La doble raíz del Nacionalismo

por Juan José Hernández Arregui

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

Cada nación ve a las otras de acuerdo a "su" interés nacional. Y no de acuerdo a ideales de fraternidad universal. Y, del mismo modo que para el vendedor de ataúdes los muertos son dignos de apoyo, lo que es bueno para una será malo para la otra. Una nación que acepta la teoría librecambista de otra no es una nación, pues está favoreciendo, al desguarnecer su propio mercado, a la industria extranjera, y en consecuencia, frenando su propio desarrollo industrial, base de toda independencia nacional. La campeona del libre cambio y la libertad de los mares, Inglaterra, adquirió, durante l siglo XIX, la categoría de potencia mundial con el proteccionismo económico.

"Bajo el ala del proteccionismo se incubó y desarrolló Inglaterra, duran te el último tercio del siglo XVIII, este sistema de la gran industria moderna: la producción mediante máquinas impulsadas a vapor. Y como si las tarifas proteccionistas no fueran suficientes, la guerra contra la Revolución Francesa ayudó a que Inglaterra se asegurase el monopolio de nuevos métodos industriales. Durante más de veinte años, la flota de guerra inglesa cortó a los competidores industriales de Inglaterra los vínculos con los mercados coloniales, el tiempo que los abría compulsivamente al mercado para el comercio inglés. Las colonias sudamericanas desprendidas de sus metrópolis europeas, la conquista inglesa de las colonias francesas y holandesas; la gradual subyugación de la India, convirtieron a los pobladores de estos inmensos territorios en consumidores de mercancías inglesas." (Marx)

Todas las naciones capitalistas han conquistado su poderío y autonomía nacionales luego de una legislación proteccionista del Estado, exigida por la misma burguesía nacional en crecimiento. Una vez afirmada la industria, esa misma burguesía nacional ha reclamado medidas librecambistas, no sólo al propio Estado, sino a los demás países:

"El sistema proteccionista fue un medio artificial para expropiar a los trabajadores independientes, para capitalizar los instrumentos nacionales de producción subsistencia, y para abreviar con la fuerza el pasaje de la forma medieval al sistema moderno capitalista de producción." (Marx)

Es ésta una regla universal. Y tal proteccionismo económico estructuró su primera y más ortodoxa manifestación en Gran Bretaña. Al compás de su poderío marítimo, enmarcó al mundo entero dentro de su política nacional de engrandecimiento y dominio, que la filosofía del liberalismo, reflejo ideal del mercantilismo inglés, presentó en el siglo XIX como glorioso ideal de la libertad de comercio y de pensamiento a todos los pueblos del orbe. Filosofía políticamente disolvente para el futuro de la América ex Española.

* Extraído de "Nacionalismo y Liberación" de Juan José Hernández Arregui

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular