Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular

OLIVICULTURA EN PATAGONIA

En la Patagonia se puede producir Aceite de Oliva Extra Virgen de máxima calidad, superior, inclusive, al de otras regiones del país en cantidad y calidad.

EL OLIVO EN LA ZONA SUR
En este sentido es importante señalar las virtudes regionales que hacen que el aceite de oliva producido en la zona de Sur de Buenos Aires y Patagonia, sea de los mejores del mundo.

Hay tres condiciones esenciales que lo hacen posible, la Heliofanía de la zona, por un lado, los suelos calcáreos, por otro, y las bondades del clima en cuanto a que no existen temperaturas extremas de frío, aunque sin embargo la estación fría está bien marcada. Estos factores, hacen que las características químicas y organolépticas de los aceites de oliva de la región sean de una calidad elevada. (Tomaselli et al, 2008)

Esto es algo perfectamente mensurable por parámetros objetivos, es decir, cuantificable en términos de análisis químicos. Por ejemplo, sabido es que la calidad de lo referente a Aceite de Oliva, es fijada por un organismo que se denomina Consejo Oleícola Internacional, con sede en Madrid. Establece las normas de calidad que se conocen como ?Normas COI ?. Dentro de esa
normativa, se establece la categoría ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA, que es el aceite cuyo contenido de Ácido oleico no es inferior al 55 %. En otro orden,el índice de acidez, no debe superar el 0,8 %. Esto hace a los parámetros de calidad general para ser considerado Aceite de Oliva de calidad ExtraVirgen.

Debe ser extraído por medios mecánicos a una temperatura no superior a 30º Centígrados. (Tomaselli et al, 2008)
Ahora bien, qué tiene eso que ver con nuestra zona. Los aceites del Norte argentino, en especial los de Catamarca y La Rioja, tienen un contenido bajo de ácido Oleico, sus guarismos rondan entre el 48 % y el 54 %. O sea que no cumplen la normativa COI para ser considerados Aceites de Oliva.

Hay algunos otros compuestos que también se encuentran fuera de norma, como el Campesterol, por ejemplo, que sirve para denotar las mezclas de aceites de oliva con aceites de semilla, el contenido de Campesterol del los aceites del Norte, es de aprox. un 4,4 mg./litro. El número máximo de Campesterol establecido por la COI es de 4 mg./litro. En los datos del Sudoeste Bonaerense y los aceites producidos en Río Negro, los números son de los mejores: el ácido
Oleico ronda entre el 68 % y el 72/74% y el campesterol no supera los 3,3 mg./litro. Es más, comparado variedad contra variedad, la Arbequina Catalana, tiene en Cataluña, su zona de origen, un 65 % de Oleico, y en Coronel Dorrego un 68/72%. Es decir, que la arbequina dorreguense es mejor que su homónima española. (Scanu, 2007 )

Estas no son sólo cuestiones de química abstracta. El aceite de oliva no es una materia grasa más. El aceite de oliva es un zumo de fruta que tiene principios activos que lo transforman en un complemento dietario: su amargor y picor, señalan la presencia de sustancias antioxidantes: aquellas que combaten la acción deteriorante de los radicales libres, los agentes causantes del envejecimiento y muerte celular.

Tiene mucho Tocoferol, es decir, pro vitamina A. Es antihipertensivo, entre otros factores. Estas cualidades son las que se expresan en esos números de los análisis químicos. (Tomaselli et al,2008)

Hay una trilogía de técnicos históricos argentinos que se dedicaron al
estudio y desarrollo de la olivicultura en nuestro país y de la elaiotécnica. Ellos fueron los citados Bovet, en la década del ?20, Uboldi, en la década del ?40 y el Ing. Agr. Dante Floreal Mársico en la década del ?50. Todos señalan con absoluta certeza y datos en la mano que los aceites del sur de Buenos Aires están entre los más finos posibles de obtener en Argentina. Sobre esos parámetros nos plantamos al señalar una oportunidad real y concreta que potencia la región a límites nunca vistos.

INFORME SOBRE OLIVOS (DETALLE)

1) INTRODUCCIÓN
El olivo, según la clasificación botánica en uso, se denomina Olea europea sativa Linn. Variedad communis, es de la familia de las Oleáceas. Hasta allí una definición que nos puede servir para resolver las palabras cruzadas. Volvemos a la clasificación botánica y nos encontramos con que esta familia es muy grande, con 29 géneros, de los cuales los más importantes son: Fraxinus (Fresno); Jasminum (jazmín); Ligustrum (Ligustro); Syringa (Lila) y Olea. A su vez
dentro de este género, Olea, hay 35 especies, una de los cuales es la citada Olea europaea , que según otra clasificación se divide en dos subespecies:
sativa (es decir, cultivada) y sylvetris (es decir, salvajes). En definitiva, dejando las polémicas para los botánicos, lo que nos importa es que la única especie de la gran familia Oleaceae que es comestible es nuestro olivo.

Mucho se ha hablado y escrito acerca de esta planta. Hay de todo en esta tradición. Es decir, hay muchas opiniones, mitos y leyendas y el conocimiento que se tiene de él es más que nada un compendio intuitivo, producto de la larga existencia de la planta en las proximidades de los seres humanos.

Trataremos de ir despejando el tema de la manera más ordenada posible y mirando con detalle la fuente de cada una de las opiniones y la información.

Como sabemos, se trata de un árbol, cuyo fruto es apreciado para uso alimenticio humano. Se lo aprovecha para uso en conserva en distintos modos y, por su alto contenido oleico, se destina a uso como aceite comestible.

Cuando es destinado a este uso oleícola, el proceso de producción conlleva desperdicios que se pueden utilizar a su turno como alimento animal, por una parte, y se generan otro tipo de residuos que pueden destinarse a la industria de cosmética. De hecho también, buena parte del uso que se le da al aceite de oliva en el mundo es como insumo de la industria farmacéutica.

Dentro de esos usos, estimamos como estratégico el uso oleícola, por tener mayor demanda a nivel internacional, teniendo esa demanda un horizonte de certeza sostenible en el tiempo. Al respecto, el INTA La Rioja, manifiesta: ?Los principales destinos de exportación son: Brasil, la Comunidad Económica Europea, Japón, Venezuela, Uruguay y Estados Unidos ?.1

Dentro de la zona de Argentina en la que a priori determinamos la futura implantación, se comportan mejor las variedades aceiteras, de modo que podemos inferir que el rumbo general esta marcado correctamente. De tal manera, no generamos información de las llamadas variedades para ?conserva?, ni las llamadas ?doble propósito?.

2) EL ORIGEN
Según se puede determinar por muchas fuentes, el origen del Olivo es la zona aledaña al Mar Mediterráneo. El área en realidad es un poco más grande, si consideramos ciertas las afirmaciones que están en el libro del Génesis (Gen. 8,11) y refieren el momento en que el arca de Noé embicó en el 1 Nota ?La Rioja aumenta la superficie plantada en un 1000 %? INTA La Rioja, Ing. Agr. Jorge Ortiz

Monte Ararat y, soltado una paloma para ver si habían bajado las aguas del diluvio, ?la paloma vino al atardecer y he aquí que traía en el pico un ramo verde de olivo?? Con lo cual el famoso Noé supo que las aguas habían bajado. De modo tal que podemos decir que el Olivo es antediluviano.

En realidad, siendo serios, todas las fuentes, tanto botánicas como
etnográficas y geográficas coinciden en las apreciaciones sobre el origen, en apariencia en Asia Menor y desde allí se habría dispersado por la región mediterránea. Fue el aceite de oliva usado por todas las ?civilizaciones? de la antigüedad, tanto los egipcios como los griegos, romanos y árabes. En España en apariencia los introductores fueron los romanos, aunque los mayores impulsores del cultivo sistemático en la península ibérica parecen haber sido los árabes.

Es interesante seguir la reflexión del Ing. Alberto Uboldi, en lo que hace al origen lingüístico: ?En árabe al Olivo se le dice az-zeitonn, mientras que al aceite se lo denomina az-zeit, que quizá derive del semítico ?zeit?. En griego se denomina elaias al árbol, de donde proviene seguramente la palabra latina olivum y oleum para designar el
árbol y el aceite respectivamente.?2

En cuanto a los tiempos, todas las fuentes señalan que restos de formas silvestres de olivo ya aprovechados por el hombre, fueron datados hace cerca de 40.000 años y formas ?domesticadas? se encuentran desde 4.000 a 3.500 años antes de la era cristiana.

En cuanto a la longevidad del árbol en sí, hay en el mundo varios ejemplares milenarios, siendo quizá los más famosos los siete olivos del Huerto de Getsemaní. Lugar donde acostumbraba orar Jesús y donde fuera apresado, que aún se mantienen al día de hoy vivos y productivos en Israel.

3) EL OLIVO EN ARGENTINA
Como quiera que sea, era muy importante el cultivo del Olivo en España al momento del descubrimiento de América. Así, no es de extrañar que ya en los primero años del poblamiento conquistador en nuestro continente se hubiesen plantado olivos, traídos por las distintas corrientes inmigratorias. Se ubica el olivo más antiguo como el existente en La Rioja, en la región denominada ARAUCO, estimándose su plantación por el año 1620.

2 Ing. Agr. Alberto UBOLDI ?Tratado de Olivicultura?, Editorial Suelo Argentino, Buenos Aires, 1945, Pág.15

Lo notable del caso es que la olivicultura nacional logró un notable desarrollo que motivó la represión del rey de España, Felipe I y Felipe II, quienes en cumplimiento de las Leyes de Indias ordenaron la destrucción de todos los olivares del Nuevo Mundo. El que persiste hoy día en Arauco es uno de los pocos sobrevivientes, siendo a posteriori pequeñas estaquitas de este árbol las que, casi en la clandestinidad, eran llevadas por distintos pobladores a plantar
sendas chacras.

Desde ese momento, que podemos situar hacia finales del S. XVIII, el olivo tuvo una lenta difusión en el país. Las cifras más antiguas que se conocen corresponden al año 1908 y citan, ?en La Rioja 50.000 plantas, 23.000 en Mendoza y 7.700 en San Juan?3. Es decir, nos dan para el total del país 80.700 plantas.

El mismo Ing. Agr. P. A. Bovet, señala en la obra citada diversos datos compilados por el mismo, para el año 1918, dando un total país de 189.150 plantas. De la lista discriminada por provincias surgen datos interesantes, por ejemplo, ya Buenos Aires era la tercera provincia olivícola argentina, con 35.000 plantas. La primera seguía siendo La Rioja, con 60.000 plantas para ese año 1918. La segunda es Mendoza con 50.000 plantas. La cuarta ubicación es para Entre Ríos con 20.500 plantas.
4
El censo nacional agropecuario del 30 de Septiembre de 1942, nos señala un dato de mucha importancia a poco que lo menucemos: ?Cantidad total de plantas en el país: 2.816.122 (Dos millones ochocientos dieciséis mil ciento veintidós)?. Hasta allí lo relevante sería que el crecimiento desde 1908 es de un 3.489 %, lo que en una cuenta sencilla nos da un crecimiento hipotético anual
de 102,6 % para cada uno de los 34 años transcurridos.

Sin embargo, los datos del censo referido señalan dos categorías, a saber:
Plantas de más de siete años: 521.245 3 El Olivo, su Cultivo y Utilización en la Chacra Argentina Ing. Agr. P.A. Bovet, Pág. 22. Taller de Impresiones Oficiales, La Plata, 1935.-
4 Ing. Agr. Pedro A. Bovet, Op. Cit. Pág 35 y ss.

Plantas de siete años o menos: 2.294.877 5 De esta manera aquel crecimiento lo debemos reconsiderar y nos queda que el guarismo desde 1908 hasta 1935 fue de un incremento total en la cantidad de plantas del 645,9 % en 27 años, lo que nos lleva el incremento anual a un porcentaje del 23,9. Hasta aquí llegamos a las más de quinientas
mil plantas del año 1935.

Partiendo de ese punto, tenemos que las plantas se incrementan un 540,3 % para llegar en 1942 a los números que señala el censo citado. Entonces nos va a llamar la atención este incremento real de 77,18 % anual entre el año 1935 y el 42.

¿Qué pasó en el país en esos años?
Se sancionó la Ley 11.643 de Fomento de la Olivicultura y su decreto reglamentario en diciembre de 1932. Se estableció una política crediticia acorde, con crédito al 5 % anual, etc. Desde aquel gran salto inicial en la décadas del ?30 y del ?40, el crecimiento fue muy poco y paulatino.

Llegado el año 1941, se produce otra normativa sobre el tema, cuyos
considerandos nos traen bastante luz a la situación del momento. Dice así:
?Visto los informes producidos por la Comisión Asesora de Olivicultura, por el Ministerio de Agricultura, la minuta de comunicación del Honorable Senado de fecha 3 de septiembre de 1941, solicitando la aplicación estricta de la Ley nº 11.643 y las presentaciones y requerimientos de los plantadores e industriales;
Que la actual escasez de aceite de oliva y de aceitunas debidas a las
dificultades del intercambio comercial, con los países europeos productores, obliga al consumo exclusivo de aceite de semilla y substitutos; Que los estudios y experiencias realizados por la Comisión Asesora de Olivicultura y otras instituciones técnicas han llegado a la conclusión que es factible y provechoso, dadas las características óptimas de vastas regiones del país de
desarrollar el cultivo del olivo con rendimientos altamente benéficos?.?

Más adelante agrega: ?por cuanto el consumo de este aceite tiene un
mercado interno apreciable, habiendo llegado el promedio de importación de los últimos 15 años a 33.395.000 kilogramos anuales?? y para abundar, más 5 Ing. Agr. Alberto Uboldi, Op. Cit. Pág. 26 y 27.
adelante expresa:?? a pesar del constante aumento de la elaboración de
aceite comestible de semillas? ha llegado a un promedio de 44 millones de kilogramos durante el último decenio, el aceite de oliva conserva ese importante mercado interno??. Por todos estos fundamentos y otros muy abundantes, se crea la Corporación Nacional Olivícola. 6

Este organismo, gran impulsor de la olivicultura nacional, fue sostenido con otra ley nacional olivícola complementaria de la ya mencionada de 1931. Esta ley, número 12.916/46, se sancionó en diciembre de aquel año 1946 y se publicó en el Boletín oficial el 20 de enero de 1947. Y lo más importante, es que la plena vigencia de esa ley integral de la Olivicultura, garantizó un trabajo muy importante de la Corporación Nacional de Olivicultura, que fuera creada por la misma, ratificando el decreto de 1941 y dándole plena relevancia normativa a su nacimiento..

Se realizaron muchos trabajos a lo largo y ancho del país, hasta llegar en 1954 la primera ?Conferencia Nacional del Olivo?, a la que se puso el lema ?HAGA PATRIA PLANTE UN OLIVO?.
Había en ese momento más de setenta chacras experimentales en todas las regiones del país y la actividad estaba en expansión decidida. De esto se borró la existencia por los acontecimientos políticos producidos en 1955.

Sin embargo el aceite de oliva queda como muy secundario dentro de las
grasas alimenticias de uso humano, porque comienzan a tomar relevancia los llamados aceites de semillas.

Gran plato de las multinacionales, se expanden primero el aceite de maní, luego el de girasol y finalmente el aceite de soja. Para dar batalla al aceite de oliva se dice que no hace bien al colesterol y toda otra serie de cosas. Se borra todo rastro de la olivicultura nacional,

Si tomamos nota que uno de los grupos empresarios más importantes de
aquella asonada del ?55, fue el grupo Bunge y Born, entenderemos por qué la expansión de la década siguiente de los aceites de semilla, de la mano de Cocinero y otras marcas del holding. Milagro del marketing y del buen manejo (6 Uboldi Op.cit. págs 367 y ss.)

empresario, Molinos Río de la Plata sigue teniendo hoy día el 50 % del mercado del aceite de oliva, sin tener una sola planta de olivo cultivada.

Yendo al resurgir ?moderno? del aceite de oliva, recién en el año 1970, se da en Estados Unidos una revolución alimenticia, de la mano de un médico, el Dr.
Ancel Keys, quien publicó un trabajo denominado ?La enfermedad coronaria
cardíaca en siete países?7. Este notable profesional, relacionó los problemas cardíacos y de aterosclerosis, con la alimentación y logró determinar que la que él llamó ?dieta mediterránea?, era la que hacía a la gente vivir en salud más tiempo. Dentro de esa dieta, el aceite de oliva extra-virgen jugaba un papel preponderante, como aporte de sustancias antioxidantes, hipotensivas, etc.

Este lento redescubrimiento se dio de la mano de otros adelantos químicos que permitieron comenzar a descubrir los componentes específicos del aceite de oliva, de allí que se identificaron más de 250 componentes la mayoría no grasos, que hacen al aceite de oliva único.

Ese adelanto se llamó ?cromatógrafo de fase gasesosa?, que permitía descubrir las formas químicas en detalle.

De ahí en más la expansión. Es el único sector alimentario en que están todas las multinacionales, comenzando por Unilever.

4) SITUACIÓN ACTUAL:
Recién se da un nuevo gran impulso a partir del año 1994, con la
instauración de un régimen de diferimiento del pago de Impuesto al Valor Agregado.
Según señala el titular de la Estación experimental del INTA La Rioja, Ing. Agr. Jorge Mario Ortiz, ?hasta 1998 las hectáreas implantadas en La Rioja solo eran 2.000 y actualmente esa cifra creció un 1000%, habiéndose alcanzado las 20.000 has., un
aumento posibilitado por el Régimen de la Ley Nacional 22.021 de Diferimientos Impositivos?.

Agrega el Ing. Ortiz que: ?se estima que cuando se encuentren en plena
producción en el año 2007, se lograrán 170.000 TN. Mientras tanto, el 72% de la

(7 Keys, Ancel, ?Coronary heart disease in seven countries? Circulation 41, Supl. 1, pag. 1-211, 1970 y
Keys, Ancel, ?Mediterranean diet and public healt: personals reflexions? American Journal of Clinical Nutrition, 61, 1321-1323; 1995.)

cosecha actual se destina a la producción de aceitunas en conserva y el 28% restante a la elaboración de aceite de oliva.?
En este último tiempo parecen soplar otros aires, se ve un incremento
sostenido y un aumento del interés por la inversión oleícola. Esto va de la mano de inversiones genuinas que toman el riesgo atraídos por las buenas perspectivas de las oleaginosas en general. Sin embargo, hay otras cuestiones que en mayor o menor medida hacen el fenómeno. Tales son:
a) Hay una demanda mundial en crecimiento de todo lo que tenga que ver con una ?vida sana?, de modo tal que dentro de los aceites se lleva las palmas el aceite de Oliva. Este desarrollo de la demanda incluso ha transformado la relación de precios del mercado, dado que hoy día los consumidores buscan ?calidad? por sobre todas las cosas, pagando un poco más por ese ítem de ?calidad-seguridad de consumo?. Dentro de este segmento el aceite de Oliva se destaca y, dentro de los aceites de oliva la calidad Extra Virgen, es la mejor.

b) Existe un desarrollo tecnológico importante, tanto en los nuevos sistemas de plantación súper-intensivos, como en los medios de riegos presurizados y nutrientes, que hacen que la puesta en producción del olivar sea en menos tiempo y los rindes por hectárea plantada sean sustantivamente superiores. Es muy diferente considerar la evaluación de una inversión que sólo va a comenzar a producir dentro de 10 años, por ejemplo, a evaluar el funcionamiento de una inversión que comenzará a producir en tres años.

c) el precio de la tierra tiene una importancia capital en un mundo
globalizado, porque entre una tierra apta de 20.000 euros la hectárea, como pueden ser las españolas y una tierra de 200 euros con las mismas cualidades productivas, la TIR y otros guarismos econométricos, hoy de rigurosa aplicación en la evaluación de proyectos productivos, señalan el camino del Nuevo Mundo.

Más allá que el crecimiento de la actividad en los últimos tiempos, haya sido por algún tipo de desgravación impositiva, hoy día el motor de la actividad es la inversión genuina, de la mano de proyectos de realizar aceite de oliva virgen de calidad.

5) EL OLIVO EN LA ZONA SUR
En este sentido es importante señalar las virtudes regionales que hacen que el aceite de oliva producido en la zona de Sur de Buenos Aires y en la Patagonia, sea de los mejores del mundo.

El último factor importante que señalan es las características
organolépticas del aceite de Oliva Arbequina. Al respecto manifiestan: ?El aceite obtenido es un zumo de fruta natural, con todo el contenido que le ofrece la variedad Arbequina. Es un aceite afrutado, de oliva fresca, verde cuando proviene de una cosecha más primeriza, de color verde-amarillento, denso, con ‘cuerpo’, con aroma limpio de hoja e hierba. A medida que la oliva madura, el aceite se convierte en un color más amarillento con el sabor algo más suave y más dulce. Se puede afirmar que este aceite es muy similar a variedades que se producen en otras regiones ribereñas del mediterráneo.

Tanto su sabor como su aroma son inconfundibles y una vez que se ha
probado es imposible que deje indiferente al consumidor, es muy apreciado.

Es un aceite para amantes de sabores exóticos y sensoriales. Tiene un sabor almendrado, muy dulce y agradable, sin dejar ningún amargor ni picor. Su aroma recuerda a frutas silvestres y frutos de huerto. Su finura como aceite de oliva se pone de manifiesto en su falta de estabilidad. Los aceites que produce esta variedad tienen un elevado contenido en ácido linoléico, y por tanto cierta tendencia a la oxidación por lo que debe ser almacenado en lugares oscuros. Es mejor consumir el aceite sin cocinar, pues sus sustancias aromáticas son muy volátiles. Es un aceite fresco que acompaña muy bien a vegetales, frescos o cocinados, y al pescado a la brasa.?10

Sin embargo, debemos hacer notar que se calculan en el mundo la
existencia de cerca de 2.000 variedades, de las cuales tienen la mayor
importancia económica cerca de unas 150 cultivares o variedades. De esa cantidad se han estudiado con detalle y en estudios de largo plazo, no más
9 BOLETÍN OFICIAL DE LA ASAMBLEA DE MADRID / Nº 99 / 2 de junio de 2005
???? PE-594/2005 RGEP.1906 ????

10 Extraído de la red del sitio www. Infolivo.com recomendado por la Universidad de Jaén (Es) de 8/10 variedades. De modo que en los que hace a variedades está casi todo por decir.

Es de hacer notar que tenemos un amplio campo de acción por delante
para determinar las características de las variedades de antiguo cultivo en nuestra vasta región Sur, sobre las cuales hay mucho trabajo por hacer.

Nuestra zona no presenta fisiopatía de gran incidencia en otros lugares, como la mosca olearia, por lo cual casi cualquier variedad puede darse sin inconvenientes.

No obstante, se puede señalar que la variedad Coratina ha demostrado
comportamiento interesante, la variedad Koroneiki, es apta para la zona, la Leccino, dentro de las Italianas, así como la Frantoio, dan muy buenos parámetros de calidad. De igual modo, se destaca la Nevadillo, como de un futuro promisorio.

Un renglón especial merece la variedad Arauco, netamente argentina, que si bien hasta ahora ha sido utilizada en especial para la aceituna en conserva, produce aceite de excelente calidad con un frutado intenso y características sensoriales peculiares que hacen que sea posible encontrar nuestro lugar distintivo y de calidad con esa variedad que nadie más posee.

6.2. Marco de Plantación: al respecto en Argentina no se ha pasado, por lo que se puede observar, a marcos más intensos que 400 plantas por hectárea, como máximo. Al respecto una información de San Juan señala:
?Habiendo cerrado el cuaje, podemos decir que esperamos una cosecha
que estaría rondando las 18 tn de aceituna promedio en cultivos de 4 años y en un marco de implante de 6 X 3 mts. Nuestro cultivar fue implantado en Octubre de 2001, y la variedad seleccionada fue Arbequina, la que ya tiene alrededor de 200 años en San Juan. El cuaje cerró sobre el 3% del volumen floral total y empezamos a seguir el crecimiento del fruto con sensores xrd de 3º generación desarrollados por la Universidad Nacional de San Juan. La semana entrante comenzaremos además con el seguimiento cromatográfico de los frutos buscando generar un historial de contaminación sobre nuestros cultivos. Vale la pena señalar que la zona ya tiene olivos que
están en el 6º año y sus rendimientos han sido superlativos en lo cuantitativo y lo cualitativo, consiguiéndose aceites de Arbequina que superan largamente las 120 ppm de polifenoles.?11

11 Fuente agrolivoargentina, publicada en www.infolivo.com diciembre de 2005.

En Río Negro estamos plantando en un marco superintensivo de 4
metros entre filas y 1,50 metros entre plantas, en lugares donde la planta no puede crecer mucho y lo preparamos para la cosecha mecánica. En Neuquén ya se ha realizado una plantación en este marco superintensivo de 1650 plantas por hectárea. La misma ha vegetado bien y ya se ha realizado la primera cosecha de aceitunas y extracción de aceite respectivo.

6.3. Sistema de riego: A este respecto, todo indica que se debe optar por el sistema presurizado denominado riego por goteo con tensiómetros en cantidad suficiente. Esto implica un uso adecuado de la energía, la posibilidad de hacer fertirrigación y la garantía de que las plantas no sufran ni stress hídrico ni exceso de agua. Hace el manejo más racional y económico. Reduce los costos sanitarios, porque todo indica que la correcta nutrición y desarrollo de las plantas es la primera medida de salud de las mismas. En la mayoría de la zona del sudoeste bonaerense el agua de riego es un complemento y no una necesidad intrínseca del cultivo. Este es un dato no menor.

6.4. Modo de cosecha: Optando con este marco de plantación se opta
además por estar preparados para la cosecha mecánica, cuyo estudio de
costo-beneficio se debe hacer por separado. No obstante, ya se planifica la plantación con la adaptación a esa modalidad, que más temprano que tarde se aplicará. Es un valor agregado a la plantación hacerla bajo tales parámetros. Ya existen máquinas en el país para cosecha mecánica de olivos.

La maquina Colossus, fabricada en Venado Tuerto, Santa Fé, ya se ha
exportado a varios países, entre ellos Australia, Francia y España.

Actualmente docentes de la Universidad de Davis (California, EE.UU) están realizando evaluaciones de cosecha de esa máquina en nuestro país.

6.5. Destino de la Producción: En la zona hay experiencias exitosas de
obtención de aceite de oliva a distintas escalas. Funcionan dos fábricas en Coronel Dorrego y se está instalando una tercera que comenzó a operar en la temporada 2009. En Carmen de Patagones funciona una pequeña fábrica experimental en la Escuela Agrario Spegazzini. Hay una fábrica que funciona en Las Grutas, Río Negro, procesando la producción de un olivar de 28 hectáreas. Y, como expresamos más arriba, ya se realizó la primera extracción con una planta móvil en Neuquén.

Queremos señalar con esto que no es complejo la instalación de una
fábrica de aceite de oliva, el proceso es sencillo y existe en el mercado maquinaria de gran robustez, versatilidad y a precio conveniente.

Por otro lado, en cuanto a los efluentes de fabricación, los líquidos
denominados ?alpechín?, que son básicamente el agua de vegetación
natural que contiene el fruto, tiene un buen contenido de elementos como nitrógeno y potasio que pueden ser reutilizados como abonos de la misma plantación. Por otro lado, el residuo sólido es el ?borujo? u ?orujo?, que es muy útil y apreciado como integrante de dietas de alimentación animal.

Es una industria de las denominadas ?limpias?.
Pero lo más significativo de este ítem ?destino de la Producción? es el mercado. Aquí es dónde nos debemos detener a realizar una reflexión
particular: la exportación parece ser nuestro destino manifiesto, porque el mercado actual del aceite de oliva en Argentina es muy pequeño (no supera las 5.000 Tn anuales). Eso no es estático, pero lo desarrollaremos luego.

Dentro de ese destino exportador, el mercado de los Estados Unidos es
el que presenta un crecimiento más importante. Se ha creado es ese país un comité local de calidad del aceite de oliva que, de acuerdo a los parámetros de calidad química y características sensoriales, califica los aceites de oliva que pretenden entrar al mercado americano y los posiciona con un precio determinado.

Ese es el terreno en donde queremos jugar, porque la buena
producción tiene premio. Es decir, el desafío está en transformar nuestras ventajas naturales en ventajas competitivas.

Dentro de eso, la fórmula no es muy compleja, pasa por plantar variedades que permitan conjugar buen porcentaje de ácido oléico con
alto contenido de polifenoles con características sensoriales de calidad. Si además tenemos un apellido que abra puertas en el mundo de la vida sana, tenemos en la mano todos los elementos para entrar en el mundo del aceite de oliva con suceso.

Cuando decimos Patagonia, estamos hablando de nuestro apellido.

El mercado interno está en los prolegómenos del consumo, el mismo es
actualmente de 250 centímetros cúbicos por habitante y por año,
comparado con el de 13 litros por habitante y por año que se consume
en países como España.

El propio mercado argentino está creciendo significativamente de año en año. La producción actual alcanzaría sólo para un consumo de 2,23 litros por habitante por año. El futuro es de tal modo, promisorio.

Producción:
Información de la Producción Mundial de Aceitunas y Aceite
Producción Mundial de Aceituna de Mesa Campaña 2007/2008 –
Participación en la producción mundial de aceitunas de mesa Campaña
2007/8-
España 27,4%
Turquía 15,0%
Egipto 12,2%
Marruecos 5,6%
Siria 5,6%
Grecia 5,3%
Argentina 5,0%
USA 4,7%
Italia 4,5%
Argelia 3,6%
Resto 11,0%

El total a escala mundial es de 1.796.000 ton.
Variación respecto campaña anterior: -1,5%

Variación respecto a las últimas 10 campañas: 49,5%
I
Producción Mundial de Aceite de Oliva Campaña 2007/2008
Participación en la producción mundial de aceite de olive (2007/2008)
España 43,5%
Italia 17,7%
Grecia 12,7%
Túnez 6,4%
Turquía 5,7%
Siria 3,5%
Marruecos 3,0%
Portugal 1,3%
Argelia 1,2%
Argentina 0,9%
Jordania 0,8%
Resto 3,3%
El total a escala mundial es de 2829500 toneladas.
Variación respecto campaña anterior: -1,4 %
Variación respecto a las ultimas 10 campañas: +17,4 % t
Fuente: Dirección Nacional de Alimentos en base a datos estimados del COI

7.2. Descripción del Sector Olivícola argentino
La actividad olivícola comprende principalmente dos subsectores industriales de gran
importancia para el desarrollo y crecimiento de las economías regionales argentinas: el
de la elaboración de aceitunas de mesa y el de la extracción de aceite de oliva. Ambos
comparten la misma materia prima, que es absorbida aproximadamente en un 60% por
la producción de aceite de oliva, mientras que el resto se destina a la elaboración de
aceitunas de mesa, dependiendo esto, entre otros factores, de la oferta de varietales y del
precio internacional de los productos.

PANORAMA
En los últimos años la actividad exhibió un substancial incremento en la mayoría de sus indicadores, tanto en lo referido a las aceitunas de mesa como al aceite de oliva, lo que permitió a nuestro país mejorar su perfil y posicionamiento dentro de la producción mundial.

Tal como hace una década, actualmente la Unión Europea concentra el
mayor porcentaje de la producción global, prevaleciendo España por sobre el resto de los países comunitarios.

En América, el principal productor olivarero es Argentina, aunque es
destacable el impulso que adquirió este sector en otros países, particularmente en la elaboración de aceite de oliva, como es el caso de Chile.

Según las cifras provisorias para la campaña 2007/8 del Consejo Oleícola Internacional (COI), Argentina representará el 5% de la producción mundial de aceitunas de mesa, mientras que el porcentaje del aceite de oliva ascendería a 0,9%.

Estos guarismos le asegurarían a nuestro país ocupar el 7° y 10° lugar, respectivamente, en el ranking global de producción olivarera.

Las provincias principalmente beneficiadas con esta expansión económica fueron Catamarca, La Rioja y San Juan, que integran el mapa olivícola nacional junto con las provincias de Córdoba, Mendoza y Buenos Aires.

Actualmente también existen proyectos de expansión en Río Negro y San Luis, entre otras zonas.
Dentro de este marco es necesario resaltar las diferencias que se produjeron entre las producciones ya existentes o tradicionales, y las surgidas en los últimos años.

Las plantaciones modernas son de alta densidad, y se les aplican técnicas de manejo más avanzadas.

La incorporación de nuevas tecnologías permitió, entre otras cosas,
aumentar los rendimientos medios estimados de 5-6 ton/ha a 10-12 ton/ha.

Esta transformación del sector comenzará a dar sus frutos en los próximos años con el correspondiente derrame económico en cada región involucrada.

En relación a los volúmenes de producción, las nuevas plantaciones
comenzaron a dar sus frutos a principios de la actual década.

La campaña 2007 registró un récord histórico en la Argentina (producción estimada: 25.000 ton. de aceite de oliva y 95.000 ton. de aceitunas de mesa), y se esperan valores similares para la campaña 2008 dado que el comportamiento del clima ocasionó algunos inconvenientes.

Se estima que en la próxima década estas cifras se duplicarán.

COMERCIO EXTERIOR
Exportaciones del sector olivícola argentino
Tanto la producción de aceite de oliva como la de la aceitunas de mesa
señalan récords históricos que serán superados en los próximos años como consecuencia del incremento en las producciones respectivas.

ACEITUNAS
? En 2007 las exportaciones de aceitunas de mesa alcanzaron un
volumen de 90.554 toneladas, que implica un ingreso de divisas por
valor de 120,5 millones de US$ FOB.

? En relación a 2006, las mismas representaron un crecimiento del 29,2% en valor y del 11,6% en volumen.

? El precio promedio general muestra la misma tendencia, con un
incremento del 15,7%.

? Estos guarismos confirman la continuación de la tendencia hacia el
crecimiento que experimenta este producto en los últimos años.

? Corresponde señalar que el 87,1% del valor y el 85,2% del volumen
exportado corresponden a aceitunas de mesa en salmuera. Estos
guarismos representan un crecimiento de las colocaciones del 19,6% y
2,9% en valor y volumen, respecto a 2006.

? Asimismo, las colocaciones de aceitunas en salmuera realizadas en
2007, exhibieron un crecimiento en el precio promedio general (1.361
US$ FOB) del 16,2% en relación a 2006 (1.171 US$ FOB).

? El 12,4% del volumen y el 20,9% del valor de las exportaciones totales realizadas en 2007 están compuestas por productos fraccionados. Las mismas sufrieron una baja del 1,2% y 1,8% en volumen y valor respectivamente en relación al período anterior.

? El precio promedio general de estos productos creció un 16,8% respecto a 2006, alcanzando una cifra de 2.236 US$ FOB/ton.

? Las aceitunas de mesa comercializadas a granel incrementaron su
participación, que ascendió al 87,6% y el 79,1% en volumen y valor
respectivamente del total de las ventas externas.

? El precio promedio general registrado en 2007 fue de 1.203 US$
FOB/ton., valor 16,9% superior respecto al de 2006.

? Las ventas externas correspondientes a 2007 tuvieron por destino 32
países. Brasil ocupó el primer lugar con transacciones por un volumen
de 53.188 toneladas y un valor de 63,7 millones de US$ FOB,
continuando con la tendencia registrada hasta el momento. En
segundo lugar se situó Estados Unidos, con 22.319 toneladas que
representaron una generación de divisas de 35,2 millones US$ FOB. Este
país concentra el 29,2% del valor el 24,6% del volumen colocados,
destacándose un crecimiento respecto a 2006.

? Las adquisiciones de España, que ascienden al 2,7% y 3,1% del valor y volumen comercializado se redujeron, puesto que en 2006
representaron el 19,8% y 16,5% por iguales conceptos.

? En el primer bimestre de 2008 las exportaciones efectuadas ascendieron a 10.100 toneladas, generando divisas por US$ 16,0 millones FOB, lo que arroja un precio promedio general de 1.584 US$ FOB/ton.

? Con relación al primer bimestre de 2007, estos guarismos indican un
crecimiento en valor del 30,3%, del 32,4% en el precio promedio
registrado y un retraimiento del 1,5% en el volumen transado.

ACEITE DE OLIVA
? En el caso del aceite de oliva, las exportaciones registraron, una nueva marca histórica, con un crecimiento del 23,1% en volumen y del 11,2% en el valor comercializado respecto al 2006. El volumen de las mismas ascendió a 18.244 toneladas, generando divisas por 65,1 millones US$ FOB.

? Comparadas con las ventas realizadas en 2000, las transacciones
efectuadas en 2007 representan incrementos del 192,7% y 181,2% en
volumen y valor.

? Las mayores operaciones registradas se realizaron con aceite de oliva virgen con una participación en las ventas del 91,7% y 91,4% del
volumen y valor total exportado, que representan un crecimiento del
25,6% y del 12,9% respectivamente en relación a 2006.

? El 28,8% del volumen y el 37,9% del valor de las exportaciones totales de 2007 corresponden a productos fraccionados.

? Las mismas crecieron en 2,2% en valor y sufrieron una retracción de 2,2% en volumen respecto al período anterior.

? El precio promedio general de los productos creció un 3,2% respecto a 2006, alcanzando una cifra de 4.694 US$ FOB/ton.

? El aceite de oliva comercializado a granel aumentó su participación en volumen en 2,2 puntos porcentuales, pero su valor disminuyó en igual monto con relación al de 2006.

? El precio promedio general registrado en 2007 fue de 3.113 US$
FOB/ton., variando negativamente en un 15,4% respecto a 2006.

? Las exportaciones de este producto se efectuaron a 39 países. Estados Unidos se posicionó como principal comprador -en valor y volumen comercializado- en el período mencionado continuando así la
tendencia registrada en 2006. Absorbió el 44,4% y el 50,0% del valor y del volumen vendido.

? Brasil fue el segundo comprador, con un registro del 41,7% y 35,5% del valor y del volumen respectivamente.

? España pasó de ocupar la tercera posición en 2006 -cuando participó
con el 8,0% y el 8,3% en volumen y valor-, al noveno lugar con una
concentración del 0,7% en volumen y 0,6% en valor.

? Las colocaciones externas de aceite de oliva en el primer bimestre de 2008 alcanzaron un volumen de 1.910 toneladas, generando divisas por 8,1 millones de US$ FOB.

? El precio promedio general registrado en este mes fue de 4.245 US$
FOB/ton.

? Tales cifras indican un crecimiento en valor del 9,2% y 22,8% en el precio promedio registrado, y una retracción en volumen transado del 11,1% en relación al mismo período de 2006.

Importaciones del sector olivícola

? Las importaciones de aceitunas de mesa en 2007 ascendieron a 28
toneladas por valor de 115.890 US$ CIF, cifras que representaron una
variación del 17,8% en valor y del -0,2% en volumen respecto a 2006.

? Las adquisiciones se realizaron a 9 países. Los principales vendedores fueron España con un 92,9% del valor comercializado, Italia con el 4,0% y China con el 2,6%.

? En el caso del aceite de oliva, las operaciones alcanzaron un volumen de 294 toneladas y un valor de 1,5 millones US$ CIF, mostrando un crecimiento del 103,8% y 74,4% en volumen y valor respecto a 2006.

? Las compras de hicieron a 13 países, destacándose en orden de
importancia el aceite de oliva de Túnez (37,6% del valor
comercializado).

? Ocuparon las siguientes posiciones España e Italia, con una
concentración en valor de 28,2% y 23,9% respectivamente.

Volver a Diario Mar de Ajo - El Diarito, Prensa Alternativa - Prensa Popular