Pico Truncado, el pueblo patagónico que apostó a la energía eólica Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito)


 Dos mil kilómetros al sur del Congreso de Buenos Aires, al noreste de la provincia de Santa Cruz, está Pico Truncado. Demasiado lejos del epicentro nacional de la toma de decisiones con respecto al plan energético, pero mucho más cercano de las opciones más racionales en relación al tema energético y los problemas ambientales. El municipio invirtió un millón y medio de dólares en la compra de dos nuevos molinos eólicos a la empresa Wobben Windpower con los cuales podrá duplicar la capacidad de generación de energía eléctrica de su parque eólico local a 2,4 MW.

De esta forma, el municipio logrará abastecer el 60 por ciento de su demanda con este tipo de energía renovable. “La energía eólica no sólo supone una solución a graves problemas ambientales como el calentamiento global y la contaminación y los residuos generados por otras fuentes de energía, también acarrea beneficios para la sociedad en términos de generación de empleo y activación de diferentes sectores industriales”, afirmó Mariana Walter de la Campaña de Energía de Greenpeace Argentina.

Por Pedro Irigoyen.

Aporte de los lectores:
Dado a la basta extensión de campo que tiene el sur argentino, ¿es posible exportar energía eólica? Hernán Juárez

Respuesta de Greenpeace: La electricidad producida por energía eólica en la Argentina, particularmente en la Patagonia, puede ser exportada a los países limítrofes, tal como hoy exportamos electricidad a Uruguay y Brasil, y se puede hacer a Chile. Otra forma de exportar la energía eólica es a través de su conversión a Hidrógeno, el H2 puede ser luego exportado en forma líquida o gaseosa. Argentina tiene un potencial eólico varias veces superior a nuestro consumo total de energía.

                                                                   Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito)