PERONISMO Y ROMANTICISMO

Una perspectiva “discutible”, pero para nada “alambicada”-Primera entrega-
(por Tato Treinta)

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó, el diarito

El accionar político, el “hacer política” implica la interpretación y el desenvolvimiento de y en la coyuntura, pero debería desarrollarse en un marco mucho más amplio y profundo que es el de la ideología, tanto como para que “el árbol no nos tape el bosque”. De no hacerlo, la política de ser lo que debería ser: una herramienta para modificar la realidad, se transforma en un fin en sí misma. Esa palabra-concepto: ideología es utilizada como un adjetivo descalificatorio… es una palabra-concepto degradada con toda intencionalidad. De igual manera sucede con el Romanticismo.El historiador Arnold Hauser en su monumental obra “Historia social de la literatura y al arte”, en contra de todo lo que se infirió e infiere en cuanto al Romanticismo, deja en claro que dicho movimiento, no fue en absoluto “reaccionario” como el pensamiento Iluminista lo define, fijando de esa manera una perspectiva al respecto para no dejar de tener en cuenta.Pero como diría Jack el destripador… vayamos por partes.Todo el pensamiento de ese mundo llamado “occidental” del siglo XIX y XX, hasta la llegada de la llamada posmodernidad, se basó y en gran medida se basa, en el paradigma ilustrado o iluminista y racionalista al que luego se le sumará el “positivismo”. Todo ese andamiaje, no hacía más que sentar las bases “científicas” del Capitalismo como “modelo” económico-social. El intento de destrucción del ideario de tradición judeo-cristiana, se le opondrá como herramienta ideológica un nuevo dios pagano: la Ciencia y el racionalismo. El mismo Karl Marx, para desmenuzar y luego criticar a ese modelo “capitalista”, tiene como base, ese mismo pensamiento cientificista y racionalista, tanto que hasta llega a fijar mecanicistamente “leyes” en la Historia, cosa bastante difícil, si las hay, como fijar “leyes” en el devenir de la humanidad.A mediados del siglo XIX, ya se difunde por toda Europa, si bien desde la literatura, el movimiento que se denominará como Romanticismo, el cual nace como férrea oposición al pensamiento racional-positivista, que era perfectamente funcional a ese “mecanicismo” capitalista. El Romanticismo, en tanto movimiento no sólo artístico sino y fundamentalmente ideológico, desnudaba el individualismo extremo y la desigualdad social que el mismo implicaba en el pensamiento liberal. La humanidad (occidental) había perdido a la “comunidad”, para transformar a cada individuo en un “engranaje” más del sistema. Casi todos (sino todos) los movimientos artísticos y literarios de fines del siglo XIX y principio del XX abrevarán, de una manera u otra, en el Romanticismo: Impresionismo, expresionismo, cubismo, dadaísmo, surrealismo en la pintura, Beethoven, Wagner, Debussi, Chopin, como ejemplos de la música. En líneas generales el Romanticismo hará centro en los “sentimientos” y sensaciones humanas, antes que la pura racionalidad, en un profundo esfuerzo por rescatar al ser humano.En nuestro país será el antropólogo Rodolfo Kusch, quien abrevando en ese Romanticismo, lo re-crea y re-inventa a partir de las cosmogonías para nada “racionalistas” de nuestros pueblos originarios, sobre todo en su obra “La seducción de la barbarie”.Nunca he leído, por lo menos en los ámbitos académicos que se dicen “serios”, asociación alguna entre el pensamiento romántico y el Peronismo, cuestión para nada extraña, ya que como he expresado, todo el pensamiento “serio” occidental está impregnado de aquel racionalismo ilustrado occidental, que nunca pudo ni puede “definir” al Peronismo. El 17 de octubre de 1945, condensado en esa hermosa frase de Raúl Scalabrini Ortiz: “…era el subsuelo de la Patria sublevado…”, sintetizó claramente esa barbarie originaria, en aquel “aluvión zoológico”, devenido después en las y los “cabecitas negras”, para decantar finalmente en las y los “descamisados”.El “gigante invertebrado”, nace del pensamiento y la praxis de un General, de eso no existe la más mínima duda, pero el cuerpo ideológico se nutre de puro sentimiento, de pura pasión, de puro… romanticismo ¿Qué otra cosa no fue y es la figura mítica y el “fanatismo” de Eva Perón? ¿Qué representa su frase “El Peronismo será revolucionario o no será nada”?El paso y el… peso de la Historia logró, generación tras generación, que el Peronismo creciera inclusive en no pocas ocasiones, más allá de lo “deseado” por su “conducción estratégica”. Y vale la aclaración que hablo del Movimiento Peronista y no de Partido Justicialista. Hablo de Pueblo y no de “Políticos”. Hablo de “barbarie”y no de “civilización”.Fue Romántico el “caudillaje” y las montoneras Federales del siglo XIX, denostados por el pensamiento liberal y la “izquierda marxista” también liberal. Fueron Románticos los anarquistas del siglo XX y de quienes de ellos “aprendieron” las y los obreros de trazos originarios de los yerbatales misioneros, de los ingenios azucareros del Tucumán o de “La Forestal”. Fueron Románticos, de alguna manera, las “boinas blancas” del primer Radicalismo siguiendo a un “caudillo”, última expresión este, de aquel Federalismo del siglo anterior.El tan exaltado pensamiento racionalista ilustrado, que inundó las aulas y las academias y su mediocre hija la posmodernidad, demolió la pasión, el deseo, la comunidad y la solidaridad que ella prohijaba, demolieron en definitiva… el romanticismo. Alguien se preguntó una vez ¿Es posible hacer política sin poesía? La pregunta quedará sin respuesta… por ahora.

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó, el diarito

Contador de Visitas

3147
4848