Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular

BONAMÍN, BASEOTTO, OLIVERA: CONTINUIDAD IDEOLÓGICA Y PELIGRO PARA LA DEMOCRACIA.

Por Lucas Bilbao – Historiador

DiarioLucasBilbao

En 1986, Emilio Mignone, abogado y fundador del CELS denunciaba que el obispado castrense representaba un “foco ideológico de riesgo para la consolidación de la democracia”. Más de 30 años después los obispos castrenses insisten en quebrantar las conquistas que la democracia argentina alcanzó -merced al trabajo de los organismos de Derechos Humanos- en materia de memoria, verdad y justicia. El actual obispo, Santiago Olivera pregona la defensa de los genocidas condenados por delitos de lesa humanidad. Su predecesor, Antonio Baseotto ahora cuestiona el fallo judicial que condenó a los homicidas del obispo Enrique Angelelli y pone en entredicho su asesinato perpetrado por la dictadura militar en colaboración con el obispado que él mismo dirigió años después.

MonseñorSantiagoOlivera MonseñorBaseotto MonseñorBonamin

Para muestra un botón de sus propias sotanas. El provicario castrense Victorio Bonamín, estaba en Europa el día del asesinato del obispo riojano. A su regreso al país y luego de una charla con un militar, anotó en su diario: “Mons. Angelelli: ¿un tiro en la cabeza?”(DVB 2/9/1976). El interrogante es contundente, fortalece la hipótesis del homicidio y descarta, en este tipo de charlas privadas, la versión del accidente. Bonamín era un funcionario religioso con acceso al tráfico y circulación de información confidencial. Al dudar sobre el modo, la pregunta presupone la veracidad del hecho. En otras palabras, la incógnita sobre el “cómo” confirma el “qué”.

Parece mentira que debamos volver sobre tópicos que creíamos totalmente superados
¡Memoria, verdad y justicia! ¡Ni un paso atrás!

Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular