DEFINICIÓN: Un meme es, según las modernas teorías sobre la difusión cultural, la unidad teórica de información cultural para su transmisión de un individuo a 

otro o de una mente a otra (o de una generación a la siguiente). ( http://es.wikipedia.org/wiki/Meme )   

Apuntes  sobre  los  memes Nuevas formas de comunicación de la derecha

 por Facundo D. Illanes                              Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

La  perspectiva  de  los  memes  sirve  para  analizar  cómo  funciona  la  información  en  una  sociedad  sin  interesarse  por  los  contenidos  sino  centrándose  en  la  difusión  y  persistencia.  Por  "unidad  teórica  de  información  cultural"  debe  entenderse,  desde  una  habilidad,  una  técnica,  una  idea,  un  concepto  o  una  costumbre  hasta  la  manera  de  fabricar  un  útil.  Es  decir,  el  conjunto  de  información  transferible  de  una  generación  a  otra  o  de  una  persona  a  otra.   

Lo  más  interesante  es  que  plantea  a  la  información  como  en  un  campo  de  batalla,  donde  solo  sobreviven  los  más  aptos,  homólogo  a  la  evolución  de  las  especies.  La  cepa  que  más  se  replica,  es  la  más  fuerte  y  por  lo  tanto,  la  que  se  impone.   

Adaptar  la  información  a  la  perspectiva  de  los  memes  podría  servir  a  la  lucha  por  la  hegemonía1.   Imponer  una  respuesta  automática,  inconsciente  casi,  con  respecto  a  ciertos  temas  esenciales,  daría  una  base  de  consenso  necesario  para  asegurar  una  posición  en  la  disputa  por  el  poder  real.  Una  ideología,  en  definitiva,  no  es  más  que  un  macromeme,  una  estructura  intrincada  de  unidades  mínimas.   Nuestra  derrota  en  algunos  aspectos,  a  sido  lograda  en  base  al  largo  y  paciente  trabajo  del  enemigo,  repitiendo  insistentemente  pequeñas  e  intencionadas  mentiras,  que  han  terminado  por  imponer  el  egoísmo  como  virtud  y  la  miseria  como  norma.   

Crear  un  meme  no  es  una  cosa  simple.  Implica  una  condensación  máxima  con  una  admisibilidad  también  máxima.  Implica,  además,  abandonar  una  de  las  grandes  tradiciones  del  pensamiento  libertario:  la  crítica.  Esta  es  el  desarrollo  de  un  silogismo  completo,  donde  se  expone  primero  una  opinión  y  luego  se  desglosa  en  el  análisis  de  sus  errores,  falacias  y  confusiones.  El  meme  es  contrario  a  semejante  despliegue.  Es  inmediato,  está  más  cerca  del  discurso  publicitario  que  de  las  consignas  políticas.   

Un  caso  práctico  

Si  analizamos  una  consigna  en  comparación  con  un  meme  esto  se  ve  claramente.  La  consigna  originaria  del  peronismo:  “Braden  o  Perón”  condensa  todo  un  discurso  sobre  la  elección  por  la  patria  y  el  rechazo  al  imperialismo.  Se  puede  bucear  en  su  sentido  yendo  mucho  más  allá  de  sus  connotaciones.  Allí  se  encuentran  el  american  way  of  life,  la  tercera  posición,  el  imperialismo,  el  GOU,  la  década  infame,  etc.   

Un  meme,  por  ejemplo,  aquél  que  vincula  el  campo  con  la  riqueza  y   el  alimento  del  país,  que  puede  rastrearse  en  los  discursos  del  conflicto  actual:  “el  campo  es  el  sostén  de  la  argentina”;  carece  de  toda  connotación.  Es  un  átomo2  de  plausibilidad.  De  hecho  esconde  en  los  pliegues  de  su  simpleza,  la  existencia  de  las  cadenas  de  valor,  las  dificultades  de  la  economía  real,  el  trabajo  y  las  condiciones  de  producción,  incluso,  la  multiplicidad  de  actores  que  componen  ese  sujeto  así  como  la  carga  ideológica  implícita  en  el  sustantivo  final.   

La  guerra  comunicacional  

El  principal  error  de  la  estrategia  actual  en  la  guerra  comunicacional,  es  no  entender  la  cualidad  fundamental  de  esta  nueva  etapa.  En  primer  lugar  se  la  desestimó  durante  mucho  tiempo.  Aquella  vieja  frase  del  general,  de  que  la  única  verdad  es  la  realidad,  carece  de  sentido  en  la  posmodernidad.  Son  las  opiniones  las  que  crean  la  realidad.  Nos  disputamos  un  terreno  fijo,  el  de  los  espectadores.  El  concepto  pueblo  dificulta  la  correcta  interpretación  de  estos  fenómenos.  El  pueblo  es  un  actor,  es  activo.  El  espectador  es  pasividad  absoluta,  solo  con  un  gran  esfuerzo  es  capaz  apenas  de  una  reacción  crítica.  

Por  otro  lado,  la  guerra  semiológica  es  fundamentalmente  una  guerra  de  guerrillas.  Las  opiniones  pasan  de  uno  a  otro  como  memes.  Se  replican  desde  distintos  focos  y  desaparecen  con  la  velocidad  misma  de  la  enunciación.  La  conciencia  es  fatigada  por  la  cantidad  de  repeticiones  hasta  convencerse,  por  eso  se  muestran  tantas  veces  las  opiniones  del  público,  o  una  multiplicidad  de  opinadores  de  medio  pelo.  La  guerra  de  posición  que  ha  iniciado  el  gobierno,  es  un  error  que  puede  costar  caro.  No  importa  quién  tiene  razón  o  quién  tiene  la  verdad.  Solo  importa  quién  es  más  convincente.   

Un  canal  de  televisión,  no  miente:  tiene  irrupciones  de  mentira,  esa  es  su  defensa.  La  mentira  no  es  constante,  es  una  interrupción  en  la  anodina  continuidad  de  la  información  tendenciosa.  Pero  solo  se  descubre  por  ráfagas  en  puntos  específicos  sobre  puntos  específicos,  su  carácter  intencional.   

Para  contraatacar:  recordar  las  falsas  autocríticas  que  la  prensa  hace  de  sí  misma:  una  de  las  más  interesantes,  el  papel  que  jugaron  en  la  caída  de  Íllia.  Enrostrárselos.  De  lo  que  no  pueden  escapar  es  de  asumir  que  son  un  poder.  Si  logramos  que  lo  acepten,  entonces  deben  aceptar  que  se  encuentran  en  el  campo  de  batalla.     

El  humor  es  una  de  las  tácticas  favoritas  de  la  guerra  semiológica.  Este  sirve  para  atenuar  o  desviar  la  posibilidad  del  análisis.  Es  la  preponderancia  del  ingenio  sobre  la  inteligencia.  El  humor  no  debe  dar  razones.  La  burla  es  una  injuria  embozada.  Responder  directamente  es  problemático,  hacerlo  indirectamente,  con  humor,  también.  En  el  primer  caso  el  pacto  comunicacional  se  rompe,  es  facil  para  el  primer  agresor  victimizarse.  En  el  segundo,  es  imposible  un  ataque  directo,  es  imposible  desnudar  el  poderío  verdadero  del  medio.  Ellos  no  deben  demostrar  la  verdad,  pero  nosotros  sí.  La  inercia  de  las  opiniones  los  beneficia.  Llevan  años,  siglos,  preparando  el  terreno.     

  La  oblicuidad  de  los  ataques  demuestra  la  característica  de  guerrillas  de  esta  guerra.  

  La  fragmentación  responde  a  una  perspectiva.  Deshace  la  posibilidad  de  la  política.  La  política  es  el  discurso  sobre  el  colectivo.  Sus  sujetos  son  los  colectivos.  Son  sus  actores.  El  atomismo  desvincula  e  individualiza  desconectando  la  solidaridad  entre  los  participantes  del  hecho  social.  La  demanda  se  resuelve  en  el  egoísmo.  Eso  es  la  base  del  status  quo.   

3  Lugares  comunes   

  

El  meme  más  fuerte  es  el  que  más  se  replica.  No  importa  su  valor  interno  o  su  adecuada  referencialidad.  La  fortaleza  del  meme  es  solo  su  replicabilidad.  El  meme  es  la  mínima  cantidad  de  información  que  puede  replicarse.  Es  la  palabra  muerta  que  circula  de  boca  en  boca.  La  opinión  más  posible  entre  todas  las  respuestas  probables.  Es  plenamente  entrópica.  El  meme  es  antilibertad.  Por  eso  lo  emplean.     

La  captura  de  los  topoi3  es  la  que  determina  la  ventaja  y  la  victoria  en  estas  batallas.  Cualquier  taxista  lo  prueba...    

Las  victoriosas  tropas  de  Gengis  Khan  usaban  pantalones  y  estribos.  El  primer  gran  guerrero  de  la  velocidad  obtuvo  su  ventaja  de  lo  meramente  accesorio.  Eso  debería  bastar  para  reflexionar  sobre  la  importancia  de  los  detalles.   

De  igual  manera,  cada  enunciado  es  la  suma  de  detalles  en  el  que  se  da.  

La  repetición  es  la  fuerza  del  meme.  

1  Por  este  término  entiendo  el  consenso  ideológico  impuesto  a  una  sociedad  civil  a  través  de  aparatos  ideológicos  específicos  (la  escuela  y  la  iglesia,  por  ejemplo)  en  contraposición  al  dominio  represivo,  entendido  como  ejercicio  de  la  violencia.  También  es  bueno  recordar  que  "...  ninguna  clase  puede  tener  en  sus  manos  el  poder  de  Estado  en  forma  duradera  sin  ejercer  al  mismo  tiempo  su  hegemonía  sobre  y  e  los  aparatos  ideológicos  del  Estado".   

Althusser,  Louis  (1969)  Ideología  y  Aparatos  Ideológicos  del  Estado.  Sección:  ¿qué  son  los  aparatos  ideológicos  del  estado?

 

2  Átomo:  literalmente  que  no  puede  ser  dividido.  

3 Lugares Comunes.

 

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

 


Contador de visitas Estadísticas
Editor Responsable: Silvio Bageneta

silvioba@uol.com.ar