Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular

El Papa Francisco (la grandeza la ponen los que la tienen)

En un gesto de humildad que conmovió a los asistentes, el papa Francisco se arrodilló y besó los pies de los líderes enfrentados en Sudán del Sur instando a cumplir el compromiso de paz que firmaron el pasado año. El Papa Besa los zapados del Presidente de Sudan del Sur

“La mirada de Dios se dirige especialmente a vosotros, es una mirada que ofrece paz. Pero hay otra mirada dirigida a vosotros: la de vuestro pueblo, y expresa su ardiente deseo de justicia, reconciliación y paz”, dijo Francisco en este retiro de carácter diplomático y ecuménico.

En un gesto de humildad que conmovió a los asistentes, el papa Francisco se arrodilló y besó los pies de los líderes enfrentados en Sudán del Sur instando a cumplir el compromiso de paz que firmaron el pasado año.

“La mirada de Dios se dirige especialmente a vosotros, es una mirada que ofrece paz. Pero hay otra mirada dirigida a vosotros: la de vuestro pueblo, y expresa su ardiente deseo de justicia, reconciliación y paz”, dijo Francisco en este retiro de carácter diplomático y ecuménico.

Video del Papa besando los pies : https://youtu.be/mwTPjH9iX04

“Esta foto me ha dejado estupefacto. El hombre que no sabe qué hacer ante ese gesto es el presidente de Sudán del Sur, un país que ha vivido una sangrienta y cruel guerra civil en los últimos cinco años.El Papa le besa los pies, rogando por la paz en ese país. La crónica cuenta que les dijo: “Te estoy pidiendo como hermano que te mantengas en paz. Te lo estoy pidiendo con mi corazón, sigamos adelante. Habrá muchos problemas pero no nos superarán. Resuélvelos”,
Miro la foto y la vuelvo a mirar. Ese gesto supremo de humildad, de humillación extrema, por propia voluntad, no figura en ningún protocolo. Ni siquiera es fácil determinar que relación guarda con el objetivo buscado.
Es un grito desesperado.
Es el ruego casi impotente de un hombre común -y extraordinario- dispuesto a todo para parar una carnicería inhumana.
Sinceramente, me he quedado sin palabras.
Es como un supremo gesto ético, un disolverse a sí mismo en aras de un objetivo que afecta a la especie.
Estoy conmovido.” Julio Fernández Baraibar 

Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular