Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular

Pensamiento Nacional: La comunión de la Legalidad y la Legitimidad

 

Fue específicamente desde los días previos al acontecimiento histórico por excelencia del Siglo XX en Argentina y Latinoamérica, es decir, el 17 de Octubre de 1945, que los trabajadores empezaron a mostrar precisamente la contundencia de la comprensión de los cambios que se venían produciendo.

Uno de los hechos más destacados es que las conducciones de las centrales obreras de ideologías socialistas y comunistas, fijaron el Paro general para el 18 de Octubre de 1945. Los trabajadores, los delegados, los dirigentes reales de los trabajadores se movilizaron el día previo.

LaFelicidadDelPueblo

Se estaba produciendo el surgimiento de una nueva legalidad gremial, sindical y política, fruto de una participación militante legítima. Y por ende se producía una nueva instancia legal democrática que consecuentemente trajo una legitimidad democrática para el pueblo argentino (que ya no sólo se dedicó a votar para elegir a sus candidatos, sino que obtuvo progresivamente sus postergados derechos sociales, económicos, etc.).

Para corolario, trajo consigo, también la concreción del fortalecimiento de la Nación y no sólo en términos territoriales y geográficos, sino integrales. El Estado Nacional se vio rotundamente fortalecido.

La consolidación del Movimiento Nacional

Ese movimiento nacional que se viene construyendo desde los albores de nuestra Patria y que se ve expresada en las luchas contra los españoles, los ingleses, con los caudillos federales del oeste, norte, la Mesopotamia, centro y la provincia de Buenos Aires enfrentando al Liberalismo (tengamos en cuenta que era el pensamiento y la política económica y militar de vanguardia en el Mundo) en la Vuelta de Obligado (de aquél 20 de Noviembre de 1845), renació y se fortaleció grandemente a partir de 1945.

En ese marco la necesidad de generar una nueva legalidad para el Movimiento Nacional, movió al General Perón a impulsar la creación de la Constitución de 1949. Marco Legal imprescindible para que se consolidara las conquistas alcanzadas legítimamente.

Los liberales argentinos, los de la generación del ´80, los que se expresan desde antes de esa fecha consecuentemente a través del diario La Nación, saben sobradamente que es imprescindible  contar con la legalidad. Por eso se aferraron con uñas y dientes a la Constitución de 1853 como paradigma de lo impoluto, intocable, ya que les daba marco legal a sus mezquinos intereses e inconfesables negociados unidos a los intereses británicos fundamentalmente en ese entonces.

Pero el Movimiento Nacional fue consciente de la importancia de la Constitución de 1949 y fue (como dijimos) el Marco legal del proyecto popular conducido por Juan Perón.

El empresariado Nacional

El empresariado Nacional participó activamente desde 1945 a 1955. No sólo en opciones Gremiales empresarias, que se alternativizaran a las existentes de los grupos minoritarios del privilegio (mayoritariamente ligadas a los intereses extranjeros), sino que participó ocupando puestos de relevancia en el gobierno del Gral. Perón.

Se transformaron económicamente, socialmente, culturalmente y fueron también militantes empresariales que conjugaban su legalidad con la legitimidad que brinda el estar participando de un proyecto de país de inclusión e integración nacional (actitud que se ha observado muy poco luego de 1955 en el empresariado nacional, dado el carácter absolutamente deshumanizante que de por sí tiene el capital ya que exclusivamente  da sentido a sí mismo en tanto de ganancias. Y éstas carecen de la menor sensibilidad social.)

El empresariado Nacional que dio lugar a la propuesta Peronista de : El Capital y el trabajo, arbitrados por el Estado.

Las necesidades de los trabajadores Atendidas

Los trabajadores a partir del primer gobierno de Juan D. Perón y Evita, dieron un salto notorio y elocuente en su condición humana, social, económica, gremial y política.

Existían condiciones económicas, sociales e internacionales que permitían el fortalecimiento de los trabajadores como clase. Sabemos que la segunda Guerra Mundial había permitido que se reemplazaran las importaciones por la industria Nacional (el imperio y los países dominantes estaban “distraídos” ).

Los trabajadores argentinos alcanzaron legalmente con un reclamo justo y legítimo de años no sólo un salario digno, horas de trabajo semanales apropiadas, descanso, vacaciones, complejos hoteleros en los centros turísticos del país (por primera vez en la historia Argentina), pudieron hacer que sus hijos estudien y ellos mismos se especialicen, etc. Todo eso y la sindicalización con leyes que dieron un sustento legal a sus derechos.

La movilización de los trabajadores en los actos peronistas hizo ver a un pueblo participativo y Feliz.

 

Las necesidades de los marginados. Los “cabecitas negras”

Tuvieron también su legalidad un sector muy postergado de la sociedad argentina: Los Marginados. Los despectivamente llamados por la reacción como “cabecitas negras”.

No sólo tuvieron legalidad a través de la compañera Evita, sino de las propias estructuras del Estado. Que no obstante el esfuerzo de 10 años de gobierno no pudo desterrar la Marginalidad en términos absolutos.

No fue, ni será tarea fácil desterrar la marginalidad. Porque el límite entre la ayuda y la dádiva es muy pequeño. Así como es angosta la tentación de dedicar el esfuerzo a la ayuda en lugar de buscar revertir el problema, ya que lleva evidentemente años resolverlo.

No sólo incluyendo fuentes laborales, capacitación laboral, comprensión, métodos de educación popular y tiempo (con paciencia incluida).

Es una tarea de años, legítima y que debe tener un marco legal.

 

José Hernández en su Martín Fierro, ya nos habla de otro momento histórico, cuando dice:

“Yo he conocido esta tierra
en que el paisano vivía
y su ranchito tenía
y sus hijos y mujer…
era una delicia el ver
como pasaba sus días. “

 

Silvio Bageneta

Mar de Ajó, 22 de Noviembre de 2018

Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular