiar esta tendencia. Sólo en un sector de la provincia de Salta, se detectó que la tasa anual de deforestación es tres veces superior al promedio mundial. Así lo informó Greenpeace Argentina, organización internacional que está trabajando fuertemente junto a las comunidades de esa región del país –Salta y Santiago del Estero, principalmente– y ahora suma su apoyo a la campaña contra el desmonte en Entre Ríos. Recientemente, Greenpeace acompañó a pobladores y campesinos que se movilizaron por la capital salteña para reclamar al gobierno que revea su iniciativa de vender lotes de reservas ecológicas para plantar soja.

“Mientras hacemos esta protesta las topadoras no se detienen y avanzan en la destrucción del monte, único sustento para el campesinado. Es urgente decretar una moratoria de dos años a los desmontes y analizar, con los campesinos, el gobierno y el sector académico un plan de ordenamiento de uso del suelo” reclamó Emiliano Ezcurra, coordinador de la campaña Biodiversidad de Greenpeace Argentina.

En un sentido similar, el Foro Ecologista de Paraná propuso en su acción judicial un plazo de dos años para la elaboración de un plan de preservación, recomposición y sustentabilidad del Bosque Nativo de Entre Ríos, y el mantenimiento de la Emergencia Ambiental en la provincia hasta tanto no se dicte la normativa correspondiente.

El problema se repite en distintas provincias, y a nivel nacional. Según un flamante informe oficial realizado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que fue publicado por los medios nacionales, Argentina ha perdido el 70 por ciento de sus bosques nativos. "Teníamos 105 millones de hectáreas de bosques. Hoy nos quedan, apenas, 33 millones. Es claro que no hay más tiempo que perder", señala la información publicada por Clarín, que advierte que "los culpables se cuentan con los dedos de una mano: la tala indiscriminada, los incendios y, sobre todo, la ferocidad de las topadoras decididas a sumar más y más hectáreas para el cultivo y el pastoreo"

Los bosques nativos, además de constituir un patrimonio forestal originario, tienen una diferencia fundamental con la flora implantada: son propietarios de una biodiversidad vegetal y animal valiosísimas en términos genéticos, económicos y ambientales. Mejoran el régimen de humedad, contribuyen al asentamiento del suelo y constituyen barreras geográficas fundamentales para prevenir la erosión hídrica y eólica y las inundaciones. El uso de las masas forestales y los suelos como botín de guerra, con un manejo absolutamente utilitario y sin ningún tipo de planificación, ha puesto en peligro de extinción a los bosques nativos de todo el país, sin tener en cuesta los costos ambientales y sociales y aquella diversidad biológica y cultural que nunca más se podrá recuperar

                                                        Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito)