ENTREVISTA A LA CANDIDATA CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER EN ESPAÑA

“Me identifico con la Evita del puño crispado”

Como última actividad en España, Cristina Fernández concedió un reportaje al diario El País, que aquí se reproduce íntegro. Ayer, en Berazategui, la candidata fue la única oradora en un acto homenaje a Evita.

 
 
Por Fernando Gualdoni y Luis Prados *

CK la llaman en la Argentina, al mejor estilo estadounidense. A ella, a Cristina Fernández de Kirchner, candidata peronista a la presidencia argentina y esposa del actual mandatario, Néstor Kirchner, le gusta Hillary Clinton, pero también se identifica con “la Evita del puño crispado”. CK, con 54 años bien coquetos, no se ve reflejada en la Eva “milagrosa” que conocieron los españoles de la posguerra que fuera esposa de Juan Domingo Perón, sino en la cara más potente, en la que la representa arengando a esos trabajadores “descamisados”. El próximo 28 de octubre es la prueba de fuego para la hoy senadora Kirchner. Las encuestas le dan entre el 40 y el 50 por ciento de votos, muy por delante de cualquiera de sus rivales. Nacida en La Plata, la capital de la provincia de Buenos Aires, hincha del club de fútbol Gimnasia y Esgrima, apodados “los lobos”, CK tiene mucha personalidad, es muy locuaz y tiene respuesta para todo.

–¿En qué momento decidió ser candidata a la presidencia?

–No hago política por ser la esposa del presidente de la República. Cuando me incorporé a la política las mujeres estábamos a la par con los hombres. No éramos políticos, éramos militantes. Es algo que quizá no es entendido por la posmodernidad. No hubo un momento especial para tomar la decisión, es el momento de la política. Uno no se levanta un día, se mira al espejo y dice... ¡Uy, qué cara de presidenta que tengo! Esto no existe. Es una decisión que se medita y se analiza según cada situación, y se vuelve a estudiar si las circunstancias cambian. La decisión está vinculada con la marcha del país, pero en ningún caso a la permanencia en un puesto. A mí no me interesa ocupar un espacio político para hacer relaciones públicas... Viste que hay gente que disfruta teniendo su bancada, diciendo que aquello está mal y lo otro también, sacándose fotos y haciendo declaraciones a la prensa... Yo no, yo hago política si puedo transformar la realidad. Si yo no cambio esa realidad que no me gusta no estoy haciendo política, estoy haciendo ideología, pero sin llevarla a la práctica.

–Usted puede llegar a ser la primera presidenta argentina electa en las urnas. Sin embargo, antes que usted dos ex esposas de Perón, Evita e Isabelita, fueron claves en la historia argentina. ¿Cómo lleva este legado?

–Los dos personajes revelan lo que es capaz de producir la Argentina y el peronismo. Por eso siempre digo que el peronismo es el fiel reflejo de mi país, porque es capaz de producir personajes sublimes como Evita y otros mediocres como Isabelita. Digo mediocre porque cargar sobre Isabelita todo lo que vino después (refiriéndose a la dictadura militar) es un reduccionismo, una simplificación. Con la Eva con que me siento identificada es la Eva Perón del rodete y el puño crispado frente al micrófono. No con la Eva milagrosa con la que sí se identificaba más mi madre, la Eva del Teatro Colón, el hada buena que había llegado con Perón a repartir el trabajo, el derecho al voto... la Eva de mi mamá es la que apareció con sus fantásticos trajes con los que la conocieron todos los españoles cuando vino.

–¿Qué va a hacer su esposo cuando acabe el mandato?

–Es un hombre político, comprometido con el mundo que lo rodea y que puede vivir muy cómodamente sin los atributos formales del poder. Kirchner es transparente, se muestra tal como es, puede gustar o no, pero es un hombre absolutamente previsible, todo el mundo sabe cómo reacciona ante ciertas cosas. El va a seguir haciendo política, creo que morirá haciéndola. Trabajará en la construcción de una fuerza política y también se dedicará a nuestras cosas, a nuestras actividades económicas al margen de lo político.

–¿Entonces descarta la posibilidad de que usted y su marido se vayan turnando en la presidencia mandato tras mandato? Kirchner 2012, por ejemplo...

–Ese es un título de película de ciencia ficción. No se puede programar la política. ¿Acaso ustedes sabían en 1985 que el Muro iba a caerse en 1989? Plantear esta posibilidad es un insulto a la inteligencia de los lectores.

–No es tan descabellado si piensa, por ejemplo, que si Hillary Clinton gana las próximas elecciones en EE.UU., el país habrá estado en manos de dos familias, los Bush y los Clinton, durante el último cuarto de siglo...

–Me parece fantástico el ejemplo. Nadie habla del poder consolidado en esos países, de cómo se transmite la dirigencia de un país de padres a hijos. Suele existir una mirada crítica sobre las cuestiones de familia, pero habría que preguntar: ¿en tu casa cómo andamos?

–Sí, pero en Estados Unidos hay juego democrático, hay al menos dos partidos... En la Argentina en este momento no hay prácticamente oposición. ¿Esto cómo se ubica en la Argentina moderna, normal, que usted propone?

–Esta idea obedece a categorías de pensamiento europeas. Estas ideas no sirven muchas veces en América latina, donde una ideología no necesariamente tiene que dominar sobre la otra. No hablo de superar el socialismo o el liberalismo, sino de otras categorías de análisis político en contextos históricos y políticos muy diferentes. Sólo quiero decir que creo en un mundo multipolar con líneas de pensamiento, aunque no sean las mías y que no intento imponer a nadie. Se critica mucho a los nacionalismos de América latina, pero discúlpenme si les recuerdo que no tienen nada que ver con los terribles nacionalismos de Europa, que causaron las peores tragedias de la humanidad, como el Holocausto o el genocidio de los Balcanes. No se trata de ideologías, cada persona es capaz de lo mejor y de lo peor...

–¿Si llega al poder, su relación con el polémico presidente de Venezuela, Hugo Chávez, será tan estrecha como la que hoy tiene su marido?

–Empiezo diciéndole algo... Muchas veces los empresarios, en los foros donde son escuchados por los periodistas, hablan de tal o cual dirigente político casi como si fuera un monstruo. Luego, en privado, los empresarios te dicen estamos haciendo excelentes negocios, estamos ganando mucho dinero... Miren que el doble discurso no es patrimonio único de los políticos, es una condición inherente del ser humano y los empresarios no están exentos de ello. Volviendo a Venezuela... lo primero que le digo es que en el Mercosur hay una cláusula de salvaguarda de la democracia. Las últimas elecciones en Venezuela, en las que ganó ampliamente Chávez, fueron supervisadas por organismos internacionales. Otra cosa, la ecuación energética latinoamericana no se cierra sin la presencia de Venezuela y Bolivia. América latina necesita a Chávez como Europa a Putin. Cuando a Venezuela la dirigían los presidentes anteriores a Chávez, la energía venezolana no era para América latina sino para EE.UU. y en unas condiciones leoninas... Venezuela aún hoy vende gasolina en EE.UU. a precios irrisorios, respetando unos contratos que establecen el precio de venta del barril muy por debajo de lo que vale hoy. Los latinoamericanos no debemos ser conducidos a falsos enfrentamientos.

–¿No teme que los últimos escándalos de corrupción (hay dos ministras y una secretaria de Estado bajo investigación judicial) le quiten votos?

–Me parece que el Gobierno ha dado una respuesta más que clara en este sentido. La corrupción no es patrimonio de un único gobierno pero sí el modo en que le hace frente. El gobierno de Kirchner es el único que desde 1983 ha enfatizado la necesidad de tener una Corte Suprema de Justicia en serio, independiente, que garantice esa lucha contra la corrupción y cualquier otra, como la de la impunidad por los crímenes de lesa humanidad. Pudimos renunciar a reducir el número de jueces en la Corte de siete a cinco y tener dos magistrados afines, pero no lo hicimos. Creo que es más importante analizar mucho más lo que hacemos que lo que decimos los dirigentes políticos.

* De El País de Madrid                                                                             

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular