LA CARRERA DE LUIS BARRIONUEVO

El que nunca trabajó de mozo

 
Por Laura Vales                     Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

Luis Barrionuevo nunca trabajó de mozo, pero se adueñó del gremio gastronómico. Esa paradoja –nacida de un episodio ocurrido hace 31 años– expresa toda su historia personal. Aún más: la anticipa. Ocurrió en 1975, cuando era un empleado de la Asociación Obrera Textil y mediante algún recurso que se ha perdido en la historia, consiguió hacerse amigo de Casildo Herreras, por entonces líder del sindicato. Tanta confianza logró hacerle sentir Barrionuevo a Herreras que éste lo nombró su custodio.

Con ese apoyo, el culata dio un salto mayor y pasó a dirigente gremial, como titular de la seccional San Martín de la Unión de Empleados Gastronómicos. Poco después fue intervenido y en respuesta tomó por la fuerza el edificio de la federación nacional. La Justicia lo echó a las cuarenta y ocho horas, pero la historia siguió corriendo. En el ’76 vino el golpe de Estado y, por intermedio del coronel Carlos Manuel Valladares, la dictadura lo rehabilitó y repuso en el cargo.

Su apoyo a Carlos Menem, cuando era todavía gobernador de La Rioja y nadie creía en sus posibilidades, lo hizo subir un nuevo escalón. Barrionuevo le organizó un multitudinario acto del sindicalismo en la cancha de River, que ayudó al riojano a subir al poder. A concentraciones como esa aportó no sólo la presencia de su gremio sino también la de la barra brava de Chacarita y, según ha confesado, un millón de dólares para la campaña. Se ha escrito que parte de esos fondos llegaron por el “Coti” Nosiglia: el radicalismo pensaba entonces que había que apoyar a Menem en la interna con Antonio Cafiero, a quien se veía como un adversario más serio para las presidenciales del ’89.

Al asumir Menem, Barrionuevo obtuvo su recompensa. Fue designado interventor del Instituto Nacional de Obras Sociales (INOS) y luego en la Administración Nacional de Seguros de Salud (Anssal), organismos que le dieron el manejo de los fondos que recibían las obras sociales.

Barrionuevo y Nosiglia se conocen desde la época en que militaban uno en la Juventud Sindical y otro en la Juventud Radical (ver aparte). Juntos, fueron las figuras clave del Pacto de Olivos, que le daría a Menem la reelección.

Años después, con el menemismo en proceso de desintegración, se acercó al duhaldismo. Su mujer, Graciela Camaño, fue ministra de Trabajo de aquella gestión. Barrionuevo está casado con Camaño en segundas nupcias; ha tenido cuatro hijos, dos de esa unión y dos del primer matrimonio.

Fue presidente de Chacarita; quiso y no pudo ser gobernador de Catamarca. Denunciado dos veces por enriquecimiento ilícito, dijo que su único bien era un Fiat Regatta. Aunque se denunció que compró un chalet de 230 mil pesos en el country Golfer’s, en el que hay que pagar otros 12 mil para asociarse, Barrionuevo ha salido de esos procesos judiciales libre de culpa y cargo.

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular