Con el fin de lograr soberanía y de quitar presiones de la Banca Mundial

Argentina canceló la deuda con el Club de París

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezó este mediodía el acto central por el Día de la Industria, que fue transmitido por cadena nacional. En el discurso en el que anunció la medida "tan largamente reclamada por el sector", la Presidenta volvió a defender la política de desendeudamiento llevada a cabo desde el 2003.

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular

La primera mandataria explicó que en el decreto recientemente firmado instruye al ministro de economía, Carlos Fernández, a instrumentar la medida con reservas de libre disponibilidad del Banco Central. La deuda con el Club de París es de 6700 millones de dólares.

Anteriormente, Cristina Fernández anunció la firma de un decreto antidumping que "tiene por objeto facilitar y aportar todos los procedimientos y tiempos en materia de denuncia de dumping como una protección a la industria". A la vez que exhortó a los empresarios a asumir el compromiso para que esta protección "no tenga impacto ni en el precio ni en la calidad ni en la entrega" y "evitar una transferencia injusta del sector público al privado".

Entre las medidas destinadas al sector industrial, la Presidenta anunció la creación de una línea de créditos para "atender exclusivamente las demandas de financiamiento y crédito" de pequeñas y medianas empresas, que busca fomentar la compra de materias primas y bienes de capital de origen argentino.

Ante los directivos de las mayores asociaciones empresariales del país, que se declararon "gratamente sorprendidos", como apuntó uno de ellos, Fernández dijo que ordenó usar reservas del Banco Central para cancelar débitos por 6.706 millones de dólares en mora desde 2001 con el organismo formado por 19 naciones desarrolladas.
Argentina, que en enero de 2006 canceló con reservas en divisas una deuda por 9.574 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI), se había negado hasta ahora a hacer lo mismo con el Club de París.

"Si el país no cuenta con recursos o financiación queda todo en discurso, en voluntarismo. Existe una política de Estado para el desendeudamiento que tuvo su origen con el pago al FMI", afirmó Fernández en medio del aplauso unánime de los empresarios.

"Este pago pone a todas las empresas que pueden recibir financiación en una posición que hasta ahora no tenían", agregó la jefa del Estado.

"Ha sido un anuncio muy importante, porque hasta ahora la mora hablaba mal de Argentina", subrayó Jorge Brito, quien preside la asociación de bancos de capital privado argentino.

"Hasta ahora había pesimismo en las perspectivas del país y siento que esto puede cambiar el clima", agregó en declaraciones a radios de Buenos Aires.

El experto Darío Epstein vaticinó a su vez que Argentina se beneficiará "con mucha más plata en inversiones" que lo que le pagará al Club de París.

Sostuvo que el anuncio de Fernández "es mucho más importante" que la cancelación de la deuda con el Fondo Monetario en 2006, "porque aquella vez se interpretó que el Gobierno solo quería sacarse de encima los controles" del organismo financiero internacional.

Mientras, el presidente de la Unión Industrial Argentina, Juan Carlos Lascurain, aseguró que "se va a descomprimir la situación por todo lo que se había hablado" en los mercados financieros sobre la deuda argentina.

"Imagino que a los acreedores les cayó muy bien esta medida", agregó el empresario al comentar a los periodistas que fue "gratamente sorprendido" por el anuncio de la mandataria.

El pago al Club de París "seguramente" va a mejorar la calificación de riesgo de inversión en Argentina, porque el anuncio de Fernández "demuestra voluntad de pago" a los acreedores extranjeros, dijo el economista Orlando Ferreres.

"Ningún banco de los países acreedores de la deuda con el Club de París podía financiar proyectos de inversión de Argentina porque el país estaba en default (cese de pagos) con ellos", comentó.

En este sentido, el presidente de Fiat Argentina, Cristiano Ratazzi, puso de relieve que "del Club de París dependían todas las financiaciones importantes" de las multinacionales, que como la de automoción italiana, apuntan a aumentar sus inversiones en el país.

"Es una sorpresa positiva, (Fernández) da un rumbo de querer estar en el mundo y respetar las reglas del mundo", remarcó el directivo de la multinacional italiana.

Cristina Fernández señaló que los "principales acreedores" de Argentina en el Club de París son Alemania, Japón, Holanda, Italia y España, por ese orden.

Argentina mantiene su negativa a negociar la refinanciación de bonos soberanos por unos 20.000 millones de dólares en manos de acreedores que rechazaron el canje de títulos de junio de 2005, con el que el país salió del cese de pagos de 2001, el mayor de la historia financiera (unos 102.000 millones de dólares).

Regresar a Prensa Alternativa Diario Mar de Ajó (el diarito) Prensa Popular