Los Sentimientos:¿Unen?

·por Lic. José María Caracuel

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó, el diarito

Hace unos años trabajé como docente en un instituto muy prestigioso de CABA.

Entre las actividades se desarrollaban estudios de filosofía, prácticas de yoga, grupos de meditación y talleres de distintas disciplinas.

El lugar era una casona antigua muy agradable, al ingresar ocurría un fuerte contraste, se entraba por un zaguán y al atravesar la segunda puerta quedaba atrás el ruido del tránsito, el movimiento apretujado de la avenida, el smog, el estrés que flota en el aire urbano y se ingresaba en un ámbito plácido y grato: nos recibía una fuente de agua circulante con la imagen de buda, música relajante, aromas suaves y agradables.

En el hall de entrada había un pizarrón en el que se exponían horarios, actividades y novedades; en la parte superior del mismo se escribía con letra grande y llamativa algún pensamiento trascendente, que se cambiaba todos los meses. Una de esas frases que estoy recordando en estos tiempos difíciles para toda la humanidad decía:

“LOS SENTIMIENTOS UNEN, LOS PENSAMIENTOS SEPARAN”.

Hoy reflexionando acerca del dicho, me pregunto si realmente es así o exactamente a la inversa… y comparto mis cavilaciones.

Pensemos en los hechos que están ocurriendo en estos momentos:

El virus MATA GENTE.

Miles de muertos en todo el mundo.

La normalidad a la que todo el planeta estaba habituado NO existe más.

Los países que no tomaron recaudos en el momento adecuado son los más perjudicados.

Los países que tomaron las medidas necesarias a tiempo son los menos castigados.

El virus es muy contagioso por lo que el distanciamiento resulta imprescindible para disminuir los riesgos.

Especialistas médicos, bioquímicos epidemiólogos, etc. de todo el mundo coinciden en esto. Se trata de profesionales muy sólidos con muchos años de experiencia, contrarios al caso de “parlanchines improvisados” que repiten sin saber de lo que hablan.

La economía mundial, como tantas otras actividades, está siendo deteriorada.

La causa raíz de este deterioro es la pandemia.

Todos estos son hechos irrefutables, es la realidad en la que estamos inmersos hoy. Pensemos esto, y creo que estaremos todos de acuerdo. Volviendo a la frase original, en este caso LOS PENSAMIENTOS NOS UNEN.

Los sentimientos que se mueven en estos momentos, creo que podemos decir en líneas generales que pueden ser positivos o dañinos.

Los sentimientos positivos, presentes en la mayoría de las personas, son de anteponer el interés común por encima del individual, cuidado responsable, solidaridad. Se manifiestan en practicar el distanciamiento, los cuidados personales, la ayuda solidaria, mensajes de tranquilidad, fomentar el cuidado propio y colectivo, asistencia a los más desprotegidos.

Los sentimientos dañinos son entre otros el egoísmo, la ansiedad, la impaciencia y el rencor que puede presentarse como xenofobia, clasismo, enemistad, aborrecimiento. Estos sentimientos dañinos son los responsables de “parloteos” apocalípticos, críticas infundadas pero interesadas, manifestaciones hostiles, comportamientos antisociales, conductas egoístas y clasistas. Creo que sobran ejemplos, pero también creo que pertenecen a una minoría, como dice el saber popular “pocos pero ruidosos”.

En estos puntos los SENTIMIENTOS SEPARAN.

Retornando al punto de partida si yo tuviese que escribir la frase de aquel pizarrón del Instituto hoy, la redactaría: “LOS PENSAMIENTOS UNEN, LOS SENTIMIENTOS SEPARAN”

Esta pandemia terminará como terminaron las anteriores que azotaron a la humanidad. Lo que continuará es el recuerdo de cómo nos desempeñamos frente a ella, que es lo que hicimos con nuestras palabras y nuestros actos ¿unimos o separamos?

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó, el diarito

Contador de visitas

5593
8243