Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular

Lucy de Cornelis y los 20 años del Movimiento: “Todo se puede con la lucha”

Agencia Santa Rosa – Un día como hoy, pero de hace 20 años, el Movimiento de Mujeres Agropecuarias en Lucha llevaba a cabo su primera asamblea provincial. Un grupo de 300 mujeres pampeanas se reunieron en Winifreda para empezar una lucha que ni ellas sabían las dimensiones que alcanzaría. Esposas de hombres de campo que Agencia Santa Rosa – Un día como hoy, pero de hace 20 años, el Movimiento de Mujeres Agropecuarias en Lucha llevaba a cabo su primera asamblea provincial. Un grupo de 300 mujeres pampeanas se reunieron en Winifreda para empezar una lucha que ni ellas sabían las dimensiones que alcanzaría. Esposas de hombres de campo que se vieron obligadas a salir a la calle para defender sus bienes, el bienestar de sus familias, y el futuro de sus hijos.

Pero esa lucha llegó mucho más lejos, y se transformó en una lucha por la soberanía argentina.

Lucy Abram de Cornelis fue la gestora de este movimiento. Corría el año 1995 cuando se enteró que le iban a rematar el campo, y en ese mismo momento se dio cuenta que no podía quedarse de brazos cruzados. “El 27 de mayo llegó el rematador Oscar Brañas a mi casa a embargar todo. Esa noche no podía entender cómo en un momento estabas bien y de repente, por la compra de un tractor y haber sacado 15.000 pesos en el Banco de La Pampa en 1994, en 1995 debíamos 240.000 pesos… Y con el Banco Nación era el valor de 10 tractores. Yo ni dije nada… Esa noche, lo primero que guardé fueron los cuadros de mis hijos, que ya estaban estudiando, estaba sola. Y cuando me acosté no dije nada y sentí que algo me dijo “vos podés”. A la mañana siguiente fui a la radio, hice la convocatoria y aparecieron mujeres. Al otro día fuimos a la radio de Eduardo Castex, y después vinimos acá a una radio del campo. Y empezaron a llamar tantas mujeres que dijimos ¿qué hacemos? Y decidimos hacer la primera asamblea”, recordó Lucy. LucyDeCornelisMovimientoDeMujeresAgropecuariasEnLucha

Ese 3 de junio 300 mujeres de toda la provincia se reunieron en Winifreda convocadas por un mismo problema y por el afán de encontrar una solución. Ese día Lucy le pidió a una de sus hijas que le alcance una Bandera argentina y el Himno Nacional: “yo no tenía idea de lo que era una asamblea. Decidimos que a partir de ese momento no íbamos a dejar que a ninguno se le sacara un pedazo de tierra, ni una herramienta”, aseguró.

Luego de este encuentro llegaron a Santa Rosa con un petitorio de 8 puntos destinado al Gobernador de aquel entonces, Rubén Hugo Marín. Entre esos puntos, los más importantes eran parar los remates, hacer un recálculo de la deuda, y un plazo de años para pagarla.

“En ese momento pedíamos 10… A la semana nos atendió (Carlos “Palo”) Medrano, y nos mandó a criar avestruces, a sembrar aromáticas… Una tomada de pelo”, expresó.

Lucha a nivel nacional

Llevaban unos meses de lucha cuando se empezaron a comunicar con ellas mujeres de otras provincias del país que estaban sufriendo el mismo problema. “En ese marco hicimos la primera asamblea nacional que fue el 21 de septiembre de ese año, participaron unas 1.000 mujeres y realizamos otro petitorio más amplio, más regional. Eso era como un despertar, porque salir de la cocina… Empezamos a pedir a los políticos, íbamos a todos lados, y hablábamos de hacer una marcha… Pensábamos que nos iban a entender, y no fue así”, recordó.

Lucy dijo que luego comenzaron a reunirse para parar los remates y evitar las compras de sus bienes. “Primero te quieren comprar, lo que quieras imaginarte, con el dinero que se te ocurra. Y cuando no logran eso, van al remate. Llegó nuestro remate, y realmente vinieron todas las mujeres del país a pararlo. Decían: “Lucy, te compramos la casa”; y yo decía que no, porque si en ese momento demostrábamos debilidad, perdíamos todo”.

Finalmente pudieron parar el remate, pero el daño ya estaba hecho. Su marido, Emilio Cornelis, sufrió tanto la situación que antes del remate sufrió un ACV que lo dejó en una silla de ruedas por diez años, y murió en 2004.

Pero nada frenó a Lucy y al movimiento de mujeres que se había formado con miembros de todo el país.

“Caminábamos sin nada, porque no teníamos plata, ni siquiera para llegar a Buenos Aires. Y vinieron del extranjero a entrevistarnos, de Francia, fuimos invitadas a México… Y ahí nos dimos cuenta que nuestra lucha no sólo era para Argentina, era para todo Latinoamérica”, afirmó.

En ese contexto también se dieron cuenta de una jugada que le quedaba al por entonces presidente de la Nación, Carlos Menem, que era la venta de las hectáreas hipotecadas a Estados Unidos. “Descubrimos que a Menem lo último que le quedaba era el Banco Nación, y 14 millones de hectáreas estaban hipotecadas ahí; entonces por la transformación del Artículo 29, le dejaba el pase libre para venderlas. Fue cuando vino George Bush a La Rural… Venía a llevarse todas las tierras”, aseguró.

Finalmente eso no se hizo, y Lucy reflexionó sobre esa situación: “no sé por qué no lo hizo (Menem)… Porque fuimos las primeras que hicimos la primera marcha, con el tractor, 2.500 mujeres… Yo creo que le tocamos el corazón”, supuso.

La victoria

Los años de lucha tuvieron sus frutos en el año 2003, con la llegada de Néstor Kirchner a la Presidencia de la Nación. Pero para ese entonces Lucy ya había perdido su casa, herramientas y sus animales. De todas maneras no se enfoca en lo que perdió, sino que se alegra por lo que pudieron ganar todos.

“Veníamos luchando por la refinanciación. Nos quedamos un día y pensábamos tomar el banco, y nos dieron la posibilidad de pagar el 15% de la deuda y seguir con los intereses por 20 años… Y eso nos sirvió. Pero a mí me llamaron y me dijeron: “Usted tiene que dar el ejemplo”; y el ejemplo era que tuve que vender todas mis vacas, herramientas, mi casa…

Después en 2003, cuando llegó Néstor Kirchner, hablamos con él y con Felisa Miceli, que era presidenta del Banco, y se hizo el estudio de todas las carpetas. Le dio la posibilidad a todos los que estaban endeudados. A las 14 millones de hipotecas que había, las sacó e hizo un recálculo de la deuda, con plazos, con los intereses bajos, ahí la historia cambio. Yo dije: “nos sacó el trabajo”, recordó entre risas.

En ese marco, Lucy dijo que es importante tener memoria para que el neoliberalismo, que siempre quiere volver, no pueda hacerlo. “Yo le pido a todos, que no nos olvidemos quiénes fueron los autores de todo esto que pasó en Argentina. Uno ve que muchos se vuelven a proyectar como candidatos y no… Que le dejen el paso a los jóvenes, y que seamos unidos, que veamos las cosas que se hicieron en este país, porque yo lo recorrí y se cómo estaba devastado por todos lados, la gente como estaba, y hoy cambió. Sigamos construyendo, quien sea que esté, pero sigamos construyendo”, manifestó.

“Lo haría de nuevo”

Por otro lado recordó lo difícil que fue enfrentar a todos aquellos que no las querían en la lucha, o incluso enfrentar los prejuicios de sus maridos que no querían a sus esposas en la calle. “Tuvimos que dejar la familia y pelear. Los maridos no querían que la mujer estuviera en la calle”, recordó.

También se refirió a las amenazas que recibían de todos aquellos que las querían sacar de su lucha: “tuvimos que soportar de todo… Que te llamaran y te dijeran que te iban a matar a tus hijos, que sabían dónde estaban. Ir a los programas de televisión y nos decían que la termináramos porque íbamos a aparecer en un zanjón… Pero valió la pena. Creo que lo haría de nuevo… Inmediatamente hoy si me necesitan, estaría haciendo lo mismo”, aseguró.

“Todo se puede con la lucha”

Lucy dijo que hoy el Movimiento no continúa porque ya no tiene razón de ser, pero dijo que cuando alguien tiene algún problema, ellas le ayudan desde la experiencia para así encontrar el camino.

“Creo que todo se puede con la lucha, no hay otra. Y es muy lindo, porque creen que te van a destruir, pero te llenan el alma, porque estábamos todos juntos, peleando por una causa, por nuestros hijos. Sin ningún interés económico, solo por ver flamear la bandera argentina”, expresó.

Y a esa bandera que llevaron a todos los remates, ahora quiere entregársela a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner: “se la quiero dar a la Presidenta porque el destinatario es Néstor Kirchner, porque nos ayudó a todos por igual, no preguntó de qué color político éramos, y había gente de todos los colores políticos. Había una causa que solucionar…”.

Finalmente, Lucy dijo que tantos años de lucha le dejaron amigos por todo el país, muchos de los cuales, lamentablemente, ya murieron. Y consideró la victoria en esta lucha como un homenaje a todos aquellos que no pudieron seguir peleando, y a los que lucharon, pero ya se fueron. “Muchas mujeres se fueron muriendo, y esto es en honor a todas ellas. También a todos los que murieron, que no soportaron, que se ahorcaron, a chicos que se suicidaron cuando les decían que no podían estudiar más… Entonces el homenaje a todos, a Joaquina, mi gran compañera, a otras que pensamos distinto y eso nos alejó y no, la lucha era una y era por la Patria, por nuestra soberanía argentina. Porque si las madres les dimos la vida, tenemos que darles el futuro ¿no?”, concluyó. “LA REFORMA S.R.L.  “

Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular