Alfredo Moffatt: psicólogo de las márgenes

O NOS CURAMOS JUNTOS O NO NOS CURAMOS


Entrevista de Tomás Astelarra para Revista   HECHO EN BUENOS AIRES  (Julio 2005)

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular 

Alguna vez se definió como un pesimista esperanzado. Discípulo directo de Pichon Riviere y con una interminable lista de experiencias que han demostrado cómo resolver algunos problemas humanos complejos de la manera simple. Fundó iniciativas como la Peña Carlos Gardel, que en el Borda comenzó a vislumbrar la posibilidad del arte comunitario como terapia. Durante períodos difíciles (o sea, casi siempre) trabaja con crisis de toda clase, tratando de analizarlas, estudiarlas, y encontrar técnicas de reparación, compartir angustias y esperanzas. Por eso no resulta extraño que esté tratando ahora de paliar el dolor de las víctimas de Cromagnon junto al equipo de Bancavida.  ¿Pero quién es Alfredo Moffatt? Tomás Astelarra fue a almorzar su casona de Once para averiguarlo.

 

Su página web donde figuran proyectos, fotos, artículos de interés social y humano, la transcripción completa de todos sus libros (Terapia del Oprimido, Terapia de crisis, etc.), un link para entrar que dice Servicio Solidario de Auxilio Psicológico a familiares y sobrevivientes de la Tragedia de Cromagnon, entre otros, abre diciendo ‘este material tiene el fin solidario de transmitir teorías y técnicas, para reparar la vida donde sea necesario’.

¿Promotor de proyectos de autogestión comunitaria o terapeuta para grupos en crisis? ¿Pensador social y político? ¿Fotógrafo documental de las márgenes? Bajando por la página de inicio, se leía el siguiente texto: El espíritu de esta página es el de transmitir nuestra experiencia a lo largo de 40 años en terapias de crisis y autogestión comunitaria, básicamente con los sectores más lastimados. Nuestro interés es dar las teorías y técnicas que permitan una operatoria para disminuir la angustia en esta grave crisis social que estamos viviendo’.

Cuando Hecho en Buenos Aires llega a su casa en Once, estos principios se abren al subir la escalera de madera, en las fotos de sus experiencias que dan cuenta de cuatro décadas de trabajo. Nos recibe sentado en su cama, a metros su asistente tipea sus textos. Está de buen humor, dispuesto, y no escatima en demostrar su afinidad: “Ya era hora de que Hecho en Bs. As. me hiciera una entrevista”, dice.

Apenas llegamos, nos entrega un diskette con los contenidos de su página web. Para que lo leamos.  Es más, durante toda la charla Moffatt va citando artículos de referencia para uno u otro tema.

Alfredo Moffatt no es Doctor aunque podríamos adosarle ese título: cumple con ese cargo mucho más tal vez que otros que lo llevan sólo por mérito académico. Es el director de la Escuela de Psicología Social, con sede en la misma casona de Once donde vive, donde también funciona la Comunidad Bancavida, con la que trabajó tras la tragedia del supermercado en Paraguay, y ahora con las víctimas de Cromagnon, además de una infinidad de proyectos que fue generando, y con los que permanece ligado en mayor o menor grado de responsabilidad, ya sea dentro de una organización o a través de casos personales como el de Brisa, una nena que sufrió horribles quemaduras en la cara y con quien el incansable “arquitecto de vidas” está trabajando para ver cómo sobrellevar las secuelas del accidente.

Es arquitecto, aunque ejerció durante apenas un año y medio para seguir luego los pasos del psicólogo social Pichon Riviere y comenzar a trabajar con pobres y con locos, tal como los define él mismo. Se fue a Nueva York con una beca para investigación sobre sociopatología urbana en el Brooklyn State Hospital.

Volvió a Argentina en los ’70 para fundar la Peña Carlos Gardel, un proyecto que años más tarde sentaría las bases para la Radio La Colifata y otros proyectos que hoy funcionan en el Hospital Borda.

Cuando la iniciativa se vio amenazada por el proceso militar, Moffatt trabajó fuera del país, especialmente en Brasil. Hizo viajes de investigación antropológica en el Altiplano, Perú y Bolivia, se fue a Europa a hacer un video sobre marginalidad y recorrió Brasil supervisando neuropsiquiátricos. Todas esas experiencias le sirvieron para escribir Terapia del Oprimido, uno de sus tantos títulos. “Es un libro que se usa en todo Latinoamérica. En Brasil tiene diez ediciones y se da en la universidad. Pero acá lo ignoran”, cuenta Moffatt. “A la Facultad de Psicología no puedo entrar ni a barrer, soy para ello no una oveja negra, sino alguna especie todavía peor. Me reivindico como un psicólogo cartonero, más allá de un psicólogo, más bien sería un vidiólogo, un curador de vidas”, explica, y comenta el juicio penal que algunos de sus colegas le quieren hacer por mal desempeño de la profesión.

En Arquitectura, donde fue profesor adjunto, sí lo dejan entrar. “Porque soy arquitecto, pero les hablo de vivienda popular y los finos arquitectos levantan la nariz como si me hubiera tirado un pedo…”, aclara sin preocupación. “Los psiconoalistas y los arquitectos son masturbadores de la oligarquía. Unos los masturban por adentro, otros por afuera”, dice sentado sin la más mínima rabia, con una voz increíblemente dulce para la especia humana con la que le tocó convivir.

 

¿Cuál es el problema?

En la casa hay un constante pulular de gente, estudiantes de Psicología Social, los pibes de Cromagnon que tienen montada su carpa en Once y usan la casa para bañarse; periodistas, amigos y Silvia (de la esquina), a quien Moffatt describe como una de sus “mendigas personales”. A su alrededor, un séquito de mujeres (nunca se imaginen un harem…). Van y vienen consultándolo sobre proyectos, le piden o le dan dinero y recibos con explicaciones que tal vez apenas registre; le recuerdan sus compromisos o le preguntan sobre el almuerzo, aun en horas de clase. “Acá hay un montón de gente que hacemos como una asociación solidaria. Generamos lugares de sobrevivencia económica”, explica.

“Nuestra propuesta” –dice- “es una propuesta de terapia existencial. Para nosotros el problema actual no es querer cogerse a la vieja sino sobrevivir. Un problema un poco más anterior. Siempre trabajamos en grupo. Es una socioterapia, o nos curamos juntos o no nos curamos. Los psiquiatras juegan de a uno, empastillan, llaman ‘curar’ a que no proteste más una persona. Cuando se está resolviendo un tema muy concreto como es la denigración manicomial, es decir la muerte en vida, si vos proponés que vuelvan a la vida, la gente se engancha.

El hambre en el conurbano es muy concreto, si vos hacés que los pibes coman los guisos “carreros” que hacemos en las Oyitas (y no ‘ollitas’), que son muy ricos, ahumados porque están hechos con leña. La idea mía es generar algo, indicar una dirección, y si es correcta dura muchos años. El Bancadero tiene 22 años y yo ya soy como el abuelo, cuando hay problemas grandes me vienen a ver”, define Moffatt.

El Bancadero es el proyecto que organizó apenas regresó al país. “Comenzamos a trabajar con grupos terapéuticos que se llaman grupos de mateada. Pasaron 35.000 pacientes pagando muy poco, un trabajo que no llamamos voluntario, sino solidario, o más militante de la vida”, explica.

Su forma de curar no es complicada, a pesar de los temas complicados con los que trata. Tomar unos mates, comer algo juntos, asociarse para hacer arte, llorar un rato. Con la tranquilidad de quien se nota que conoce bien lo que hace, habla de patologías como si se estuviera decidiendo qué se va a almorzar. Y critica: “la teorización fuera de lo real lleva prácticamente a la masturbación. Y la masturbación es segura, porque el amante siempre viene a la cita y no te agarras el HIV. Pero es muy aburrida a la larga. Cuando vos lo hacés con otros, hay esa incertidumbre, esa ansiedad, de si vendrá o no vendrá. Porque nosotros somos peleadores callejeros, psicólogos de pies descalzos.

Yo estoy a los 71 años bastante agotado. Sigo la lucha (pero fue cruel y mucha...) Pero estoy contento con lo que pude hacer…”

En diciembre 2004 Moffatt estuvo en Asunción, Paraguay, donde coordinó el trabajo terapéutico con las víctimas del incendio del shopping Ikua Bolaños. “Hicimos grupos, entrenamos psiquiatras y psicólogos, en técnicas de crisis y autogestión comunitaria. Nos quedamos la Navidad allá con los familiares, porque había miedo de suicidios. Es un momento donde el muerto pesa mucho, no se puede negar la silla vacía. Después vine acá, fue el 29 de diciembre. Y el 30, a cuatro cuadras de mi casa, lo mismo en otra versión de la tragedia que pudo ser evitada. Puertas cerradas, corrupción, y muertos inocentes. Esa noche pasé todo el tiempo con los cadáveres, y los padres, en ese espantoso encuentro”, cuenta elevando un poco el nivel de indignación. “En Paraguay fue más fácil porque la familia paraguaya es muy grande, tiene menos penetración norteamericana, cuyo mandato es el individualismo competitivo. Tiene más cultura latinoamericana, y tiene comunidad. Entonces pudieron bancar mejor. Había mucho llanto y pudieron elaborar el duelo”.

“Acá estamos aislados, amontonados y solos. Es más dura la cosa. Está duro largar el llanto para que venga el recuerdo. Y están peleando bien los padres por la justicia, pero además de la bronca está la pena. Por más corrupción que haya provocado esto, también provocó una ausencia muy cruel, que es subjetiva, intima, con un dolor muy profundo.

Estamos empezando a trabajar con los padres, a los cuatro meses del incendio. Ya aparecen, se van quebrando. Y los sobrevivientes se tienen que organizar. El joven que tuvo una exposición a la muerte, le vio la cara de muy cerca, tiene una conmoción psicológica, además de algún síntoma orgánico o pulmonar. Además murieron amigos. Es un traumatismo grave”.

“En eso estamos trabajando. Queremos formar grupos que hagan pequeñas construcciones en escuelas o comedores, con equipos de unos 20 chicos sobrevivientes con sus padres. ¿Viste cómo el trabajo organiza la vida?”. Y cuenta: “tres horas se trabaja en grupo en temas de reparación básica y dos horas se habla de lo que pasó. Y ahí es donde comienza a verse un proyecto de vida, cuando comparten la espantosa vivencia que les tocó. Es una técnica que vamos a emplear en toda la provincia, en el conurbano, que es de donde es la mayoría”.

Tres grandes temas Tres

Con la hora del almuerzo llegan más reflexiones, los pululantes de la casona de once se concentran en la cocina. Moffatt puede hablar de todo, de sus viajes por América latina y el mundo, la India, su programa de radio “Fogoneando la Esperanza”, la bici que le compró a su hija, la estatua de Bolívar desnudo en Pereyra, Colombia; su amistad con el escritor patafísico Juan Esteban Fassio…En un momento, muestra el ingenioso artefacto que se fabricó con una media rota para colgar el grabador (incluso el de HBA cuando hacemos esta entrevista). También sostiene el teléfono inalámbrico en la cabeza, con una banda elástica regulada con dos alfileres de gancho (una forma casera de “manos libres”).

En un momento cuestiona: “UNICEF hace una campaña para erradicar al trabajo infantil pero no hace una campaña para erradicar el hambre infantil. Por ejemplo, en la familia cartonera tienen que trabajar todos, sino no comen todos. La desocupación y la concentración de la riqueza producen un sistema económico genocida. Es sorprendente cómo se pudo llegar a eso y la gente pudo aceptarlo. Pero va a legar un momento en que la gente no pueda aguantar más y vendrá un cambio. La desesperación de los pueblos ha cambiado la historia. A este sistema fuimos entrando tan despacio que no nos dimos cuenta. Hay un experimento que si a los sapos se los pone en agua tibia calentándola muy lentamente, se cocinan sin que sientan la diferencia. En cambio si ponés un sapo en agua muy caliente, salta enseguida. Yo creo que a nosotros nos están cocinando despacito”.

“Yo tengo tres grandes temas. Lo mío es básicamente la locura, pero tuve que ocuparme del hambre también, y últimamente de la muerte. Tres especialidades. Puedo llegar a curar la locura, el hambre y la muerte”, asegura con cara de ¿te parece poco?, y agrega: “yo tomé una opción por la locura y la pobreza, lejos de mi familia de descendencia inglesa y de clase media. Para mí los locos y los crotos fueron una apertura a un mundo fascinante. Me siento más cómodo en ese mundo poco hipócrita, porque la hipocresía no sirve, la hipocresía es un lujo de la burguesía, así como la adolescencia”. En clase popular se pasa de la niñez a la adultez de una patada en el culo.

Fue asesor del Ministerio de Desarrollo Social. “Mi experiencia con el Estado no fue buena, prefiero los proyectos autogestivos”. Desde hace algunos años puso en marcha Las Oyitas, un sistema autogestivo alternativo. “Organizamos a las madres de la villa para dar comida. Ellas son la pachamama, tienen una enorme polenta”, relata.

En su paso por el Estado, dirigió durante dos años el Hogar Félix Lora, uno de los hogares municipales que brinda alojamiento temporario a personas en situación de calle. Moffatt trabajó allí cuando los niveles de exclusión eran menores, y los que él llama “crotos” o “linyeras” no eran tantos.

Y cuenta: “en aquel entonces se llamaba Hogar de Indigentes en Vía Pública. Era un depósito de linyeras y yo lo convertí en una comunidad, con asambleas, fiestas, teatro, grupos terapéuticos. Así comenzaron a venir algunas profesionales del Bancadero, y al final armé una cooperativa. Ahí fue donde me echaron, porque entré en conflicto con todo el reglamento municipal. Claro, ¿cómo iba a hacer una cooperativa de crotos?”. “Sí…”, duda, “de crotos…”. “Sí, de crotos”, dice seguro. “Pero ahora… después de muchos años de aquella aventura en el Félix Lora, la mitad del país tendría que estar adentro, vamos en camino de ser un país de crotos”. Y Moffatt agrega: “Pero guardo, como en el tango, una esperanza humilde: que juntos podamos crear una patria para todos”.

 Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular