¿Qué es la Correlación de Fuerzas?

Por S. B.

Regresar a Diario Mar de Ajó, el diarito – Prensa Popular – Prensa Alternativa

  • Pareciera que no es posible Avanzar, Retroceder o Detenerse sin tener en cuenta la Correlación de Fuerzas. Elemental. Indispensable, ineludible para analizar esta y cualquier situación no sólo de la política sino de la vida misma, de la relación entre los seres humanos que habitan este planeta.

  • Por ejemplo en el deporte por excelencia en Argentina: el Futbol. No se puede avanzar siempre, en cualquier circunstancia y todo esto pese a que ambos equipos tienen igual cantidad de jugadores: 11.
    Su poderío, su supremacía, su superioridad táctica, su calidad técnica, como equipo y con las individualidades están dados por la destreza de los jugadores en el manejo del balón y en la sincronización de sus compañeros. En la conducción y la planificación que ejerce el DT (tanto en lo táctico, lo estratégico o las particularidades tales como establecer los puntos débiles del rival, sus fortalezas, por donde atacarlo, con qué jugadores, en fin) en cada partido y en el certamen. Por lo tanto no se trata de avanzar a ciegas y a tontas (un “a la carga Barracas”, descontrolado y sin contemplar los jugadores, planteos, habilidades, fortalezas del adversario) de manera constante. Sino evaluar el momento apropiado para hacerlo, por qué ámbito de la cancha, con quienes, como, con qué velocidad. En fin. Oportunidad, mérito y conveniencia.
    Cuando al llegar a nuestra casa y encontrarnos con nuestra esposa, hijos, padres, tíos, no podemos desconocer la situación que allí se vive, el tema que están tratando e imponer nuestras emociones, alegrías, tristezas o nervios, sin que estemos arriesgando recibir una crítica, reprimenda o enojo. Debemos tener el suficiente tacto, para no “chocar” en ese escenario. Lo mismo ocurre en el ámbito laboral (cualquiera sea, desde una obra en construcción hasta un taller mecánico, una oficina, una escuela, etc.). En un grupo de estudiantes, jubilados, músicos, una asamblea sindical, en una villa de emergencia, en definitiva todos los sitios donde se agrupan personas, circunstancial, permanente o habitualmente, debe tenerse en cuenta la “correlación de fuerzas ” imperante si deseamos que nuestras convicciones lleguen a predominar en el medio en cuestión.
    Los factores que deben tenerse en cuenta son varios, no obstante lo cual no garantiza el éxito irreversible.  La oportunidad, si es el momento de actuar, decir, jugar fuerzas, opinar, demostrar el poder que en ese momento se tiene, asumir las funciones de gobierno, en fin, si es oportuno actuar tal cual nos dicta el impulso, la impaciencia, el pequeño burgués que llevamos adentro, el apuro por concretarlo, o no.
    La oportunidad es el primer aspecto que nos debemos preguntar y responder. Sabiendo que podemos acertar o errar. Si acertamos avanzamos una o más casillas (como en la OCA), PERO, también podemos retroceder en igual proporción (o más aún, dependiendo si la jugada tiene implicancias tácticas o estratégicas).
    El mérito tiene que ver no sólo con lo táctico, si se merece exponer desembozadamente nuestra política y por ende  descubrirnos nosotros, sino toda nuestra estrategia quedará a la intemperie. El mérito tiene que estrecha relación con las decenas, cientos y miles de batallas políticas que debemos dar en un proceso estratégico de transformación. San Martín cuando decide el Cruce de los Andes para ayudar a liberar a Chile, juega TODAS sus fuerzas potenciales y las que aún no existían (o que estaban en sus planes nada más, en su cabeza). Todas sus maniobras las pone en función de construir el Ejercito de los Andes, cruzar la Cordillera, vencer a los realistas en Chile, ir por mar a Perú y sorprender a los invasores, venciéndolos política y militarmente. El mérito era el de exponer,  jugar todas sus fuerzas. Era un mérito táctico  y ante todo ESTRATÉGICO. Era justificable en absoluto (más allá que en su momento debió ser catalogado de loco). Por lo tanto a la Oportunidad se le suma el Mérito.
    La tercera cuestión esencial para analizar la Correlación de Fuerzas es la CONVENIENCIA. Si nos conviene realizar tal o cual accionar (así sea una simple declaración). Siempre teniendo como referente la transformación de la situación de injusticia y entrega al extranjero de los destinos de nuestro país. Sólo si la Oportunidad y el Mérito nos resultan afirmativos, podemos ir acercándonos a convalidar la Conveniencia. Veremos qué, cual y cuanta fuerza ponemos en juego en esta ocasión.
    ¿Quien valora y determina si la Correlación de Fuerzas nos es favorable o no?
     Ante todo el que posee más información que teóricamente es el que conduce, el que tiene mayor responsabilidad, sobre una cantidad mayor de personas, el que maneja mayor cantidad de variables tácticas y estratégicas.
    ¿Cómo se modifica la Correlación de Fuerzas (para el lado del Pueblo y la Nación)?
    En forma estable y determinante, sólo a través de la Participación, la Movilización y la Organización Popular. La expresión más acabada de la democracia.
    Son expresiones democráticas   absolutamente contundentes, inapelables, incontrastables.
    Entonces, ni nuestros estados de ánimo, ni apuros, ni análisis parciales, ni verdades “descubiertas” son DETERMINANTES para cambiar la Correlación de Fuerzas.
    ¿Esto  implica caer en el quietismo, el conformismo, la pasividad, la aquiescencia de lo establecido? Si sostenemos la creencia de que no estamos haciendo NADA, puede ser. Pero si tenemos nuestra conciencia tranquila de que nos encontramos inmersos en un Proceso de Transformación y que con los deseos de que la realidad concreta y dura sea otra, que hacemos lo que objetivamente es posible por convertir en favorable la Correlación de Fuerzas, quedamos tranquilos con nuestra conciencia (ese bichito que nos carcome y que nos persigue al lugar que vayamos, incluso a nuestros sueños) y con la ansiedad que muchas veces nos ha llevado a cometer errores.
    Con estas pequeñas valoraciones, que esquemáticamente intentan aportar una visión fruto de la práctica y de la teoría, sintetizadas, que pretenden dar una valoración general, es que vamos avanzando y opinando. Se aceptan críticas. No obstante, se incorpora también la valoración de que el reclamo, la apreciación, la acción que no se corresponde con la correlación de fuerzas dada, es válida. Valedera ya que el que conduce puede usar como argumento para poner por delante como “excusa” ante la reacción y justificar así una medida a adoptar (o una declaración o postura) que no se pensaba adoptar. Más allá que la correlación de fuerzas siga siendo desfavorable.
    Debemos tener en cuenta la Correlación de Fuerza INELUDIBLEMENTE, a los efectos de “hacer política”, de conquistar voluntades, de seducir a compatriotas, contrincantes, miembros del Frente (que objetivamente pertenecen al pensamiento Nacional y no se han dado cuenta que están votando, apoyando, a quién, quienes los quiere destruir).

Silvio Bageneta, 6 de Septiembre de 2021

Regresar a Diario Mar de Ajó, el diarito – Prensa Popular – Prensa Alternativa



18409


25970