Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular

El Pensamiento Nacional y la Conferencia de Bretton Woods

-¿Es tan fácil producir dólares de la nada?… ¿del aire? Para los Estados Unidos sí. Siendo ellos los dueños del dólar, y siendo el dólar la moneda dominante en el mundo, ellos pueden —y en efecto lo hacen— imprimir todo el dinero que quieran para pagar sus deudas y realizar sus importaciones. ¿Cómo es eso posible? se preguntarán por segunda vez los incrédulos. Bretton Woods

Terminada la Segunda Guerra Mundial, en 1944, se llevó a cabo la famosa reunión de Bretton Woods (New Hampshire, EE. UU.), en la cual se establecieron nuevas reglas para manejar las relaciones financieras internacionales. Una de esas reglas fue la de restablecer el patrón oro como medida para ordenar el intercambio internacional. El famoso economista John Maynard Keynes, quien representaba a la Gran Bretaña, propuso la creación de una nueva moneda, pero los Estados Unidos, siendo dueños para ese momento de un tercio de las reservas mundiales de oro, lograron imponer el dólar como la moneda de intercambio internacional, con el compromiso de que este sería convertible a su valor equivalente en oro en el caso de que cualquier país firmante del compromiso lo solicitara. De esta manera las demás monedas se comenzaron a cotizar en dólares, y el precio del dólar se fijó en 1/35 de una onza de oro. Es decir que la onza quedó valiendo 35 dólares.

El acuerdo de Bretton Woods suponía que los Estados Unidos no deberían imprimir más dinero del que les permitiese el volumen equivalente de oro que mantenía en sus bóvedas; de esta forma mantendría estable el precio del dólar, ofreciendo así un medio de pago confiable para que tanto exportadores como importadores se sintiesen seguros. Así pues el dólar se convirtió en la moneda de cambio internacional, aceptada en todo el mundo. Pero el gobierno de los Estados Unidos incumplió su compromiso.

 

Siendo Estados Unidos los dueños del dólar, la moneda dominante del mundo, ellos pueden (y en efecto lo hacen) imprimir todo el dinero que quieran para pagar sus deudas y realizar sus importaciones.

En teoría, nada. En la práctica, el dólar es la moneda del imperio. El dólar tiene valor porque la gente cree que lo respalda la economía de USA, es un acto de fe. Su valor intrínseco es cero, desde que dejó de estar respaldado por el oro en 1971 por decreto del presidente Richard Nixon. Así ocurrió porque a USA no le convenía, ya que no había suficiente oro en el fuerte Fort Knox (más de 8 mil toneladas) lo cual le impedía seguir imprimiendo dólares.

Fort Knox

Se supone que el gobierno de EE.UU. le solicita a la Reserva Federal (un conglomerado de los principales bancos privados de USA) que imprima x cantidad de billetes y este se los envía a cambio de bonos (que generan interés) que le entrega el gobierno. Los billetes representan tan sólo el 3% de los dólares que hay en el mundo, el 97% restante es sólo electrónico, existe en los discos duros de las computadoras de los bancos, quienes son los verdaderos “creadores” de dinero fiduciario. Cuando un cuentahabiente va al banco y deposita 100 dólares, el banco tiene permiso de prestar hasta 900 dólares en crédito, y de esa manera se “crean” de la nada 900 dólares.

En agosto de 1971 el presidente Nixon acabó con la convertibilidad del dólar en su equivalente en oro, y de esta manera acabó también con el patrón oro. A partir de ese momento comenzó a operar el sistema de flotación, basado exclusivamente en el factor “confianza” en el dólar. Esta modalidad de crear dinero, por supuesto, ha llevado al mundo a llenarse a papel moneda fiduciaria (sin respaldo).  Cada vez que se presenta un problema económico lo resuelven por la vía fácil: poniendo las imprentas a producir más dinero proveniente de la nada.

La pregunta es la siguiente: ¿Por qué la emisión en los Estados Unidos y a diferencia del resto de países, no genera inflación? Imaginemos que en Argentina se emitiese sin límite; el resultado obvio sería inflación. Sin embargo, ello no ocurre en los Estados Unidos.

Recordemos que el dólar es una moneda internacionalmente aceptada para transacciones comerciales y financieras. Esa es la clave. Cuando Estados Unidos emite, cualquier “exceso” de dólares que de otro modo generaría inflación, “sale” del país y es aceptado por ciudadanos y habitantes de otros países. Entonces, como no todos los dólares emitidos se “quedan” en Estados Unidos, no se genera un problema interno de inflación. Desde luego, uno podría pensar que al haber más dólares en el mundo puede generarse una “inflación en dólares” a nivel mundial y estaría en lo cierto.

Ahora bien, ¿por qué se acepta el dólar fuera de los Estados Unidos, si este tiene problemas de deuda, dificultades fiscales, etc. No es una economía san?

El euro pasa por una etapa crítica con la crisis europea, mientras que el yuan chino no es convertible. Entonces se mantiene el uso del dólar a pesar de las dificultades de la economía estadounidense.

El yuan chino sigue fortaleciéndose activamente respecto al dólar estadounidense. Según los analistas, esta tendencia se debe al empeoramiento de las relaciones comerciales entre Washington y Pekín, así como a la regulación de la tasa de cambio por el Banco Popular de China.

Qué decisión adoptarán los exportadores de granos de Argentina, 68% de las cuales  estuvo a cargo de los 6 principales exportadores: Cargill, Cofco, Bunge, Dreyfus, AGD y Vicentín?

La gran incógnita, que debemos soportar la inmensa mayoría de los argentinos, por esta especulación económica financiera, viendo perder día a día nuestra capacidad de compra.

Silvio Bageneta

Mar de Ajó, 5 de Diciembre de 2018

Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular