Las Cuatro escuelas donadas por Manuel Belgrano

por Felipe Pigna (extracto de Los mitos de la historia argentina 1)

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó, el diarito

Como premio por las victorias de Salta y Tucumán, Manuel Belgrano recibió de la Asamblea del año XIII un premio de 40.000 pesos oro y pidió que ese dinero se aplicara a la construcción de cuatro escuelas públicas en distintos lugaes del país. Al justificar su donación decía:
Nada hay más despreciable para el hombre de bien, para el verdadero patriota que merece la confianza de sus conciudadanos en el manejo de los negocios públicos que el dinero o las riquezas; que éstas son un escollo de la virtud, y que adjudicadas en premio no sólo son capaces de excitar la avaricia de los demás, haciendo que por general objeto de sus acciones subordinen el interés público al bienestar particular, sino que también parecen dirigidas a estimular una pasión abominable como lo es la codicia. He creído propio de mi honor y de los deseos por la prosperidad de mi patria, destinar los cuarenta mil pesos que me fueran otorgados como premio por los triunfos de Salta y Tucumán, para la dotación de escuelas públicas de primeras letras.’

Escuela número 452 Legado Belgraniano, cuya piedra fundamental fue plantada, sin mucho éxito, por el general Manuel Belgrano, el mismísimo creador de la Bandera, el 31 de marzo de 1813.

Como premio por las victorias de Salta y Tucumán, Belgrano recibió de la del año XIII un premio de 40.000 pesos oro y pidió que ese dinero se aplicara a la construcción de cuatro escuelas públicas en distintos lugares del país. Al justificar su donación decía:
Nada hay más despreciable para el hombre de bien, para el verdadero patriota que merece la confianza de sus conciudadanos en el manejo de los negocios públicos que el dinero o las riquezas; que éstas son un escollo de la virtud, y que adjudicadas en premio no sólo son capaces de excitar la avaricia de los demás, haciendo que por general objeto de sus acciones subordinen el interés público al bienestar particular, sino que también parecen dirigidas a estimular una pasión abominable como lo es la codicia. He creído propio de mi honor y de los deseos por la prosperidad de mi patria, destinar los cuarenta mil pesos que me fueran otorgados como premio por los triunfos de Salta y Tucumán, para la dotación de escuelas públicas de primeras letras.’

La estafa más grande de la historia

El fiscal Jerez pretende que se profundice la investigación judicial sobre el agujero negro en la herencia de Belgrano. “La intención es hacer un expediente más específico, porque pudo haber un suerte de malversación legalizada de los fondos originados en la donación”

  • Como ayuda le aportamos a Su Señoría la suma actualizada a julio de 2004, teniendo en cuenta:
  • que los 40.000 pesos equivalían en 1813 a 80 kilos de oro;
  • que tomando la cotización actual del oro, resulta un capital original de 4 millones de pesos actuales;
  • y que calculando una humilde tasa del 5 por ciento anual que es la que fijó en su momento la Asamblea del año XIII hasta tanto se construyeras las escuelas;
  • sumando el capital y los intereses de los 195 años el resultado final arroja la escalofriante cifra en pesos de 133.121281257.438, o sea: ciento treinta y tres billones ciento veintiún mil doscientos ochenta y un millones doscientos cincuenta y siete mil cuatrocientos treinta y ocho pesos.”

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó, el diarito