¿Cómo es la discriminación en Argentina?

 Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito)Prensa Popular

La discriminación racial en Argentina es parte del acervo cultural.

Basta con que recordemos que desde la obra literaria por excelencia, ya existe la discriminación. Se discrimina al negro, se discrimina al indio, al pampa. Paradójicamente siendo que el propio Martín Fierro, es un discriminado por los sectores oligárquicos de mitad de siglo XIX.

En Argentina, es muy popular el Fútbol (no descubrimos nada realizando esta afirmación).

La acusación más común de parte de los hinchas de River hacia los de Boca Junior (su eterno rival) es de: boliviano, paraguayo, negro, grasa.....

Los sectores medios y hasta populares (semejantes en su extracción social al Martín Fierro), también acusan a sus compañeros de trabajo, a sus vecinos, los ocasionales transeúntes o rivales, como “Negro”. “Hacés cosa de negro” es la acusación que suele oírse, para destacar un error o algo que estéticamente (supuestamente) está equivocado.

Los bailes de las barriadas populares, las bailantas, están para los jóvenes de clase media, “lleno de negros”. Existe un dicho popular (o al menos hasta hace algunos años se repetía y mucho), aquello de: “caliente como negra en baile”.

Esto es lo más masivo y popular en Argentina.

Es decir que la discriminación está relacionada con: el color de su piel (en general cobriza o bien oscura) o con su origen de nacimiento (boliviano, paraguayo, peruano, chileno).

Paradójicamente tanto los bolivianos, como los peruanos son portadores en su sangre de la cultura más avanzada de América del Sur, como son las culturas Incas y sus símiles, que tienen en el Machu Pichu, la expresión de mayor trascendencia internacional y que hoy es visitado por turistas de todo el mundo. Tanto sea por su nivel de instrucción y conocimiento que hoy es innegable para la ciencia, como por los despojos y robos sufridos por su pueblo por parte de los conquistadores españoles, con la matanza mayor sufrida en América.

En tanto los hermanos paraguayos, llegaron a tener en 1850 el primer Alto Horno de América, el nivel de instrucción más alto del continente, el primer ferrocarril (antes que La Porteña fuera estrenada en Buenos Aires a mediados del siglo XIX), el mejor y más instruido ejercito (estudiaba estrategia y táctica en Alemania, Holanda y otros). Todo, hasta que la Injusta e imperialista Guerra de la Triple Alianza (Brasil, Argentina y Uruguay, con el apoyo de Inglaterra, Bélgica, Francia, etc), luego de 5 largos años, diezmaron al pueblo paraguayo, que se resistió heroicamente.

Por otro lado, los hermanos chilenos fueron parte del ejercito de don José de San Martín, junto con Bernardo O’Higgins, quienes liberaron a nuestra patria del colonialismo español.

Además de compartir ancestralmente la cordillera y la raza común a ambos lados de la misma : Mapuche.

En Argentina la discriminación por excelencia en contra los negros latinoamericanos. Esos mismos bolivianos y paraguayos y chilenos, que levantaron los lugares más turísticos de la costa Atlántica de la Provincia de Buenos Aires, desde Villa Gesell hasta San Clemente. Los chalets y mansiones de Cariló y Pinamar. Los que construyeron sus paredes e instalaron sus puertas.

Cabe remarcar que el asunto de la discriminación supera nuestras fronteras por lejos. Ya conocemos el KKK de Estados Unidos y las matanzas y discriminaciones terribles; el Apartheid de Sudáfrica, o los alemanes de Hitler con su locura de campos de concentración y los millones de muertes judías.

En los ejemplos citados, aparecen los negros y los no necesariamente negros. O sea que la discriminación no esta necesariamente ligada al color negro en el mundo.

Deberíamos fijarnos por ejemplo en España, Francia, Alemania, y hasta el mismo Estados Unidos discriminan a los árabes.

Otro ejemplo que en nada tiene que ver con el color negro, es la discriminación manifiesta que sufren en Suecia los Lapones. Habitantes del norte del Suecia que son extremadamente blancos, rubios y de ojos celestes. Allí los discriminan pero por su condición económico-cultural-educativa. Pero los discriminan al fin.

Un análisis sociológico profundo se impone para considerar y respetar más a nuestros hermanos latinoamericanos.

Se impone para lograr construir un país donde predomine el bien común y la felicidad de todos sus habitantes.

 

Silvio Bageneta               

 Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito)Prensa Popular