EL GOBIERNO DISPUSO LA REACTIVACIÓN DE LA MARINA MERCANTE Y LA INDUSTRIA NAVAL
Anularon la medida que permitía la bandera de conveniencia en buques nacionales

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

El presidente de la Nación, Néstor Carlos Kirchner, afirmó que “estamos dando un paso trascendente” en procura construir un Proyecto Nacional que “definitivamente recupere la identidad perdida, la equidad, la justicia y la inclusión social”, al presentar las Bases del Régimen de Abanderamiento y Charteo de Buques, que posibilitará la reactivación de la Marina Mercante y la industria naval.

Mediante esta decisión, quedó derogado el decreto N° 1772/91, por el cual ahora los buques nacionales volverán a utilizar la bandera Argentina y su tripulación deberá estar compuesta por marinos de nuestro país, eliminando el tratamiento de extranjeros que actualmente tenían en el régimen de bandera de conveniencia.

Kirchner aseguró que hay sectores que “se han acostumbrado a creer que en la racionalidad, el concepto y el pensamiento que vale es el equilibrio de los interese que no son nuestros”, debido a lo cual “cada vez que hablamos de defender los intereses de nuestra Patria nos quieren marcar como irresponsables, irracionales, como que no entendemos lo que está pasando en el mundo”.

Resaltó asimismo que para defender el bolsillo de los argentinos se han adoptado medidas para poner equilibrio y tope a los abusos de las empresas energéticas. Al respecto, señaló “medidas como las retenciones, como la determinación de la línea de bandera, como defender la industria naval y a combatir la pobreza, la indigencia y a generar empleo, las vamos a seguir tomando, porque es la única manera de construir una Argentina con equidad y justicia”.

Tras indicar que se irán adoptando medidas de carácter industrialista “para que se recupere el espacio perdido”, recordó que “nosotros no generamos los 170 mil millones de dólares que tiene el país, los casi 18 millones de pobres con que tuvimos que empezar el Gobierno respecto de los 15 millones que tenemos hoy, la cantidad de indigentes, la bandera roja para las industrias y empresarios nacionales, no tiramos el consumo a los niveles lamentables a los que se llegaron, sino que levantamos la voz desde el lugar que podíamos sobre lo que pasaba en la Argentina”.

Agregó que “por eso duele cuando aquellos mismos dirigentes que fueron voceros y se cansaron de elogiar las políticas aplicadas en los 90 en el país, hoy nos quieren decir que es lo que hay que hacer, en vez de tener por lo menos una actitud mas humilde”.

A su turno, el ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, aseguró que esta decisión permitirá la reincorporación de los buques actualmente con banderas de conveniencia, el incremento de la mano de obra argentina en la flota nacional, la aplicación de las leyes nacionales a las tripulaciones y el incremento de la oferta de bodega en el cabotaje nacional, que traerá aparejado una disminución en el costo de los fletes.

También beneficiará a los armadores argentinos, reactivará la industria naval mediante las herramientas legales que le brinden competitividad a su capacidad productiva, ampliará la capacidad de transporte a los armadores argentinos mediante el charteo de embarcaciones a casco desnudo y disminuirá la edad promedio de la flota en el pabellón nacional.

El acto, desarrollado en el Salón Blanco de Casa de Gobierno, contó con el testimonio de los titulares del Centro de Capitanes de Ultramar, capitán Marcos Ricardo Castro, y de la Federación de la Industria Naval Argentina, Horacio Martínez, quienes resaltaron los beneficios que esta iniciativa traerá para el sector naval.

En su mensaje, Castro dijo que “durante 13 años hemos asistido consternados a una sistemática destrucción de la actividad y muchos astilleros, talleres navales han desaparecido, las empresas de navegación de transporte internacional también, y lo que quedó del cabotaje nacional resultó seriamente afectado y absurdamente expuesto a las voracidades extranjeras”.

El marino, que consideró que la reconstrucción de la flota es posible a partir de decisiones como la que hoy se adoptan, añadió que “la flota mercante argentina se ha reducido al 10% del volumen que registraba en 1991”.

Asimismo, indicó que por las características y ubicación geográfica, nuestro país en materia de comercio exterior se comporta como un territorio insular. Esta situación, sumada a las normas que regían la actividad, llevaron a una caída de alrededor del 90% en el comercio exterior, debido a que “se encuentra en manos de flotas extranjeras, lo que no solo provoca una peligrosísima dependencia sino que obliga a girar al exterior unos 3000 millones de dólares en concepto de pago de fletes a flotas extranjeras”.

Recordó que esas medidas, que hoy se derogan, provocaron casi pérdida de la soberanía en el sector y también la destrucción de la flota estatal de Yacimientos Carboníferos Fiscales (YCF), Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) y de la Empresa Líneas Marítimas Argentinas (ELMA).

Tras el acto en el Salón Blanco, el presidente Kirchner salió a la explanada de la calle Rivadavia de la sede gubernamental para saludar efusivamente a los cientos de trabajadores marítimos que se encontraban en el lugar siguiendo las alternativas de la ceremonia a través de altoparlantes.

Estuvieron presentes los gobernadores de Buenos Aires, Felipe Solá; de Santa Fe, Jorge Obeid; los ministros de Interior, Aníbal Fernández; de Defensa, José Pampuro; de Trabajo, Carlos Tomada; los secretarios General de la Presidencia, Oscar Parrilli; de Inteligencia de Estado, Héctor Icazuriaga; de Legal y Técnica, Carlos Zannini; de Obras Públicas, José López; de Transporte, Ricardo Jaime; y de Energía, Daniel Cameron .

Antes y durante el acto, los trabajadores celebraron “la firme decisión de Kirchner para que los argentinos recuperemos la soberanía en nuestro mar y los marinos mercantes recuperemos nuestra dignidad”, según expresaba un escrito del Centro de Capitanes de Ultramar, Oficiales de la Marina Mercante y el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU).

                                                           Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular