BRASIL: ¿QUIÉN GANÓ LAS ELECCIONES MUNICIPALES?
Por Luciano Wexell Severo                                             
Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

A diferencia de la realidad venezolana de hoy, hacer un mapa político de Brasil después de la segunda vuelta del 31 de octubre no es tarea simple. Ahora se habla de una gran derrota del PT y de Lula, especialmente con las pérdidas de las estratégicas Porto Alegre y São Paulo.

Con base en los resultados finales anunciados por el Tribunal Superior Electoral (TSE), hacemos algunas observaciones. Como forma de facilitar el análisis, hablaremos de las fuerzas políticas de Brasil divididas en dos bloques: el “A”, compuesto por los ocho partidos que integran la base aliada del gobierno Lula – Partido de los Trabajadores (PT), Partido Comunista del Brasil (PCdoB), Partido Socialista Brasileño (PSB), Partido Popular Socialista (PPS), Partido Liberal (PL), Partido Laborista Brasilero (PDT), Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y Partido Verde (PV)-- más el PDT (Partido Democrático Laborista), progresista que mantiene cierta distancia; y el “B”, constituido por el Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) de Fernando Henrique Cardoso y el Partido del Frente Liberal (PFL), que responden a las políticas neoliberales.

1) De los 5562 municipios brasileños, el llamado bloque A ganó en 3123 contra 1663 del bloque B (56% frente a 30%); 2) el bloque A conquistó 20 de las 26 capitales de estados brasileños o 77%; 3) el bloque A obtuvo 61,4 millones de votos o 64% del total; 4) esos resultados fueron conquistados a pesar de la vergonzosa y evidente interferencia de los grandes medios y de los institutos privados de encuestas a favor de los partidos del bloque B.

¿Quién ganó las elecciones? No es necesario hacer malabarismos para decir que fueron el PT, los ocho partidos que apoyan al presidente Lula y la otra sigla progresista. A partir de esa evaluación, parece claro que se trata de un importante avance del oficialismo y sus aliados. Evidentemente se pueden hacer mil validas y justas discusiones respecto a la heterogeneidad del denominado bloque A. Es evidente que son bastante diferentes los intereses y objetivos de PT, PCdoB, PSB, PPS, PL, PTB, PMDB y PV. Tal vez si no fueran distintos, serían un solo partido. Lo importante es que se trata de la base de apoyo de Lula, gobiernan juntos, tienen ministerios, etc.

El PT, el partido de Lula, conquistó 9 capitales, aumentó sus alcaldías de 187 a 413, y fue el ganador en número de votantes en todo el país, con 23,2 millones de votos. Ningún otro tuvo más votos que el PT. Venció en capitales como Aracaju (SE), Fortaleza (CE), Macapá (AP), Palmas (TO), Porto Velho (RO), Rio Branco (AC) y Recife (PE), algunas áreas de gran pobreza en el Norte y Nordeste; y en Belo Horizonte (MG) y Vitoria (ES), en el rico Sudeste. Además, ganó en las importantes ciudades de Contagem (MG) y Osasco (SP). El Partido Socialista Brasileño (PSB, de Miguel Arraes) ganó las capitales João Pessoa (PB), Manaus (AM) y Natal (RN) y también aumentó su número de alcaldías. Lo mismo pasó con el PDT, que obtuvo la victoria en Maceió (AL), Salvador (BA) y São Luis (MA), y el PPS, que fue el primero en Porto Alegre (RS) y Boa Vista (RR). Así, sumados los demás partidos de centro-izquierda (o sea, el bloque A sin el PT) ganaron 11 capitales y obtuvieron 38,2 millones de votos.

Sobre la “gran derrota del PT y de Lula”: el PT perdió São Paulo, el centro financiero y mayor ciudad de Brasil con 7,8 millones de electores, entre otras cosas, como fruto de una desastrosa política de (no) alianzas, del alto rechazo a la candidata Marta Suplicy (actual alcaldesa), de la poderosa campaña mediática en contra su candidatura e, incluso, debido a alguna frustración con relación a las políticas del gobierno Lula. En Porto Alegre, ciudad del Forum Social Mundial y modelo del Presupuesto Participativo, en las manos de PT desde 1988, pasó algo parecido. Allá, después de 16 años, todos los demás partidos grandes se agruparon para derrotar el PT. El PPS (que forma parte de lo que denominamos bloque A) ganó esa capital con propuestas locales, sin hacer campaña contra Lula.

La cuestión importante, de la que todavía no se habla mucho, es que a pesar de las falsas encuestas, del total apoyo de los medios, de la persecución y prisión ilegal de candidatos o miembros de partidos adversarios, el bloque B –las agremiaciones que representan la sumisión nacional a los intereses extranjeros– venció en 6 de las 26 capitales (23%) y obtuvo 34,6 millones de votos (36% del total). El partido neoliberal (PSDB), tuvo una reducción de 996 a 871 alcaldías, ganó 5 capitales, casi todas en las regiones más ricas del país: Cuiabá (MT), Curitiba (PR), Florianópolis (SC), São Paulo (SP) y Teresina (PI). El PFL tuvo una marcada reducción, de 1028 ciudades para 789, y ganó solamente la capital del Río de Janeiro (RJ).

El campo nacionalista y progresista avanzó en esas elecciones municipales, a pesar de dos grandes pérdidas del PT. Al contrario de lo que están vociferando los grandes medios, el presidente Lula debe utilizar los resultados obtenidos de forma positiva: aprovechar las victorias de los partidos de gobierno para consolidar un bloque que intensifique los cambios tan necesarios en Brasil.

                                                                  Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular