Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular

El Pensamiento Nacional : Vivir con lo Nuestro

Vivir con lo Nuestro, es mucho más, que un libro (no muy extenso) que escribiera el Economista argentino y Funcionario en diferentes estamentos del estado: Aldo Ferrer. Decíamos que es mucho más ya que significa, implica una forma de concebir nuestro país, nuestra Latinoamérica. La integración del conjunto del pueblo a un proyecto económico, educativo, cultural, industrial, agropecuario, de salud, vivienda, ciencia, NUESTROS.

zzzznacp2NOTICIAS ARGENTINAS MARZO 8: Fotografia de archivo del economista Aldo Ferrer quienfallecio hoy. Foto NA zzzz

Vivir con lo nuestro conlleva decir La Felicidad del Pueblo y la Grandeza de la Patria.

Vivir con lo nuestro fue publicado por primera vez en 1983, Vivir con lo nuestro plantea una discusión acerca de la manera en que la economía argentina debe insertarse en el sistema internacional. La tesis central de Aldo Ferrer, inmortalizada en la frase que da título al libro, es que únicamente la movilización de los recursos propios permitirá poner en marcha la economía, reactivar el mercado interno y recuperar la viabilidad internacional. Estos postulados se enfrentaban a los de aquellos economistas que propiciaban endeudarse para “salir al mundo”.

Algunas de las afirmaciones que realiza Aldo Ferrer :

  •  “Hay que replantear el régimen de inversión extranjera. No para cerrar la puerta a los capitales, sino para recibirlos cuando hagan algo que nos interese en términos de desarrollo”
  • No es posible que un juez de Nueva York le diga al país que se debe derogar una ley para que se llegue a un acuerdo. Eso afecta la soberanía nacional y la división de poderes”, “A los fondos buitre se les hizo una oferta que es mala para el país. Se aceptaron todas las condiciones que nos hicieron. Es una pena porque el país se encontraba en una situación que no era tan mala con respecto a sus finanzas”.
  • “Se contrastan otra vez dos visiones de país, es un viejo dilema no resuelto en Argentina. Están confrontadas la visión neoliberal y la visión nacional de qué es la Argentina y a qué puede aspirar. vuelve a reeditarse esta vieja alternativa de la concepción de la Argentina como una pequeña economía abierta, un apéndice del mercado mundial que tiene que manejarse con las reglas del sistema financiero, del Fondo Monetario, de los mercados, que no tendría otra alternativa más que esa por la falta de recursos. Otra perspectiva histórica es la del desarrollo nacional, el convencimiento de que Argentina es un país importante, con un gran territorio, recursos humanos valiosos con capacidad de gestionar el conocimiento y la posibilidad de construir una economía industrial avanzada, integrada, con alto valor agregado y tecnológico, que se vincule al mundo de manera simétrica, no subordinada”.
  • “La fuga de capitales existe porque la Argentina neoliberal destruyó la función ahorro del dinero. Ante la incertidumbre, la respuesta más fácil fue convertir el ahorro en moneda extranjera”.
  • “El FMI tiene una visión tradicional de ver la economía desde la perspectiva monetaria, sin tomar en cuenta los aspectos estructurales ni los problemas del desarrollo”, y consideró que sus recomendaciones “carecen de significación como orientación de una buena política económica. Al FMI hay que tomarlo como una información y seguir haciendo lo que uno tiene que hacer y, sobre todo, tener la prudencia de no deberle nada al Fondo, que es lo que Argentina ha hecho”.
  • “Existe la idea que acá no hay empresarios nacionales porque el Estado se mete, o que hay algo en su ADN por lo cual no es innovador. Yo creo que el empresario es un sujeto histórico. Si un empresario coreano, que son los campeones mundiales de la innovación, viene a la Argentina, en pocos meses estaría comportándose de la misma manera que el empresario local. La dictadura y los ’90 fue un genocidio industrial. ¿Qué empresario nacional se puede construir en ese contexto?”
  • Ferrer apunta al “costo de crispación, deterioro de expectativas, desaliento de decisiones de inversión e, incluso, agravamiento del malestar inflacionario. Se trata, en definitiva, de mejorar el empleo de los instrumentos políticos con los que la democracia cuenta para resolver conflictos y convertirlos en oportunidades de despliegue de la imaginación y el potencial de recursos de un país tan ricamente dotado, de medios materiales y humanos como es el nuestro”.

Ferrer, recibido en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y ligado políticamente a la Unión Cívica Radical (UCR), fue ministro de Economía durante las presidencias de facto de Roberto Marcelo Levingston y Alejandro Agustín Lanusse, entre 1970 y 1971.

De la mano de Raúl Alfonsín, fue presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires, durante cuatro años; y con Fernando de la Rúa presidió la Comisión Nacional de Energía Atómica; también se desempeñó como director de Enarsa.

Fue uno de los fundadores del Plan Fénix, un proyecto aprobado en diciembre de 2001 por la Universidad Nacional de Buenos Aires para realizar un diagnóstico de la economía argentina y generar propuestas para salir de la crisis apostando al crecimiento con equidad.

Por último afirma Aldo Ferrer: “Los países emergentes, como los de  América latina, no tienen, al menos, todavía, capacidad suficiente para influir en la  transformación de las relaciones económicas  internacionales, pero conservan un poder decisivo  para impulsar su desarrollo y decidir su propio camino en el orden global.

El cambio es posible. Este conjunto de mensajes  está en línea con planteo de “vivir con lo  nuestro”. Es decir, la concepción del desarrollo  como un proceso de construcción en el espacio territorial de un país impulsado por la fortaleza de la densidad nacional.”

 

 

Silvio Bageneta

Mar de Ajó, 31 de Octubre de 2018

Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular