Decisión histórica de los tribunales argentinos para abordar el caso de genocidio contra Myanmar (Birmania)

Fuente: https://www.brouk.org.uk

November 28, 2021

Regresar a Diario Mar de Ajó, el diarito – Prensa Popular – Prensa Alternativa

El poder judicial argentino ha dado el paso histórico de abrir un caso judicial contra el ejército de Myanmar, incluido Min Aung Hlaing y gran parte del liderazgo superior de la junta actual, por el genocidio en curso contra los rohingya, dijo hoy la Organización Burmese Rohingya UK (BROUK).

El 26 de noviembre de 2021, la Segunda Sala del Tribunal Penal Federal en Buenos Aires confirmó que iniciaría un caso contra altos funcionarios de Myanmar bajo el principio de jurisdicción universal, que sostiene que algunos delitos son tan horrendos que pueden ser juzgados en cualquier lugar. BROUK solicitó por primera vez al poder judicial argentino que abriera un caso de este tipo en noviembre de 2019.

“Este es un día de esperanza no solo para nosotros, los rohingya, sino también para las personas oprimidas en todas partes. La decisión en Argentina muestra que no hay dónde esconderse para quienes cometen genocidio, el mundo está firmemente unido contra estos crímenes aborrecibles ”, dijo Tun Khin, presidente de BROUK.

La Sala Segunda de la Corte de Apelaciones reafirmó en su resolución que “la gravedad de los hechos y la violación del ius cogens permiten que esos hechos sean investigados en nuestro país”.

“Aplaudimos al poder judicial argentino por mostrar el coraje y el liderazgo moral para tomar este caso. La justicia para décadas de deshumanización y asesinatos de rohingya en Myanmar está ahora al alcance ”, dijo Tun Khin, y continuó:

Sin embargo, no se trata solo de la responsabilidad de los rohingya, sino de todos los que han sufrido bajo el brutal reinado del ejército de Myanmar. Esto incluye los miles de muertos, heridos, torturados o desaparecidos desde el golpe de febrero de este año ”.

Un genocidio en curso

El caso se refiere a crímenes perpetrados contra los rohingya por las autoridades de Myanmar en el estado de Rakhine durante décadas. En 2017, el ejército de Myanmar y sus representantes lanzaron una campaña cruel en la región, cometiendo las peores atrocidades y conduciendo a cerca de 800.000 rohingya a huir a través de la frontera hacia Bangladesh. El caso incluye la situación particular de seis mujeres que fueron violadas, torturadas y en muchos casos sus maridos e hijos asesinados durante esa campaña genocida en el estado de Rakhine.

Los rohingya que permanecen en el estado de Rakhine continúan viviendo bajo un sistema deshumanizante de opresión donde todos los aspectos de sus vidas están controlados. Las severas restricciones a la libertad de movimiento significan que el acceso a la educación, la atención médica y otros servicios básicos es extremadamente difícil.

En febrero de 2021, los militares tomaron el poder por la fuerza en Myanmar en un golpe de estado. Desde entonces, cerca de 1.300 personas han muerto y miles han sido encarceladas en medio de una resistencia masiva a nivel nacional a la junta. Aunque, por el momento, estos hechos no están cubiertos por el caso de BROUK, el caso sí implica a gran parte de los líderes superiores de la junta, incluido Min Aung Hlaing, el Comandante en Jefe y autoproclamado Primer Ministro.

Primer caso de jurisdicción universal sobre los rohingya

El 13 de noviembre de 2019, BROUK solicitó a los tribunales argentinos que abrieran una investigación sobre el papel de los líderes civiles y militares de Myanmar en la comisión de genocidio y crímenes de lesa humanidad contra los rohingya. Según el principio de jurisdicción universal, esos delitos pueden investigarse en cualquier parte del mundo, independientemente del lugar donde se hayan cometido.

Desde noviembre de 2019, el poder judicial argentino ha mantenido un diálogo con la Corte Penal Internacional (CPI) para garantizar que un caso de jurisdicción universal complementaría, y no duplicaría, el caso de la CPI contra Myanmar iniciado en noviembre de 2019.

El caso de Argentina cubrirá toda la gama de crímenes cometidos contra los rohingya en Myanmar, a diferencia del caso de la CPI, que se limita solo a crímenes que se han cometido al menos parcialmente en territorio de Bangladesh.

Habiendo recibido tales garantías, el poder judicial confirmó ayer que se haría cargo del caso. Este será el primer caso de jurisdicción universal relacionado con la situación de los rohingya en cualquier parte del mundo.

“Durante décadas, los funcionarios de Myanmar han tratado impunemente de acabar con los rohingya como pueblo. La justicia es la única manera de romper el ciclo de violencia y, dado que Myanmar no quiere ni puede investigarse a sí mismo, la comunidad internacional debe intervenir ”, dijo Tun Khin. “Este caso de jurisdicción universal en Argentina muestra que la rendición de cuentas es posible. Instamos a otros países a explorar de inmediato la posibilidad de abrir casos similares para mostrar a los responsables del genocidio que no hay refugios seguros en ninguna parte ”.

“Esta es una oportunidad real para hacer que el ejército de Myanmar y sus partidarios rindan cuentas por sus acciones asesinas, incluido Min Aung Hlaing, quien es el arquitecto principal tanto del genocidio rohingya como del golpe de Estado que ha traído tanto sufrimiento a Myanmar. El ejército es el enemigo común de todas las personas de nuestro país ”, dijo Tun Khin.

BROUK cuenta con el apoyo en Argentina de las ONG de derechos humanos Abuelas de Plaza de Mayo y la Fundación Paz y Justicia, fundada por el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.

Regresar a Diario Mar de Ajó, el diarito – Prensa Popular – Prensa Alternativa
29774
41230