Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular

El Pensamiento Nacional: El Sistema Educativo de Argentina

La Constitución Nacional de 1853 estableció el derecho a educar y enseñar como una responsabilidad atribuida a los gobiernos provinciales. Ley de Educación Común, a fines de ese siglo estableció su carácter obligatorio, estatal, , laico y gratuito.EscuelaArgentina

 

En esta línea de acción, se había sancionado la Ley Láinez, que señalaba claramente el influjo del Estado nacional en los sistemas educativos provinciales. Por otra parte, en la universidad tuvo lugar una profunda democratización en los claustros, a través de la Reforma universitaria de 1918.

La ley pronto hizo sentir sus efectos. De 28.152 alumnos que se registraban en 1906, se pasó a contar con 325.000, treinta años más tarde. En 1906 se fundaron 438 escuelas, un 11 % del total de las escuelas. La población colaboró donando terrenos y levantando paredes. Hacia 1930 el 30 % de las escuelas estaban bajo la órbita nacional, mostrando mucha mayor calidad educativa que la que brindaban las escuelas provinciales.

A partir de la Revolución Libertadora de 1955, el gobierno militar, aceptando las propuestas del FMI y del Banco Mundial, retrae el rol del Estado en materia educativa para controlar los gastos públicos y comienza la transferencia de las escuelas nacionales al ámbito provincial.

La educación de la Argentina, en instituciones del Estado, es gratuita en los niveles inicial, primario, secundario y terciario así como en las carreras de grado de nivel universitario. La educación privada es paga, aunque buena parte (especialmente en establecimientos primarios y secundarios) cuentan con subsidios del estado para soportar sus costos. Según estudios de la Unesco, la educación en Argentina garantiza igualdad al poseer características institucionales que impiden la mercantilización de la educación, así como la de Finlandia tiene características que favorecen la educación en población multiétnica y enseñanza especial, la educación de la Argentina favorece la equidad.

Desde que la UNESCO (La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, abreviado internacionalmente como Unesco) en la actualidad mantiene su compromiso con una visión holística y humanista de la educación de calidad en el mundo entero, trata de hacer realidad el derecho de cada persona a recibir enseñanza y sostiene el principio de que la educación desempeña una función esencial en el desarrollo humano, social y económico.

El sistema educativo público Universitario tiene diversas ventajas. En algunos países, es gratuito, es decir, no hay que pagar nada por estudiar en si, dándole la posibilidad al alumno de aprender una carrera sin ningún tipo de gasto institucional. La gratuidad de la enseñanza se debe a la inversión de determinados gobiernos para con las universidades.

Otra de sus indiscutidas ventajas es el impacto cultural que se desarrolla, ya que los estudiantes mantienen relaciones continuas con personas extranjeras que, por razones varias, pudieran tomar la decisión de irse de su país, provincia o localidad, para buscar la accesibilidad hacia los estudios superiores. El sistema de educación pública también incrementa y fomenta el entusiasmo al obtener un título universitario, -basada dicha obtención únicamente en méritos y esfuerzos individuales por sobre cualquier implicación económica- y poder ejercerlo.

En Argentina las Universidades Nacionales, también denominadas “Universidades Públicas o Estatales”, es el nombre utilizado para referirse a todas aquellas instituciones cuya creación surgió a partir de la promulgación de una Ley del Congreso Nacional, excepto aquellas cuya creación precedió a la del estado mismo (como es el caso de la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad de Buenos Aires). Son entidades jurídicas de derecho público y su financiamiento regular proviene del estado nacional, de conformidad con lo establecido en la ley de presupuesto anual.

Las universidades nacionales tienen la mayor participación de todo el sistema universitario argentino: cuentan con más del 80% de la población estudiantil y con campus extendidos a todas las provincias que comprenden el territorio nacional, representan más del 50% de la investigación científica del país y brindan asistencia técnica a los sectores público y privado.

Las universidades públicas son absolutamente gratuitas (no se paga ninguna tarifa durante los estudios), como lo es el acceso a libros en las bibliotecas de las universidades. Sin embargo, la compra en librerías y material de estudio (como fotocopias de libros que son muy comunes) es generalmente pagado por cada estudiante. Para estudiantes de bajos ingresos hay una gran variedad de becas.

La Educación pública no es un gasto, como afirman los contadores y economistas neoliberales: ES UNA INVERSIÓN. Aunque para los neoliberales le Educación es un NEGOCIO. Baste leer “El Capital en el siglo XXI” de Thomas Piketty para confirmar que en EEUU y otros países dominantes de Europa, el negocio de la Educación privada tiene supremacía.
Queda por recordar (ya que estamos siempre pensando en el mundo, en Europa y EEUU) que la Universidad de Buenos Aires (UBA) volvió a estar en el centro de la escena a partir del reconocimiento en un reciente ranking de universidades de la región y el mundo, donde la unidad académica argentina es la más destacada de los países de habla hispana. (Según La Nación, Clarín o Página 12,  de Junio de 2018).

 

Silvio  Bageneta

Mar de Ajó, 19 de Septiembre de 2018

Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular