Prioridades: Agricultura familiar, economías regionales y sequía

El Gobierno de Cristina lanzó el paquete de ayuda al campo

Con cuestionamientos a la actitud de las patronales rurales, el Gobierno lanzó su plan de apoyo. La situación internacional dejó para más adelante el recorte previsto a las retenciones al trigo y maíz. Excepticismo entre las entidades.

Medidas Económicas para favorecer a pequeños productores rurales del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular


Durante el acto la presidenta afirmó que es “un gran honor estar  junto a los que trabajan la tierra de sol a sol, junto a los hombres y mujeres que a lo largo y ancho del país contribuyen todos los días a construir soberanía alimentaria para el pueblo argentino”.

“Todos queremos ganar, pero también tenemos que saber que no puede ser que todo se ganen todo, a costa de que otros no tengan nada”, expresó la mandataria.
Respecto del lockout patronal la presidenta los convoco “a todos al diálogo, a la articulación entre lo público y lo privado, a la solidaridad más profunda, también a la racionalidad”. “No debemos perdernos en enfrentamientos inútiles”, enfatizó.

SEQUÍA. Los productores recibirán 230 millones, los cuales serán destinados en una parte a las pérdidas en los cultivos del trigo con lo que contarán con 50 millones de pesos disponiendo un subsidio de 130 pesos por hectárea afectada y para producciones de hasta 150 hectáreas.

Para el caso ganadero, los productores recibirán un subsidio directo  de hasta 250 vacas por un monto total de 150 millones de pesos. Dicho monto será distribuido a razón de 5 mil pesos de básico para las primeras 50 vacas de todos los productores afectados y 40 pesos por vaca adicional hasta los 250 vacas. Mientras que para productores más grandes la ayuda llega hasta los 13 mil pesos.

Esto recursos presupuestarios, a los que se agregan los 30 millones de pesos asignados en los últimos días con presupuesto de la Secretaria de Agricultura como primer paso para asistir a los productores, se suman al esfuerzo que vienen haciendo los gobiernos provinciales para enfrentar la seca.

CRÉDITOS. El Banco Nación dispondrá de una línea de crédito de 1.000 millones de pesos más 60 millones que serán aportados por la SAGPyA. En este caso las tasas serán del 6% anual. Los recursos servirán para invertir en programas de ayuda a los productores y se irán pactando con cada provincia.

Para el NEA y el NOA, se darán  créditos para la ganadería con tasas del 3% anual, donde el subsidio será del 75% en la tasa.

INFRAESTRUCTURA. En materia de inversión el Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP), que es un Programa de Agricultura cofinanciado por el  Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BIRF), recibirá un crédito de u$s 900 millones. El BID destinó un préstamo de u$s600 millones y otro del Banco Mundial agregó otros u$s 300 millones. Dichos créditos fueron firmados por la Presidenta en su último viaje a los Estados Unidos.

El PROSAP, permite el mejoramiento de los servicios  agropecuarios a través de una amplia cartera de proyectos provinciales y nacionales con impacto en todo el territorio nacional.

De esta manera “el gobierno decidió destinar los créditos internacionales a la inversión del desarrollo y no a créditos de ajuste fiscal que eran los predominantes en la década del 90”, afirmó Cheppi.

ECONOMÍAS REGIONALES. Otros 320 millones de pesos irán para el fondo de apoyo para las economías regionales como son los sectores citrícolas y arroceros, en la provincia de Entre Ríos.

Sin embargo se destaca el apoyo del gobierno para el Plan Fruti Hortícola que será lanzado el martes 15 de octubre en las provincias de Río Negro y Neuquén, el que recibirá un adelanto de 50 millones de un total de 70 millones por año para alcanzar las metas de dicho plan que dura 10 años.

Por último el secretario de Agricultura anunció que espera que el Congreso apruebe un presupuesto para el 2009 de 250 millones de pesos para su secretaria que será repartido a través de las leyes de caprinos, tabaco, algodón, bovinos, ovinos, y forestales.

Agricultura familiar: un anuncio esperado

10-10-2008 /  Uno de los anuncios más esperados por los productores familiares fue presentado por el subsecretario de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar, Guillermo Martini, al afirmar que su carterá dispondrá de 450 millones de pesos para el año 2009.

De esta manera se crea un espacio para un sector que muy importante de la economía alimentaria.
Las acciones no solamente consistirán en identificar al pequeño agricultor, sino también generar políticas diferenciales para ese sector cuya realidad no pasa por la soja, ni por el trigo, ni por el maíz, sino por la condición de la actividad alimentaria que ofrece el sector y su valor como recurso humano.

En el acto se realizó la firma de distintos acuerdos entre las que se destacan un convenio con el Ministerio de Trabajo destinado a organizar el trabajo “golondrina” y al fortalecimiento del empleo rural. El objetivo será mejorar las condiciones de las unidades productivas del productor familiar y, principalmente, para que los trabajadores “golondrina” tengan una diversidad productiva y no deban marcharse de sus campos.

También se suscribió un acuerdo con el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) para fortalecer la organización de los pequeños productores en forma de cooperativas y un convenio con la Subsecretaría de Tierras de la Nación, que permitirá regularizar la legitimidad de las tierras por parte de los productores.

Por otro lado se desarrollará un trabajo que se implementará en el interior del país y que se hará a través del Programa Social Agropecuario (PSA), cuyas oficinas pasarán al ámbito de la flamante subsecretaría.

Además la subsecretaria está trabajando en la solicitud de un crédito de u$s 75 millones con Banco Mundial para actividades productivas de comunidades aborígenes. Así como también otro préstamo de u$s 146 millones con el BID destinado a mejorar las condiciones de reproducción económica ampliada.

El 15 de diciembre se lanzará la creación del Registro Nacional de la Agricultura Familiar de carácter único e inscripción voluntaria.

Agricultura Familiar

Destinan $670 M para sectores postergados

09-10-2008 /  El Gobierno anunciará desembolsos por $450 M que ayudarán a impulsar la Agricultura Familiar. La iniciativa incluye un proyecto para crear una categoría nueva dentro del monotributo. Además, las Economías Regionales recibirán $220 M.

En el marco del Encuentro de Agricultores Familiares que se desarrollará hoy en la localidad de Moreno, la presidenta, Cristina Fernández, dará inicio a la creación de la Subsecretaría de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar. En este marco, Cristina anunciará un desembolso de $450 millones para la Agricultura Familiar.

De esta manera, se apunta a crear un espacio institucional desde el Estado en donde habrá un fuerte compromiso por parte del gobierno para con la agricultura familiar.

Además, la próxima semana como parte del plan para las economías regionales donde habrá 220 millones de pesos para esta actividad, la Presidenta adelantará para Plan Frutícola que engloba a las provincias de Neuquén, Río Negro, Mendoza y San Juan, un adelanto de 50 millones de pesos de un total de 70 millones que se destinarán por año. El plan tiene una duración de 10 años que en total comprenderá 700 millones de pesos para alcanzar sus objetivos.

Es por esto que tanto la agricultura familiar como las actividades regionales se consolidan como una de las herramientas más importantes para tener una economía sustentable desde el mejoramiento de la ocupación de mano de obra y la masificación de cultivos, los cuales son apropiados para tener una mayor capacidad frente a la demanda de alimentos a nivel mundial.

Agricultura Familiar. La subsecretaría De Desarrollo Rural y Agricultura Familiar, que está  a cargo del ingeniero Guillermo Martini, dispondrá  de un presupuesto para el año que viene de  u$s150 millones. También en lo que resta del año cuenta con un gasto de 60 millones de pesos.

La subsecretaria está conformada por dos direcciones; una de ellas estará en manos de Pedro Cerviño, quien será el responsable de la Dirección de Políticas para la Agricultura Familiar, mientras que Alberto Giavarino, quedará a cargo de la Dirección de Ejecución de Políticas.

Las acciones no solamente consistirán en identificar al pequeño agricultor, sino también generar políticas diferenciales para ese sector cuya realidad no pasa por la soja, ni por el trigo, ni por el maíz, sino por la condición de la actividad alimentaria que ofrece el sector y como valor de recurso humano.

A la vez, la subsecretaría absorberá todos los subsidios, programas y proyectos que se encontraban dentro de desarrollo rural de la Secretaría de Agricultura.

Entre los programas que más se destacan están: el Proinder, ProderNEA, ProderNOA y el Programa Social Agropecuario (PSA).
Durante el acto se firmarán  los siguientes acuerdos: con el Ministerio Desarrollo Social para trabajar en conjunto a nivel nacional para combatir la pobreza rural.

Un convenio con el Ministerio de Trabajo destinado a organizar el trabajo golondrina y al fortalecimiento del empleo rural. El objetivo será mejorar las condiciones de las unidades productivas del productor familiar y principalmente para que los trabajadores golondrinas tengan una diversidad productiva y no deban marcharse de sus campos.

Un acuerdo con el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), para fortalecer la organización de los pequeños productores en forma de cooperativas. Un convenio con la Subsecretaría de Tierras de la Nación, que permita regularizar la legitimidad de las tierras por parte de los productores.

Se firmará con la provincia del Chaco la entrega de 5 millones de pesos a pequeños productores ganaderos que incluyen a 2.500 familias para el mantenimiento alimentario de los animales. Por último se hará un importante aporte económico al Foro Nacional de Agricultura Familiar, que ayudará a su fortalecimiento a nivel nacional.

En diálogo con Buenos Aires Económico, el subsecretario Guillermo Martini afirmó que tiene una gran “expectativa en la creación para que se convierta en una verdadera instancia que promueva el desarrollo rural autónomo y autosustentable que permita que los pequeños productores, independientemente de que los atendamos en sus necesidades de pobreza, se generen bases para un desarrollo sustentable y atendible básicamente en la producción de alimentos”.

 Por otro lado la subsecretaria desarrollará un trabajo que se implementará en el interior del país y que se hará a través del PSA, cuyas estructuras pasarán a la subsecretaría. Además, habrá conexión directa con los estados provinciales, intendencias y municipios.

También se está trabajando fuertemente con el INTA para diseñar tecnología productiva específica para los pequeños productores. Con el SENASA se están elaborando normativas fitosanitarias. A la vez, se articularán las cadenas de producción con la Subsecretaría de Producción Agropecuaria, a cargo de Carla Campos Bilbao.

La subsecretaria está trabajando en la solicitud de un crédito de u$s 75 millones con Banco Mundial para actividades productivas de comunidades aborígenes. Así como también otro préstamo de u$s 146 millones con el BID destinado a mejorar las condiciones de reproducción económica ampliada.

Además, el 15 de diciembre se lanzará la creación del Registro Nacional de la Agricultura Familiar de carácter único e inscripción voluntaria.

Éste constituye una herramienta fundamental que permitirá contar con una identificación genuina de los  agricultores familiares y será el medio a través del cual  los productores podrán acceder a los beneficios instrumentados desde el  Estado nacional para el desarrollo de este sector.

PLAN FRUTÍCOLA. Luego de 15 meses de trabajo entre las provincias del Neuquén, Río Negro, el INTA,  universidades, productores, la industria y  representantes de distintas instituciones se elaboró un plan sectorial que incluye a todos los eslabones de la cadena, es decir, desde la producción primaria hasta el eslabón industrial.

Este plan tiene como objetivo primordial acrecentar el negocio y distribuirlo con mayor equidad, tendiente a fortalecer la competitividad de la fruticultura regional en su conjunto y favorecer la viabilidad del segmento más débil de la cadena. Para ello, es condición sine qua non la “construcción” de una visión compartida de largo plazo que permita el emprendimiento de acciones conjuntas en la cadena.

Para Marcelo Mendoza, presidente de la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, “este plan apunta a realizar cambios estructurales para que realmente se pueda transformar en una actividad rentable para todos los sectores y especialmente para los pequeños y medianos productores, que es lo que ha faltado en estos últimos años”.

Entre las metas que se planteó  para el sector en el plano interno están la importancia de la mano de obra, “ya que cuando se define la remuneración de la mano de obra esto lo hacen las entidades del campo”, que tienen un trabajador cada 500 o 700 hectáreas, mientras que la fruticultura tienen en promedio en todo el año un trabajador cada 3 hectáreas, así que tiene una incidencia altísima del 60% del costo de producción en mano de obra. Entonces, “lo que se pretende es mejorar la eficiencia en coordinación y en capacitación”, explicó Facundo López, coordinador del Plan Frutícola.

También, se hará hincapié en la modernización del sector primario aportando herramientas de financiamiento crediticio para dar un salto en su producción, es decir, aporte de maquinarias, herramientas, varietales.

Lo mismo para el eslabón de los pequeños y medianos empaques, ya que necesitan reacondicionamiento, remodelarse, ampliarse y, en muchos casos, hacer plantas nuevas puesto que en algunos casos constituyen un cuello de botella para el sector.

Otro punto clave es el desarrollo rural, para lo cual se recibirán proyectos que vengan a través de municipios, asociaciones de fomento rural, cámara de productores que tengan como objeto mejorar la calidad de vida rural buscando así un ámbito razonable con buenas escuelas para los hijos de los trabajadores rurales, capacitación técnica, construcción de caminos, generando de esta manera un espacio de bienestar y ámbito agradable para toda la familia  rural.

Se buscará, por otro lado, fomentar el asociativismo. En este punto el plan propone incentivos de tipo económico de manera que el productor tenga un rédito en plata por trabajar en forma asociada.

Además, el plan busca la diversificación industrial para retener el mayor valor agregado posible. Solamente si tomamos el caso de la manzana veremos que el 40% tiene destino a la industria del jugo y el 90% se envía al mercado externo.

Un tema importante es buscar el mayor consumo tanto de peras como de manzanas. El objetivo es volver de a poco a que la gente coma productos naturales ya que hoy han sido sustituidos por  productos que no son frutas. Para eso se van a  desarrollar canales de divulgación, donde habrá máquinas expendedoras en los subterráneos de frutas frescas.

Por último, se afianzará en la apertura y consolidación de los mercados externos buscando la implementación de sistemas de aseguramiento de calidad.

Por Merino Soto

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

 


Contador de visitas Estadísticas