Miguel Ragone: El ex Gobernador de Salta el gobernador desaparecido

Un Film de Centro de Producción Audiovisual (CPA) de la Facultad de Periodismo de la UNLP

 

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

Miguel Ragone no sabía lo que le sucedería esa mañana del 11 de marzo de 1976. Cumplía, desde que había sido intervenido su gobierno, con su labor de médico, la cual había vuelto a ejercer. Esa mañana debía operar a un paciente junto a su hijo, también doctor.Miguel Ragone, el Gobernador desaparecido en 1976

El doctor Ragone tampoco sabía que esa mañana era el principio de su final. Luego de encaminarse hacia su lugar habitual de trabajo, notó que la vertiginosidad de los autos que lo interceptaban no era un simple malentendido.

Por esa razón, las huellas de sangre encontradas en su vehículo, son muestras vivas de la pelea que ofreció hasta en los últimos momentos de su vida.

Todo sucedió repentinamente, autos cortando el paso, hombres armados, gritos, disparos, golpes, más golpes y el secuestro y desaparición de un emblema de la democracia y la honestidad de la dirigencia política argentina.

Paradójicamente, ese mismo 11 de marzo se cumplían tres años de la victoria de Miguel Ragone en la pugna por la gobernación de la provincia de Salta. La esperanza renacía con la primavera de Cámpora, que antecedía la inminente vuelta del líder al poder. Un tiempo después, en 1975, la entonces presidente María Estela Martínez de Perón, decidió intervenir el gobierno provincial salteño, a lo cual el Dr. Ragone accedió dando sobrada muestra de su respeto por las instituciones democráticas. Pero la injusta intervención a su provincia no fue suficiente. Había que acabar con el hombre.

Desde los años como secretario del ministro Carrillo, pasando por el ejercicio dentro de la medicina y hasta en su función como gobernador provincial, Ragone mostró austeridad, honradez y solidaria predisposición en el servicio hacia los demás. Estas características aún hoy perduran en la memoria colectiva de muchos salteños como ejemplo de la función social en la política.

Pocos minutos habían pasado de las 8.30 de la mañana del 11 de marzo de 1976, sólo faltaban 13 días para el inicio de la etapa más negra de nuestra historia, y el Dr. Miguel Ragone estaba a punto de convertirse en uno de los tantos mártires que luchó por una Argentina más justa… 

   El caso del ex-mandatario salteño Miguel Ragone figura, todavía hoy, como una cuenta pendiente con nuestra historia reciente. Su desaparición y su paradero constituyen aún uno de los tantos enigmas que debe desentrañar la Justicia argentina.

Su vida

 

Miguel Ragone nace el 21 de enero de 1921, en un hogar de comerciantes humildes en la ciudad de Tucumán. Sus padres, Alfonso Ragone y Custodia de Angelis, eran inmigrantes italianos oriundos de Palermo, Sicilia. Miguel fue el tercero de ocho hijos del matrimonio.

Ragone cursa sus estudios primarios en su ciudad natal. Luego los Ragone deciden mudarse a Salta en busca de una mejor situación económica para su negocio, la gastronomía. Fue así que Miguel Ragone cursó sus estudios secundarios, recibiéndose como bachiller en el Colegio Nacional. Sus padres instalan la “Parrilada Ragone”, negocio gastronómico en Urquiza al 600, en el centro de la ciudad de Salta.

En el año 1938 realiza una incursión en el periodismo, cuando se desempeña como reportero del diario salteño “Nueva Época”.

Ragone inicia sus estudios universitarios en la carrera de abogacía, la cual abandona luego de un breve período. Más tarde comienza sus estudios en medicina, vocación que preservará hasta el final de sus días.

Miguel estudia Medicina en la UBA (Universidad de Buenos Aires), obteniendo en 1948 su diploma de médico neurocirujano. Durante el período universitario, Ragone comparte jornadas con su futuro colega, Raúl Matera. También conoce en aquellos tiempos al doctor Ramón Carrilo, quien fuera primer ministro de Salud de Perón. Allí, fue designado ayudante en la cátedra de Neurocirugía.

También en 1948, el ya ministro Carrillo le ofrece la Subsecretaría de Salud nacional, segundo cargo en importancia de la cartera. Ragone desiste de ser nombrado probablemente movido por su espíritu de humildad, convencido de no poseer la experiencia necesaria para desempeñarse en el cargo. Más tarde, acepta ser secretario privado del ministro, etapa que le servirá para comenzar a cimentar su experiencia dentro de la administración pública.

Tras ese lapso y la maduración política y administrativa adquirida, Miguel Ragone le propone al ministro Carrillo la construcción de un hospital neuropsiquiátrico en la provincia de Salta. Ragone se pone al frente de esta obra junto al doctor Fernando J. Andrés, subsecretario de Salud Pública. A fines de 1950, inaugura el hospital, con sus dependencias  y su quirófano, y desde entonces asume la dirección del mismo hasta el golpe de 1955, cuando de cesanteado de su cargo.

El derrocamiento de Juan Domingo Perón, en septiembre de 1955,  marca a Ragone determinándolo a entrar en la militancia política de manera orgánica. Son tiempos de la resistencia peronista. En aquel período comienza el vínculo con las jóvenes camadas peronistas, integradas por Carlos Ximena, Ricardo Falú, Armando Caro, Abraham Rallé, Olivio Ríos, Horacio Bravo Herrera, entre otros.

En el año 1958, el Partido Blanco (sucedáneo forzoso del peronismo proscripto por ese entonces) le ofrece la candidatura a la gobernación, la cual es rechazada por Ragone. En 1962, se lo intenta postular nuevamente para el cargo de gobernador, nombramiento al cual declina. También en 1972, tampoco admite distintas candidaturas para cargos legislativos que le son ofrecidos.

Más allá, del gran lugar ocupado por Ragone dentro de la vida cívica salteña, es fundamentalmente ya para muchos, el “médico del pueblo”, por su sentimiento total hacia las necesidades y urgencias de los pobres entre quienes vierte su saber y su bondad.

A lo largo de esos años, Miguel Ragone, se ha casado con Clotilde Juárez, su novia de la juventud, y formó una hermosa familia con cuatro hijos: Clotilde, Alfonso, Miguel y José, dos de los cuales siguieron sus pasos en la medicina. La familia asienta su hogar en Pasaje Puló al 100, lugar en el que vivirá Ragone hasta su trágica desaparición.

                                                                                                      

El Centro de Producción Audiovisual (CPA) de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social y la Universidad Nacional de La Plata ha realizado un film en torno al tema y ya se ha difundido en la provincia de Salta. El film estuvo dirigido por Pablo Torello.

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular