La deuda sigue pesando en la Economía Argentina

 

Cont. Jorge Amado                                  Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

 

En primer lugar se señala  que los consignados a continuación son datos estimados al cierre del Ejercicio 2007, ya que no se cuenta todavía con las cifras definitivas.

 

En el Cuadro 1, podemos observar la evolución del stock de la Deuda Pública desde el 2005 en adelante, es decir después de la salida del default a través del canje de los viejos título por las nuevas emisiones.

 

Como se desprende del Cuadro 1, sin considerar el monto de la deuda por los títulos que aun permanecen en poder de los que no se presentaron al canje, el total de la Deuda se incrementó de 128.6 millones de Dólares a 144.7 millones de dólares a Diciembre del 2007.  

 

Cuadro 1

Como se recordará, a fines del 2006 el Gobierno Nacional decidió cancelar en forma anticipada la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI)  por lo que se observa una disminución en los “Préstamos de Gobiernos Internacionales” (de 21.6 a 12,9 millones de dólares). No obstante, se muestra un incremento en los “Títulos Públicos” de 61.5 millones a 75.o millones de dólares, que se produce por el incremento del CER sobre la deuda en moneda nacional.

Es importante también señalar el incremento de la deuda “Intra Sector Público” que pasó de 7,8 a 19.9 millones de dólares en el 2007. Esto último es debido ala que la Tesorería Nacional ha tomado recursos inmovilizados que tenían algunos organismos (tales como la AFIP, o el ANSES), dándoles a cambio Letras de corto plazo, a menor costo del que se pagaría ante colocaciones en los mercados de capitales locales o extranjeros, y a los “Anticipos del Banco Central”, también a devolver a corto plazo.

 

Cabe destacar que el total de la deuda de los que no se presentaron al canje asciende a unos 28.8 millones de dólares, sin que se conozca cuál será la solución final de sus reclamos, ya que el Gobierno Nacional ha reiterado su decisión de no “reabrir el canje”.    

 

No obstante el incremento de la deuda total señalado precedentemente, es importante destacar que ciertos índices que se usan para medir el “peso de la deuda” en la Economía, han mejorado notablemente.

En el Cuadro 2 podemos observar que el peso de la Deuda Pública con relación al Producto Bruto Interno (PBI) ha bajado del 166% en el 2002 al 59% en el 2007.

Es decir que, no obstante el aumento de la deuda total, el incremento del PBI durante el período ha sido mayor, lo que explica el mejoramiento del índice.     

Cuadro 2

 

En el mismos sentido, si analizamos el “peso de la deuda” con relación a las Reservas Internacionales, vemos que ha pasado de ser de un 836% en el 2002 a un 132% en el 2007. En otros términos,  en el 2002 la deuda pública era más de 8 veces las Reservas, mientras que en Diciembre del 2007 la deuda es apenas 1,3 veces mayor que las reservas  internacionales.

 

  

Cuadro 3

 

 

Otro índice que se usa para medir el peso de la deuda, es su comparación de los intereses a pagar en un año, con los recursos por impuestos recaudados en el mismo período. En el Gráfico 4  vemos que mientras en el 2002 los Intereses de la deuda se llevaban un 22% de los recaudado, en el 2007 consumen un 10% del total de ingresos por impuestos.

Cuadro 4

 

 

Otro índice muy significativo es la comparación entre el total de la Deuda Pública Externa con las exportaciones anuales, en la medida que son éstas las que proveen de divisas que se destinarán a la atención de la deuda. El cuadro 5 nos muestra que mientras en el año 2003 la deuda pública más que triplicaba el monto de las exportaciones, en Diciembre del 2007 la deuda pública es una vez más que las Exportaciones totales del período.

 

 Cuadro 5

 

 

También es importante analizar la residencia de los acreedores, por cuanto es importante que los fondos para atender los servicios (amortización y/o intereses) de la deuda se transfieran al exterior o queden dentro de la economía del país.

El Cuadro 6 nos muestra que mientras en el año 2003 sólo el 43% de los acreedores era residente en la Argentina, ese porcentaje se ha incrementado al 57% en el 2007.

 

Cuadro 6

 

Los analistas prestan mucha atención a la composición de la moneda en que se contrajo la deuda pública. El Cuadro 7 nos muestra que mientras en el año 2004 el 79% de la deuda era en moneda extranjera, y sólo el 24% de la deuda estaba expresada en pesos; en el año 2007 esa relación se ha transformado en un 47% en moneda Argentina contra un 53% en moneda extranjera. 

  

 

Cuadro 7

 

Sobre este último punto cabe destacar que gran parte de la deuda en pesos argentinos reconoce el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) por lo que un aumento en los índices de inflación se refleja automáticamente en un aumento de la deuda. Por cada punto de inflación, se produce un incremento de 1.800 millones de pesos, aproximadamente.

 

Cuadro 8

 Este Cuadro 8 nos señala el perfil de vencimientos de capital de la deuda, y nos permite observar que en los próximos años, hasta el 2011-12 hay vencimientos que superan los 10.000 millones de dólares anuales; para cubrir estos vencimientos es necesario acceder a nuevos préstamos, o renovar los existentes. Si siguen las dificultades (se analizan a continuación) para acceder a los mercados de capitales, es probable que se enfrenten algunos problemas de financiamiento.

 

Riesgo País

 

En los mercados, se considera que la deuda del Gobierno Norteamericano tiene riesgo “cero”; es decir, que al comprar un título de ellos, el inversor percibe los intereses que establece el Tesoro, sin ningún tipo de adicional. Por ejemplo en la actualidad percibe apenas un 3% anual de interés en las Bonos del Tesoro Norteamericano, a 10 años de plazo.

Cuando ese mismo inversor compra un título en el exterior, quiere que el interés del título le compense también el “riesgo” de no recuperar su capital; es decir el llamado “riesgo país” es la cantidad de interés que exigen los inversores para comprar un título extranjero; ese “sobreprecio” que nos cobran para prestarnos depende de factores “cuantitativos” (crecimiento del PBI, Presupuestos equilibrados, baja inflación, etc.) y, cada vez más, de factores “cualitativos”, tales como estabilidad política, estabilidad institucional, reglas claras en los mercados, previsibilidad de las políticas, etc.

El “riesgo país” entonces es la cantidad de puntos que debemos pagar, por sobre la tasa de interés de los títulos estadounidenses.

En la actualidad, ha subido nuevamente el “riesgo país” de la Argentina y ha superado los 500 puntos básicos (un 5% anual, por sobre la tasa de EEUU), motivado fundamentalmente por diversos factores “cualitativos”; según recientes publicaciones, uno de los más importantes es el  supuesto manejo de los índices de inflación confeccionados por el INDEC, ya que genera creciente incertidumbre y eso repercute en los mercados de capitales.  Si una persona desea adquirir títulos del Gobierno, en pesos ajustado por el CER, y si éste último no refleja realmente la inflación, a medida que pasa el tiempo esa persona se va descapitalizando, su capital va perdiendo el real poder adquisitivo.

 

Todo ello dificulta el acceso de la Argentina a los mercados de capitales internos y externos, lo que agrega incertidumbre sobre la forma en que se conseguirá los fondos necesarios para cubrir la llamada “brecha financiera” durante el Ejercicio 2008.

 

Otro factor “cualitativo” que se considera importante es la deuda con el “Club de París” por unos 6.000 millones de dólares, que permanece impaga. Como es sabido, una de las reglas básicas de estos acreedores, es que el Fondo Monetario Internacional debe monitorear la evolución de la economía del país que solicita  una refinanciación de su deuda.

Por su parte el Gobierno Nacional, ha reiterado que no aceptará ninguna injerencia del FMI en la economía, por cuanto ya no le debemos nada.

Esta es una condición que aparece hasta ahora insalvable y, no obstante la voluntad política de algunos gobiernos extranjeros de colaborar con la Argentina, no pueden apartarse de esa exigencia.

Mientras tanto, hay importantes inversiones en obras de fundamental importancia para Argentina, que permanecen sin concretarse, a la espera de un arreglo con el Club de París, sin cuya cobertura los inversores privados extranjeros no están dispuestos a asumir el riesgo.

 

Finalmente,  hay que señalar que, si bien los índices expuestos más arriba, muestran una mejora en lo que significa el “peso de la deuda” sobre la economía Argentina, lejos estamos de haber superado totalmente el problema financiero que ella provoca, y que se extenderá seguramente por  varias generaciones de argentinos.

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular