LA MÁS ALTA MULTA APLICADA:  DE 310 MILLONES DE PESOS A LAS Amalia Lacroze de Fortabat
CEMENTERAS POR REPARTO DE MERCADO Y ACORDAR PRECIOS
(si esta no es la Oligarquía, la Oligarquía donde está)

Por Marcelo Zlotogwiazda          Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

El Gobierno condenó a Loma Negra y al resto de las compañías cementeras que operan en el país a pagar una multa por un total de casi 310 millones de pesos por considerarlas responsables de prácticas competitivas que “aumentaron los precios y se repartieron el mercado en perjuicio de los consumidores”. Según señaló el ministro de Economía, Roberto Lavagna, se trata de “la multa más importante que se aplicó” desde que existe la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia. En efecto, la sanción triplica en pesos e incluso supera en dólares a la que en su momento le impusieron a YPF por prácticas oligopólicas en el negocio de las garrafas.
La multa más alta por 167,2 millones de pesos le correspondió a Loma Negra junto a su controlada Cementos San Martín, empresas que Amalia Lacroze de Fortabat acaba de vender en más de 1000 millones de dólares al holding brasileño Camargo Correa, en una operación que todavía está sujeta a aprobación gubernamental. A Juan Minetti, del grupo suizo Holderbank, le impusieron un cargo de 100,1 millones; a Cementos Avellaneda, del grupo español Molins, 34,6 millones; y a Petroquímica Comodoro Rivadavia, 7,3 millones. También fue condenada a pagar algo más de medio millón de pesos la Asociación de Fabricantes de Cementos Portland (AFCP), la cámara empresaria que cumplía un rol importante en las maniobras condenadas.
La causa que derivó en la histórica sanción que se remonta al año 1999, cuando el entonces secretario de Industria del menemismo, Alieto Guadagni, ordenó una investigación de oficio a raíz de una denuncia publicada en la revista Veintidós. Dicha nota se basaba en el testimonio y en profusa documentación aportada por Luis Jorge Capurro, un ex gerente de Loma Negra que, arrepentido de lo que hizo, reveló en detalle cómo funcionó durante largos años lo que se conocía como “Club de Cemento” o “Mesa de Acuerdos”: un sistema cartelizado de reparto de mercado y fijación concertada de precios violatorio de la Ley de Defensa de la Competencia.
Luego de un primer impulso, durante el gobierno de la Alianza el expediente avanzó poco y nada, pero recobró dinámica hace un par de años. El 30 de abril pasado este diario adelantó que el oligopolio cementero “está próximo a ser severamente sancionado”.
Tal como se informó ayer en conferencia de prensa encabezada por Lavagna, las conductas sancionadas fueron dos:
- “Concertación de cuotas y participaciones a escala nacional en el mercado de cemento portland, organizado y monitoreado a través de la AFCP, a través de la cual se acordaban precios y demás condiciones comerciales en diferentes zonas del país”;
- “Concertación para intercambiar información competitivamente sensible referida al mercado, instrumentada a través de la AFCP. La información intercambiada presentaba un altísimo grado de detalle permitiendo determinar el volumen de despacho de cada empresa, mensual y hasta semanalmente, y discriminado por localidad.”
La investigación realizada por la CNDC demostró cómo desde la creación del Club o Mesa de Acuerdos en 1981 hasta 1999 se mantuvieron casi inalterados los porcentajes de participación de cada grupo en el mercado, liderado por Loma Negra con algo menos de la mitad. La documentación que Capurro fue guardando en un meticuloso trabajo de hormiga (actas de las reuniones, correos electrónicos, planillas, etc.), también revelaba el reparto entre las empresas de la provisión de cemento en las licitaciones públicas, previa coordinación de precios superiores a los que hubieran surgido de la libre competencia.
Además de la documentación recopilada por el arrepentido, en la investigación de la CNDC resultó clave un allanamiento realizado apenas iniciado el expediente a la cámara empresaria, donde se secuestró material probatorio de la existencia de un sistema de intercambio de información que servía para la concertación de precios artificialmente altos y el reparto de mercado.
La documentación de Capurro también fue acreditada a través de averiguaciones en los hoteles donde con frecuencia se realizaban las reuniones de la Mesa o el Club.
De acuerdo con la Ley de Defensa de la Competencia, la CNCD actúa como justicia de primera instancia, y sus decisiones son apeladas ante Cámara en la Justicia Federal. La CNCD también tiene competencia para aprobar o denegar las operaciones de compra o fusión de empresas como la que está en trámite respecto de Loma Negra. Si bien en el Gobierno no cayó bien la venta por parte de Amalita a los brasileños, funcionarios de Economía dijeron ayer que la operación está recién comenzando a evaluarse y que en nada influye la sanción anunciada ayer en la decisión que vaya a adoptarse .
Si bien la multa por más de 100 millones de dólares no tiene precedente y fue definida en base al “beneficio ilícito obtenido”, según otros cálculos las ganancias extraordinarias que las empresas obtuvieron a lo largo de los dieciocho años analizados habrían sido mucho mayores. Por ejemplo, el economista del grupo Fénix Jorge Gaggero estimó para el caso de Loma Negra que si no hubiera aprovechado de prácticas abusivas su valor de venta debería haber sido la mitad de los más de 1000 millones de dólares que están dispuestos a pagar los brasileños.
A todo esto, la vida del arrepentido Luis Jorge Capurro es todo un misterio. Luego de la publicación original hace seis años, el informante sufrió varias amenazas de muerte por teléfono, y en una ocasión trataron de embestirlo con un auto al cruzar la calle en el domicilio donde vivía en Palermo. El último contacto con este periodista fue por vía de una carta que Capurro envió con fecha 15 de marzo de 2000, dando cuenta de las peripecias que había soportado y manifestando su escepticismo por el avance de la investigación. Desde entonces su paradero es desconocido (se sabe que vivió un tiempo en el interior del país y otro período en el extranjero), y todos los intentos de la Comisión para encontrarlo y contar con su testimonio resultaron en vano. Cuando se entere de la histórica decisión de ayer, seguramente Capurro se sentirá satisfecho

“Actuamos conforme a la ley”

Sólo dos de las empresas cementeras sancionadas ayer por el Ministerio de Economía respondieron frente a la imputación de concertación de cuotas y participaciones en el mercado y acuerdos de precios y demás condiciones comerciales. Juan Javier Negri, vicepresidente de Minetti SA, informó mediante un comunicado a la Bolsa de Comercio que “la empresa considera inexistentes los supuestos acuerdos”, mientras que Loma Negra, a través de su director de Relaciones Institucionales, Enrique Morad, señaló que “la empresa entiende que ha actuado en todo momento conforme con lo que establecen las leyes”.
El comunicado de Minetti agrega que “una vez notificada” de la sanción aplicada por la Comisión Nacional de la Competencia y de sus argumentos, “sus abogados lo analizarán y seguirán el procedimiento legal correspondiente”. Es decir, que se descarta que la empresa apelará la medida, que abarca su accionar desde 1981 hasta 1999.
A su vez, Loma Negra admitió que “ha tomado conocimiento de que se habría establecido una multa, por cuestiones relativas a la defensa de la competencia, a las compañías productoras de cemento (...). Es necesario esperar la comunicación formal de la misma para poder hacer cualquier comentario”, manifestó a través de un comunicado de prensa.
En cambio, no hubo pronunciamiento de parte de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland, a la que se le adjudicó un importante grado de responsabilidad por haber sido “el lugar y el instrumento desde donde se hicieron estos acuerdos, con un sistema informático altamente tecnificado que percibía cualquier desvío que se produjera en las cuotas”, según señaló el ministro de Economía, Roberto Lavagna, en la conferencia de prensa.
En el sector de la construcción, los representantes empresarios prefirieron no hacer comentarios hasta conocer “en detalle” la sanción. De todos modos, no ocultaron su sorpresa por el hecho de que “la cartelización en el mercado del cemento se haya descubierto un poco tarde”, apuntando irónicamente a una situación que dan por altamente conocida por todos.
“No es un problema únicamente local, en todo el mundo hay problemas con la cartelización del cemento”, señaló otro empresario de la construcción al ser consultado sobre la sanción. “Es un mercado difícil, que por sus condiciones particulares siempre está en pocas manos, y cuando hay monopolio es prácticamente inevitable que se den estas situaciones”, apuntan los mayores compradores de cemento Portland.

“Son prácticas intolerables”

“Las fuertes sanciones a las cementeras son una señal clara de que el Gobierno no va a tolerar prácticas oligopólicas con los precios”, afirmó envalentonado el secretario de Coordinación Técnica, Leonel Madcur, de quien depende la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, que bajo la dirección del abogado Ismael Malis le dio el impulso fundamental y definitivo a la investigación sobre el cartel cementero. Malis se hizo cargo de la CNDC hace tres años, después de colaborar como asesor legal de Roberto Lavagna en los primeros tres meses de su gestión durante la presidencia de Eduardo Duhalde. En una entrevista conjunta ofrecida a este diario poco después del anuncio oficial, ambos señalaron que la condena de ayer en nada influye sobre la decisión de aprobar o rechazar la venta de Loma Negra a los brasileños que deberá tomar la CNDC.
–¿En base a qué criterios se aplicaron las distintas multas?
Leonel Madcur: –La ley que se aplicó –ahora rige una diferente– establece que las sanciones deben ser equivalentes al beneficio ilícito obtenido por los delitos cometidos, a lo que se le puede sumar hasta un 20 por ciento.
–¿Cuánto pudieron comprobar de los testimonios y de la documentación que había acumulado el arrepentido Capurro?
Ismael Malis: –Varias cosas. Por empezar, realizamos auditorías en algunos hoteles y encontramos que las reuniones que él relataba efectivamente habían tenido lugar. También comprobamos la existencia de un minucioso sistema de intercambio de información a través de la cámara empresaria que tenía como objetivo evidente el reparto de mercado y los acuerdos de precios. Además, obtuvimos muchos indicios y presunciones. Fue fundamental el allanamiento que se hizo en 1999 a la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland. En un momento hicimos el intento de cruzar los llamados entre las empresas, y entre éstas y la Asociación, pero nos encontramos con varios obstáculos y optamos por encarar por otro lado.
–¿A Capurro nunca lo encontraron?
Malis: –Nunca se logró que compareciera.
–¿La investigación avanzó pareja desde 1999?
Malis: –No. Cuando me hizo cargo de la Comisión hace tres años estaba próxima a la prescripción.
Madcur quiso resaltar que “esta es la multa más alta desde que funciona la Comisión, y si bien no me enorgullezco de imponer multas altísimas, considero que esto sirve como señal ejemplificadora para que los mercados funcionen mejor; de manera más transparente. Además es bueno que la población vea que el Estado cumple con su rol de control, y en esto me parece importante señalar el paraguas de protección política que el Ministerio de Economía y el Gobierno le dieron a esta investigación”.
Cabe recordar que la semana pasada la CNDC sancionó con una pena de 70 millones de pesos a cuatro firmas proveedoras de tubos de oxígeno.
–¿La sanción a Loma Negra aumenta la chance de que la Comisión no apruebe la venta a Camargo Correa?
Malis: –No. Son dos temas totalmente independientes. En un caso se investigan y sancionan prácticas anticompetitivas, y en el otro se determina si una compra o una fusión modifica el grado de concentración de mercado de modo de comprometer la libre competencia.
–¿En qué instancia está el trámite sobre la venta de Loma Negra?
Malis: –Recién en el comienzo

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular