Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular

DERECHOS HUMANOS “Quienes tengan dudas que vayan a Abuelas, los van a recibir con mucha calidez”

Jorge Castro Rubel, el último nieto en recuperar su identidad, destacó hoy que “quienes tengan dudas sobre su identidad, se acerquen a Abuelas, no lo duden porque hay gente preparada, que los va a recibir con mucha calidez”, y enfatizó: “Después los resultados serán unos u otros pero no duden en dar ese paso”.

En diálogo con Télam, Jorge, que desde el 4 de diciembre último sabe que es hijo de Ana Rubel y Hugo Castro, militantes de las FAL (Frente Argentino de Liberación), resaltó que “está contento de encontrar esta verdad”.

Nieto Recuperado 116

Nieto Recuperado 116

En ese marco relató que cuando recibió el llamado de Claudia Carlotto, titular de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) “me costó entender, me conmocionó y nos fuimos para el centro, a ver a Claudia que si bien informa los resultados del análisis durante una entrevista, durante un encuentro en persona, le fui sacando datos mientras hablábamos por celular, mientras iba en el auto”.

“Le insistí, la ansiedad era muy grande”, se entusiasma Jorge, que hace referencia al momento en el que con su mujer fueron hasta la Conadi, y agrega: “Con esa primera información llegué y empezamos a conocer mi historia”.

El nieto número 116 en recuperar su identidad por la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo y el cuarto en lo que va del año es sociólogo, egresado de la UBA, tiene dos hijos y ya se encontró con “esa familia que me esperaba, que me estaba buscando”.
Ya se encontró con los tíos Perla, de parte materna y Ruben, de parte paterna, como así también con sus primas y explica que “me preocupaban los vínculos, tanto a mí como a ellos, pero nos hemos llevado muy bien, y sé que también tengo familia en el exterior”.

El joven que hoy se desempeña como investigador asistente del CONICET, fue criado por civiles, y hace dos meses se presentó en forma espontánea a realizarse los análisis de ADN porque tenía dudas sobre su historia.

El hijo de Ana y Hugo, que fueron secuestrados en enero de 1977 por el Ejército y estuvieron en algún centro clandestino de detención dependiente de esa fuerza hasta que Ana fue llevada a la ESMA para dar a luz, destacó: “si hablo con la prensa es porque creo que con la difusión del caso podemos estimular a que otros se animen a acercarse a Abuelas, a la CONADI, y se resuelvan todos los casos que todavía están pendientes”.

Durante la charla, Jorge recordó el encuentro con la titular de Abuelas, Estela Carlotto, que se produjo este semana, antes de la conferencia de prensa que se realizó en la sede de ese organismo y en la que se difundieron detalles de la historia de los padres de Jorge.

“Fue muy emocionante porque Estela es todo un emblema y tenía ganas de conocerla desde ese lugar” expresó y recordó que para su tía, que fue quien se acercó a decirle que no era hijo biológico de quienes lo habían criado durante estos años, “fue una emoción”.

Por otra parte, al ser consultado por el asado que realizan todos los nietos recuperados cuando se produce la restitución de un nuevo “hermano”, como llaman ellos a quienes recuperan su identidad, explicó que “ya está agendado pero para más adelante, por ahora me excusé, estoy procesando este momento”.

Jorge es sociólogo de la UBA, investigador del Conicet, y hace una semana supo que era hijo de desaparecidos y había nacido en la ex Esma, un lugar que visitó el 24 de marzo de 2004 cuando Néstor Kirchner anunció que iba a ser convertido en un Espacio para la Memoria.

En la conferencia de prensa en la que Carlotto leyó el comunicado en el que se relataba la historia de Jorge, lo describió como “un chico alegre y generoso” y agregó que “cuando lo conozcan van a ver que no son palabras de una abuela que está obnubilada por la alegría y el amor, sino que la forma en la que lo describo es verdad”.

Fueron las Abuelas las que informaron hace días la historia de los padres del joven: Ana Rubel, su madre, era maestra y estudiante de Ciencias Económicas, mientras que Hugo era maestro mayor de obra, vivió en Córdoba donde trabajó como obrero de la Ford y cuando se mudó a Buenos Aires comenzó a estudiar Arquitectura en la UBA.

Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular