En un agregado a la legislación vigente, el titular de la comisión de Legislación del Trabajo y autor del proyecto, Héctor Recalde, precisó que “los periodistas profesionales tienen derecho a considerarse en situación de despido cuando en el medio de comunicación con el que estén vinculados laboralmente se produzca un cambio sustancial de orientación informativa o línea ideológica.

También lo prevé para “cuando la empresa les traslade a otro medio del mismo grupo que por su género o línea suponga una ruptura patente con la orientación profesional del periodista o del medio en el que prestaba servicios y cuando sin su consentimiento, se inserte o retire su firma o autoría o cuando se atribuyere la autoría de un trabajo propio a otro”.

Al explicar el proyecto, Recalde dijo que “el articulado propuesto responde a la necesidad de otorgar a los periodistas profesionales un derecho básico, teniendo presente su condición de factor trascendental de los mismos en la producción de informaciones y opiniones, así como el compromiso ético y personal que importa el ejercicio de su profesión”.