REGISTRAN LA ACTIVIDAD DE ONDAS ELÉCTRICAS CEREBRALES
La gente también aprende durante el sueño profundo
Es cuando el cerebro asimila y consolida lo aprendido, según un experimento en EE.UU.

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito)
Durante las fases de sueño profundo, el cerebro asimila y consolida lo aprendido. A esa conclusión llegó el psiquiatra Reto Huber, de la Universidad de Wisconsin en Madison (Estados Unidos), tras un estudio financiado por el Fondo Nacional Suizo de Investigación Científica (FNS), que aparecerá hoy en la revista Nature.

Cuando el cerebro se halla en un estado de sueño profundo —conocido por la sigla inglesa NREM (sueño sin movimiento rápido de ojos)—, las neuronas actúan de común acuerdo. Y, al igual que los espectadores de un partido de fútbol que se levantan y alzan los brazos para hacer una ola, millones de células nerviosas reaccionan simultáneamente ante una misma señal eléctrica. De este modo producen ondas eléctricas llamadas lentas.

Hasta ahora, la función de esta actividad cerebral era poco conocida, indica el FNS en un comunicado. Ahora, Huber señala que "durante el sueño, esas ondas lentas parecen consolidar lo que acaba de ser aprendido".

El investigador realizó su estudio en el laboratorio del profesor Giulio Tononi, en la Universidad de Wisconsin, con doce personas a quienes sometió a una tarea de aprendizaje específico, para luego medir su actividad cerebral durante el sueño.

Frente a una computadora debían mover el cursor, mediante el mouse, hacia un punto determinado. Pero como la computadora trababa ligeramente la dirección del cursor —lo que los voluntarios ignoraban—, estaban obligados a efectuar un movimiento de compensación con el mouse, lo que significó el aprendizaje inconsciente de una tarea motriz.

"Como el aprendizaje consciente involucra a numerosas zonas del cerebro, habría sido más difícil poner en evidencia una activación local", explicó Huber.

El aprendizaje inconsciente, en cambio, se encuentra en una pequeña zona del tamaño de un pulgar, situada en el hemisferio derecho del cerebro. El investigador registró actividad eléctrica en esta zona de los voluntarios que dormían, mediante 256 electrodos fijados en su cabeza. Este número elevado de mediciones le permitió no sólo cuantificar esa actividad, sino también localizarla con gran precisión.

"Observamos ondas lentas de mayor amplitud únicamente en la parte del cerebro estudiada en la investigación", destacó Huber. Además, los voluntarios que al día siguiente realizaban mejor la pequeña tarea en la computadora, eran aquellos que durante la noche habían "marcado" las ondas lentas más grandes.

Aún no se conoce el conjunto de procesos que se desarrollan en el cerebro en estado de sueño nocturno, o durante una siesta. Sobre todo, se ignora qué sucede a nivel de las conexiones nerviosas. Los especialistas suponen que la actividad cerebral nocturna podría controlar y seleccionar, entre las conexiones nerviosas recientemente creadas, sólo las que son importantes, y suprimir las insignificantes. Huber cree que "las ondas lentas podrían tener una función de control sobre las conexiones nerviosas".

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito)