El padre Pocho, el cura que sedujo a Kirchner en

                                      La Rioja

Reivindicó a la iglesia de los pobres frente al Presidente


                                         Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

LA RIOJA.- Lo ovacionó una multitud. El presidente Néstor Kirchner lo nombró en forma reiterada. Decenas de llamadas en las radios riojanas sostenían: el "padre Pocho" emocionó con una palabra frontal y sencilla, reivindicó la pastoral de monseñor Enrique Angelelli y cambió el eje del acto, si es que éste había sido pensado como un mitin político.

Además, pidieron que retornara a la conducción del tradicional Tinkunaco, la mayor celebración religiosa de la provincia, que se festeja todos los 31 de diciembre al mediodía.

El fragor de la breve visita de Kirchner a Chamical el día que se recordaba el 29° aniversario del asesinato del obispo riojano había quedado en el recuerdo. Pero Délfor Brizuela, un cura de 45 años, con 19 de ejercicio sacerdotal y párroco de Chamical hace tres, continuaba en la consideración de los medios, sin proponérselo.

En comunicación  telefónica con él, en plena siesta, se encontraba a medio camino entre Chamical y Punta de Los Llanos, llevando, como un obrero más, material de construcción para la ermita levantada a la vera de la ruta nacional 38, en el sitio donde, en 1976, quedó tendido Angelelli, boca arriba y con las manos en cruz.

"Es como un sueño lo que estoy viviendo." No se refería a la repercusión de su sermón en el palco. Aludía a la decisión presidencial de impulsar la reapertura de la investigación del caso Angelelli y a que hubiera mencionado que "fue un asesinato".

"Vamos a tomar unos mates. Quiero que me cuente cómo fue y cómo se vivió este hecho", propuso el Presidente a los sacerdotes del Decanato de los Llanos y familiares de desaparecidos, un rato antes del acto.

"La actitud del Presidente me relajó", comentó el cura, quien se enteró tan sólo unas horas antes de que tenía que hablar. Pero Brizuela, como muchos, no sabía con qué tipo de acto se encontraría. Fue su primer contacto con el Presidente.

Era un adolescente de la escuela secundaria cuando conoció a monseñor Angelelli y se comprometió con el grupo de jóvenes que desarrollaba tareas comunitarias en una Rioja muy pobre. Descubrió que no quería ser abogado como su padre, un destacado profesional del medio y también ex ministro del gobernador Carlos Menem.

Aunque pertenecía a una familia de clase media acomodada, de niño le encantaba acompañar a su madre en las tareas de Caritas Diocesanas. "Aprendí lo que significaba servir a los demás, a los que menos tenían."

"Cuando escribí al obispo Witte [Bernardo] para presentarle mi decisión de entrar en el seminario, puse que el llamado de Dios yo lo había sentido en estos chiquitos lustrabotas en el grupo de jóvenes, en los barrios donde poco a poco había ido llegando y trabajando en cosas tan diversas, porque era desde dar catequesis a juntar piedras en un camión para los cimientos de una piecita o de una Capilla."

La otra palabra

¿Por qué la gente, a través de los medios, rescataba sólo el sermón del padre Pocho? "Se va perdiendo el miedo, especialmente ahora que las cosas comienzan a llamarse por su nombre, con una actitud más serena."

-¿A qué atribuye la buena reacción de la gente a sus palabras?

-Hablé directa y simplemente. Sin rodeos.

No se imagina en otra misión que no sea la sacerdotal.

En los archivos hay un párrafo de una extensa conversación de este sacerdote hace cuatro años: "Los momentos más consistentes de fe, de presencia de Dios, son cuando parece que El no está. Cuando vivimos el silencio de Dios. El Dios que no hace bulla".

Por Arturo Ortiz Sosa (h.)

                                            Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular