FRANCIA: La Marginación Social y los jóvenes que responden violentamente

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó(el diarito) Prensa Popular

El problema fundamental no es el racismo ni la inmigración, es, ya lo conocemos  bien nosotros, la lucha de clases. Se trata de un sector marginado que no encuentra cabida en la sociedad, desocupados e hijos de desocupados que no tienen nada que perder y que responden a una provocación de otro hijo de inmigrados, como su nombre lo indica, el ministro del interior Sarkozy,  populista manipulador que para atraerse los votos de la derecha mas reaccionaria usa un vocabulario  de camionero cuando se refiere a los jóvenes de los barrios marginales: "racaille", que viene a ser algo así como "la mersa" o "la negrada" entre nosotros, y promete que los vá a limpiar con  detergente y lindezas por el estilo.
Ahora, para seguir con el mismo discurso animal, dice que expulsará a los extranjeros estén o no  regularizados que sean detenidos por disturbios y que impedirá desde ahora en adelante  la reunificación familiar de los inmigrados.
O sea que no se trata de hijos de extranjeros (porque muchos de ellos son hoy figuras centrales del gobierno, incluso una de las principales figuras del municipio de París, creo que la  alcaldesa, es hija de es españoles) sino un problema de pobres que buscan un nuevo acomodo en una sociedad que les margina, donde hay muchos franceses blanquitos y rubiecitos., además, lógicamente, de negros y árabes. El racismo es un atributo de todas las sociedades, incluso nosotros hablamos de "cabecita negra", los "paraguas" y muchos de nuestros vecinos también hablan de la "negrada" y ya desde lo mas profundo de la historia nuestros próceres decían que no había que "ahorrar sangre de indio, que es lo único que tienen de humano".
Pescadores a río revuelto utilizan esta revuelta de los barrios marginales para llevar agua a su molino contra los inmigrantes, algo que suena a bella melodía en la extrema derecha francesa, igual que en la de cualquier país, pero no debemos confundir. No es un problema de inmigrantes ni un fenómeno racista, que seguirán existiendo mas allá de estas situaciones puntuales,  es pura y simplemente la explosión de los pobres ante situaciones sin salida, parecida a la de los primeros piqueteros.

Tampoco es cierto que "todos los partidos, de derecha e izquierda" hicieran nada al respecto. Si la cosa saltó ahora es porque desde que subió la derecha al poder, se han quitado por "caras" todas las políticas de asistencia a estos barrios: policía de proximidad, locales para jóvenes, centros barriales, campos de deportes,  asistencia a los desocupados, a los inmigrados, políticas de integración, etc. que si existían es porque alguien las había implementado: los socialistas cuando estaban en el gobierno ya desde Miterrand y mas tarde Jospin.
 

Es muy profundo el tema para dedicarle tan poco tiempo

Tal vez sirva  saber qué piden estos muchachos, y lo dicen claro: Libertad, Fraternidad, Igualdad, o sea, las tres palabritas mágicas que marcaron nuestra historia desde finales del 1700 para acá, que influenciaron tanto en América,. en Europa, y aún son parte de nuestras identidades y utopías.

No se consideran ni inmigrantes ni extranjeros  sino franceses, nacidos en Francia, europeos de pura cepa, con su buen grado de sangres mezcladas que es lo que define en parte a Europa, por donde han pasado todas las razas que te puedas imaginar. Si te paras en una estación de tren en París o Londres parece un muestrario. El problema no es ese, no es el árabe ni el negro, que eso tiene otras connotaciones, sino el ser pobre o ser rico, el tener o no tener.

Cuando a las ciudades  del litoral español viene la familia del jeque saudí, o la de cualquier árabe nutrido de petrodólares, todo son alfombras rojas, desde el avión hasta el hotel.  Lady Di noviaba  (y se terminó matando) con un musulmán egipcio que no le quitaba el sueño a la nobleza británica. El problema es ser árabe pobre, como ser sudaca pobre o chino pobre o ruso pobre. Y también ser francés pobre. Porque esos muchachos  son y se sienten en su gran mayoría franceses. Claro que su barrio es una mierda, la escuela en la que estudiaron es jodida y llena de carencias, hay chorros que te afanan, hay violencia, mucha gente sin laburo ni a la vista.
Justamente este descontento no es capitalizado por los musulmanes radicales, que sería lo lógico si se sintieran árabes no franceses, ni por ninguna organización política. Nace de abajo y sin control de nadie, por eso me recuerdan a nuestros piqueteros antes de ser captados por tal o cual movimiento político, es la misma marginación,  el mismo camino sin salida,  y cuando les preguntan que quieren lo dicen claro: Libertad, igualdad, fraternidad, y no hay nada mas francés que eso, que está escrito en las fachadas de todos los edificios públicos. Y después piden trabajo, simplemente, trabajo, como nuestra gente, trabajo para sentirse ciudadanos dignos, útiles, normales. Para poder tener una  posibilidad en la vida, levantar una familia, tener una casita digna, educar a sus hijos en un barrio mejor, en una escuela sin tal cuadro de marginalidad.

Piden por lo menos  las migajas de la sociedad capitalista, incluso que les exploten, trabajo,  sin mas. No hay detrás una conciencia política ni piden la toma de la bastilla  ni la revolución social. Es pura rabia desesperada. Queman los coches de sus padres, de sus vecinos, de la gente que está tan mal como ellos.
El querer darles una identidad no francesa, de inmigrantes, no les hace ningún favor ni justicia y al final solo sirve a la derecha que vive gracias al miedo que los burgueses franceses (que lo son mucho) tienen a todo. Han escondido bajo la alfombra a sus marginados, negando su existencia para no tener que tenerlos en cuenta y ahora que estos se hacen oír quemando sus propios barrios prefieren ver en ellos a extranjeros inadaptados.

*Enviado por un lector de el diarito desde Europa

                                  Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó(el diarito) Prensa Popular